jueves, diciembre 29, 2005

Con el pie izquierdo



Todos los días bajo de la cama por el lado izquierdo, pero eso no quiere decir que siga la textualidad y “me levante con el pie izquierdo”.

Cada mañana, me siento en el borde izquierdo de la cama, abro la cortina, miro el parque y, siguiendo las enseñanzas de Lidia, trato de ver cómo está vestida la gente, de ese modo sé si hace frío o calor.

Pero hoy me levanté con el pie izquierdo en todo sentido. Llené la taza del café con agua fría, en el segundo intento, la llené con agua caliente, pero puse la cucharada de azúcar fuera de la taza, después salí corriendo y cuando por fin llegué a la Estación Mapocho y tomé el colectivo rumbo al trabajo, al sentarme sentí que se me había descosido el pantalón y… que se me había descosido mucho.

Como no soy tan exhibicionista como algunas de mis amigas piensan y, por suerte andaba con un chaleco, me lo amarré a la cintura, hasta que una compañera de la oficina me prestó hilo y aguja para coser el gran hoyo. Siempre digna.

Ahí estaba yo, sentada en el baño, con los pantalones en la mano y la aguja enhebrada siguiendo el camino de la costura. Así, puntada a puntada, comencé a pensar en que todos estos contratiempos eran señales, símbolos de un año que ha sido bien raro.

Sin mucho ánimo de hacer balances, parece que la vida me obliga a reparar en ellos, me manda gritos y, mientras escucho la banda sonora de estos días, trato de mover las nubes para ver los detalles del 2005. No es un trabajo fácil y creo que me tomará un rato, seguramente más de lo que demoré en coser el pantalón, mucho más.

Espero tener las cosas más claras para el 2006. Espero que sea un año de luz, en que los caminos brillen y también espero aprender cuál de ellos es el quiero tomar. Todo lo haré puntada a puntada.

martes, diciembre 27, 2005

CyberCeci en Mosqueto

Acabo de conocer personalmente a mi ya gran amiga y colega CyberCeci que vino desde Canadá de visita a Chile, luego de tres años y medio sin pisar su terruño…

Nos encontramos con la Agnes en el Café Mosqueto, después de barajar otras posibilidades del barrio, como Brainworks, “Verdecito”, Concepto, De las Artes y Abarzúa.

Hablamos de amores y desamores, de perros y cambios de vida, aunque ciertamente nos quedó muuuucho por conversar.

Son raras estas conexiones de la vida, cuando uno encuentra personas con las que puede mirarse y, sabiendo que no somos iguales, sentir que hay algo que nos conecta, que nos comunica, que nos hace vernos en los ojos de las otras…

Me gustan estas cyberamigasparqueforestaleras… Espero el siguiente encuentro, que creo será el próximo año…

viernes, diciembre 23, 2005

Viejita Januquera

Aún no decido si esta época del año me encanta o la odio. Me molesta ver que la gente más que disfrutar y estar en familia se estresa para comprar regalos y, sea cual sea la creencia imperante, la celebración pierde todo sentido. Pero también me gusta sentir el ambiente algo bondadoso que reina y (no puedo negarlo) me encantan las feriecillas que se instalan en distintos puntos de la ciudad, en especial aquellos puestos que venden cosas originales. La mejor a la que he ido este año es la de la Plaza de Armas, donde hay varios estands de productos naturales y otros tantos de artesanías de variado tipo.

Pero más allá del vitrineo, en esta época y durante todo el año, no me gusta regalar porque sí. Sólo soy feliz dando un regalo a alguien, porque estoy segura de que le va a encantar o porque sé que es una cosa que esa persona de verdad necesita. Esta vez predique y practique este concepto y compré muy, pero muy pocos regalos por compromiso.

Creo que es una buena política, más aún considerando que soy judía. En todo caso, desde siempre con familia y amigos me ha tocado celebrar las dos festividades de esta época: Navidad y Jánuca, por lo que cuando regalo con gusto me siento como una “Viejita Januquera”.

Sea cual sea su religión, espero que todos los que visitan este blog, mis amigos y familia, tengan un fin de año tranquilo, que aprovechen de regalonear a sus seres queridos y que 2006 venga lleno de cosas buenas.

Como regalo, con ganas por cierto, les dejo una breve explicación para que entiendan de qué se trata Jánuca y, si me equivoco, agradeceré a mis amigos judíos que me ayuden con los up date…. Les deseo la victoria del espíritu y muchas felicidades!!!


Jánuca

Más que en la religiosidad, esta fiesta tiene sus bases en un hecho histórico, pues se conmemora la victoria militar de los macabeos contra la ocupación griego-siria en el siglo IV antes de la Era Cristiana. Tiempo después, en el año 168 a.E.C. el Rey Antíoco IV, El Grande, invadió Israel, arrasó con todo, tomó como prisioneros a mujeres y niños y profanó el Templo de Jerusalem provocando el estallido de una rebelión judía. El líder de esa revuelta fue Matitiau, un sacerdote de la aldea de Modiín, quien junto a sus cinco hijos encabezó una lucha que duró casi dos décadas, hasta que obtuvieron tanto la libertad religiosa como la política.

Uno de los momentos más importantes de esta historia tuvo lugar el 164 a.E.C., año en que se produjo lo que se conoce como el Milagro de Jánuca: cuando los macabeos liberaron el templo, para purificarlo debían realizar un ritual para el que necesitaban aceite puro. Encontraron una pequeña vasija que contenía aceite que duraría sólo un día, pero milagrosamente duró ocho, suceso que fue tomado como la victoria de las tradiciones judías por sobre el helenismo, es decir que se trata de la celebración de la victoria del espíritu por sobre la injusticia y la opresión.

Jánuca se celebra generalmente en diciembre y en los hogares judíos se enciende un candelabro especial de ocho brazos (como el de la foto), en el cual se va prendiendo una vela por noche, hasta tenerlo completamente iluminado el último día. (Up date de Felipe: Hay una novena vela, está al centro y es más alta, se llama Shamash y su función es iluminar para que las otras ocho no representen luz, sino todo lo demás. Shamash es la que se usa para prender las otras velas, día a día).

Y… no sé por qué, pero al igual que en la navidad cristiana, los niños reciben regalos.




martes, diciembre 20, 2005

Hace dos años




Desde la semana pasada me venía acordado, pero hoy no pensé en eso hasta que oí su voz al otro lado del teléfono. Me dio pena.


Y pensé en esa mañana de 2003, sin haber dormido nada, corriendo a la peluquería, nerviosa, con las flores para el pelo, la bolsa con el maquillaje y por dentro toda la emoción del gran día.



Los encajes, las medias, los zapatos, el vestido, las fotos, la música. Caminé con mis padres sintiendo a la gente, los amigos, la familia y el amor al frente, al final del camino.

No recuerdo cada palabra, pero sí la sensación física, la felicidad y el alma contenta.

Hoy se cumplen dos años de ese día… el vestido está guardado en un rincón de la bodega y la pena es grande algunas veces.

No me arrepiento de nada… creo que ese fue uno de los días más felices de mi vida… tal vez, el más feliz.

lunes, diciembre 12, 2005

Foto en la Camara Secreta


También lo pensé.

El sábado conversamos de esto con amigos y familiares; hablamos sobre los aspectos legales y lo entretenida y peligrosa que resultaba la trasgresión.

Pues bien… gracias a Roberto y a otros informantes ya sabemos de un bloggero que se atrevió y se sacó una foto mientras votaba… ojalá que no le vaya tan mal con la ley y que sobre el tema se abra un debate más que una oleada castigadora. Mal que mal, esta es una evidencia de cómo las nuevas tecnologías pueden marcar nuestras vidas para bien o para mal.

También yo me imaginé sacándome una foto en la cámara secreta. Sólo como un registro de un momento de felicidad. Y es que -gane quien gane- de verdad me pone muy contenta votar, marcar lo que quiero para mi país y participar en un acto ciudadano en el que todos somos iguales.

Este año fue más desastroso para mí, pues se me ocurrió cambiarme de La Reina a Santiago Centro, me tocó votar en el Liceo Cervantes en Amunátegui, donde tuve que hacer una de las filas más largas del país.

Así y todo valió la pena mi cómputo:
- Estuve parada una hora y media
- Simpáticas mis compañeras de espera
- Tres votos, con una triada redonda
- Gané dos, la tercera la veremos el 15 de enero en la segunda vuelta
- Me fui con calor, pero contenta… Lista para la foto.

Cómputo del país:

- Michelle Bachelet 45,93%
- Sebastián Piñera 25,44%
- Joaquín Lavín 23,23%
- Tomás Hirsch 5,39%

Cómputo de blogs:

- Quemar las naves
- Ingbmk
- Roberto
- Petra
- Periodismo global

miércoles, diciembre 07, 2005

Trance y pulgas (panoramas)


Siga las instrucciones: Respire profundamente hasta sentir una completa conexión entre los ritmos que rigen su cuerpo, su mente y su alma. Si aún no logra entrar en el anhelado trance, póngase en contacto con la naturaleza, asista a una fiesta tecno, consuma algún tipo de sustancias alucinógenas o vea una teleserie nacional. Todo bajo su propio riesgo.

Sí, lo reconozco, no sé mucho de trances. Él que si sabe es José Miguel Tagle. Lo conocí en julio cuando dio una charla en el Museo de Arte Contemporáneo sobre su trabajo “El cerebro del Chamán: investigación neurobiológica e instalaciones bio-electrónicas”.

Entre 1991 y 2001, José Miguel visitó varios grupos étnicos del Amazonas, Gran Chaco y Escandinavia, documentando mitos y rituales que involucran estados alterados de la conciencia. A partir de este material ha realizado varios trabajos que exploran la actividad cerebral asociada a la experiencia visionaria, lo que también ha intentado trasmitir a través de instalaciones que conjugan aspectos neurobiológicos, de las artes visuales, de la música y de la electrónica.

José Miguel va a hablar de su experiencia en la tertulia “Las Técnicas Arcaicas del Éxtasis”, donde otros expositores van a abordar temas como “Música Mapuche y Trance” y “Arqueología y Trance”. El ritual es el viernes 9 de diciembre en Loreto 460, a las 20:00 y cuesta sólo $1000 pesos la entrada.

Para los que gusten de la cosa más terrena, el sábado 10 hay una feria de las pulgas en la Plaza Centenario, justo fuera de la municipalidad de Providencia. Leí el dato en “Zancada: Cosas de Minas”, un blog que está de pelos. Se supone que en esta feria se puede encontrar miles de cosas raras y el lema es que se venda de todo menos ropa, por lo que la oferta estará cargada a las revistas viejas, libros, juguetes, adornos, cosas para la casa y accesorios. El horario es de 10 a 14 horas.

Para terminar la receta de un fin de semana entretenido, el ingrediente final podría ser una maratón de películas románticas, pero no cualquiera sino de esas que uno ya vio muchas veces y sin embargo le siguen parando los pelos cada vez que las encuentra por ahí.

Esta será mi fórmula para el trance… No sé qué elige usted: ¿chamanismo, pulgas o romance?

Ahhh y también están las elecciones… Sin duda, otro trance con muchas pulgas.

lunes, diciembre 05, 2005

Sola en la cama…



Fui a ver la película chilena "En la Cama"… y fui sola.

Una vez más un experimento, una opción. No estaba segura con qué me iba a encontrar, cuáles serían mis reacciones físicas y emocionales, por lo que preferí enfrentar la situación sólo conmigo.


Mi hermano Felipe me lo había advertido. La película tiene escenas bastante explícitas, pero no sólo se trata de un tema sexual, sino de la intimidad que generan los personajes, de la identificación que logran crear en los espectadores.

Un paquete de galletas de cereal, una coca light y yo.

"En la Cama" no es una película perfecta, tiene algunos diálogos buenísimos y otros inconducentes, desaprovechados, poco creíbles. Pero es buena. Por lo menos a mí me gustó.

Al principio, sentí que estaba viendo “Antes del Amanecer” o “Los Puentes de Madison”. Incluso algunos parlamentos y situaciones se parecen, pero más adelante las situaciones toman aire propio.

El ritmo y la tensión son elementos bien manejados. En ningún momento me sentí encerrada porque la película trascurra todo el tiempo en la habitación de un motel. Blanca Lewin y Gonzalo Valenzuela están guapísimos y, la actuación, sobre todo la de ella, está muy bien. Me encantó verla cantando a Súper Nova… tengo que aprender esa canción!!!

La Trama: Bruno y Daniela acaban de conocerse en una fiesta y deciden pasar la noche en un motel. En la intimidad de la cama comienzan a hablar de cosas cada vez menos triviales, hasta cuestionarse y discutir sobre aspectos profundos de las relaciones humanas. Es una de esas historias de personajes que no debieron conocerse pero su vida calza en un espacio perfecto pero momentáneo.

No sé si es algo generacional, geográfico, del momento que estoy pasando en la vida o qué, pero la película me llegó… sólo un poco, pero me llegó.

Eso me pasa por ir sola a la cama.

miércoles, noviembre 23, 2005

Lluvia de noviembre


Es como estar en el sur, la escucho cada vez más fuerte al otro lado de la ventana, chocando contra el suelo del estacionamiento que hay afuera de mi oficina. Imagino una casa de madera, una chimenea prendida y los árboles mojados brillando con el viento. Me gusta la lluvia de noviembre. Me gusta este otoño en primavera.

Hay veces que todo en la vida combina ¿cierto?
Foto de Katemina

lunes, noviembre 21, 2005

Experimento: Mi Vida Sin Tele



Datos preliminares: desde pequeña fui buena para ver tele, aparato que ha sido como una droga para mí, por el nivel de evasión que me entrega. Puedo estar horas frente a esa caja viendo desde programas muy serios, hasta dibujos animados, pasando por espacios de manualidades, películas románticas, canales de música, biografías, telenovelas, noticiarios, etcétera, etcétera.

Y, muchas veces, cuando estoy viendo tele nada más existe en el mundo, porque yo estoy ahí, dentro de la pantalla, viviendo y sintiendo todo lo que pasa. Algo así como una enajenación experiencial.

Aunque en la época del colegio tenía un pequeño televisor en blanco y negro con manilla para cambiar los canales, con el paso de los años me he puesto más cómoda. Tanto ha sido mi apego al control remoto que me siento una afortunada por no haber adquirido lo que Safura Abdool Karim describió como el “pulgar de PlayStation”. Sin duda, desarrollé condiciones destacadas y una gran resistencia para este deporte. Y llegué a estar en las ligas mayores.

Hace dos semanas estoy viviendo sin televisión. El experimento no comenzó como algo voluntario, sino que la máquina se echó a perder. Renunció a su vida útil. Entonces, en lugar de reemplazarla, de comprar un último modelo, probar pantallas planas, pantallas gordas, o lo que sea, decidí adoptar una actitud estoica, rechazar (por el momento) la tentación que significó el amable ofrecimiento de la Liú y probar cómo es mi vida sin tele.

¿Qué les puedo decir? Ha sido duro, pero estoy sobreviviendo. A veces me descubro sentada en la punta de mi cama mirándola con nostalgia, como si estuviera encendida y los colores brotaran de ella, pero sé que todo está en mi imaginación, que sigue mala, que está desenchufada. En otros momentos, para aplacar la angustia tomo el control remoto y hago como que la enciendo y cambio los canales. Me siento mucho mejor, créanme. Pienso que es como cuando la gente intenta dejar de fumar y se pone cigarrillos apagados en la boca y bota humo imaginario.

Mi abstinencia no ha sido absoluta, debo confesarlo. A mediodía, en el casino donde almuerzo, mi atención escapa a las historias de mis compañeros de mesa, los ojos se fijan en la tele que está en una esquina del lugar y me evado por algunos minutos en un pasaje de una novela mexicana, cuya historia no entiendo, pero eso es lo de menos; en el metro se me han pasado algunos trenes por quedarme pegada mirando las pantallas que cuelgan en las estaciones, donde pasan noticias y videos musicales; en la Bienal de VideoArte, estuve más de una hora acostada en una instalación, que consistía en una cama con un monitor sobre ella, mientras que la fila de gente que esperaba probarla era cada vez más larga. Además, creo que varios de mis amigos ya no me quieren, porque en actos compulsivos he apagado un par de televisores en casa ajenas; eso lo hago cuando me descubro en estado catatónico o escucho que alguien repite una pregunta a la que no respondí por estar pegada a la pantalla.

Dentro de lo positivo puedo decir que he vuelto a leer con devoción, me estoy aprendiendo nuevamente las frecuencias de las radioemisoras que más me gustan, he redescubierto el living de mi casa y estoy conociendo más el barrio y la ciudad. También volví a ir a museos, a cumpleaños de amigos, a juntarme para conversar un café… Pese a los beneficios, esto ha sido duro, pero se los prometo: seguiré en la lucha.

Recen por mí.

martes, noviembre 15, 2005

Al rescate de la memoria






“La fotografía no es una fotografía, son muchas, son miles de miradas, son lenguaje y memoria”… Esa fue una de las reflexiones de Ilonka Csillag que tuve la oportunidad de escuchar el lunes en el Instituto Arcos, donde la directora del Centro Nacional del Patrimonio Fotográfico (CNFP) presentó el trabajo de almacenaje, restauración y conservación que desarrolla la entidad.






Recientemente el CNPF editó un bellísimo libro que recorre la historia de la fotografía en Chile durante el siglo XX y en la charla ella contó un poco sobre el nuevo proyecto del organismo: un nuevo volumen sobre Chile desde la fotografía pero está vez abordando el período 1900-1950.

Cuando se tocó el tema de los criterios de selección, sobre qué guardar y qué no, Ilonka se mostró partidaria de conservar todo, porque lo que hoy nos parece irrelevante en el futuro puede ser útil para reconstruir algún eslabón de la cadena, de la memoria de un período determinado. En el fondo tenía frente a mí a una cachurera organizada como yo.

Esa es mi premisa: guardar todo, clasificado, pero todo al fin. Me cuesta desprenderme de las cosas, de las fotos, de los papeles, porque todo es memoria, memoria de algo, de algún pequeño detalle que mañana no estará más con nosotros.

miércoles, noviembre 09, 2005

Brujildas




Varias veces algunas personas me han dado ideas de temas sobre los cuales podría escribir en el blog. La mayoría de las propuestas son buenísimas, pero no logro hacerme el tiempo o las ganas de llevarlas al “papel”.


Ahora mi amiga Cote dice que debería escribir sobre nuestra ida a la playa. “Creo que fue muy positiva, ya que jugamos póquer y tomamos tequila”, agrega y me manda esta foto que le saqué sobre unas rocas en Algarrobo. Me explica que la imagen y la reflexión que propone, dicen relación con la idea de que estamos solos en el mundo; buscando conectarnos con otros, pero solos al fin.


Yo también creo que la ida a la playa fue positiva, pero no sólo por el póquer y el tequila. Tampoco estoy de acuerdo con que estemos solos en el mundo. Fue positiva porque en Algarrobo la conocí mucho más y pude ver que es una gran mujer, divertida, sabia, soñadora, trabajadora, idealista, pero también pude ver que estaba ahí conmigo.

Lo mismo me ha pasado las últimas semanas con otras amigas. Ha sido un mes de brujas y brujerías maravillosas y aprovecho esta tribuna para agradecer a este aquelarre de tremendas mujeres que me acompaña, donde además de la Cote encuentro a la Piti, Lidia, Liú, Sole, Trini, Maca, Yasna, Mónica y otras amigas que me muestran eso, que definitivamente no estamos solos en el mundo. Gracias brujildas bellas.

viernes, noviembre 04, 2005

Escorpiones


Esta es mi hermana Gabriela cuando era chica; debe tener unos seis años en esta foto, en la que aparece disfrazada de tigresita en un acto de fin de año de su colegio.

Hoy la Gabi cumple 14 años.

Ella es una Paloma en versión 2.0 o reloaded, es decir una versión distinta y mejorada. Yo soy buena para hablar con todo el mundo, ella es muy selectiva. Yo soy bajita, ella es alta. Yo fui perna (nerd) cuando chica, ella siempre ha sido de las top de su curso. Cuando yo tenía 10 años y mis compañeros jugaban a los Pitufos, a la Trini y a mí nos dejaban elegir sólo dos papeles: Gárgamel o Azrael… si la Gabi hubiera sido compañera nuestra, no me cabe duda de que hubiera interpretado a la Pitufina.

Igual que en esta foto, la Gabi mira el mundo con esos tremendos ojos verdes, siempre en silencio, hasta que entra en confianza y cuenta las mejores historias que uno puede escuchar, con un humor exquisito y una risa contagiosa.

También mi papá está de cumpleaños pronto. Él se llama Gaad, es inventor y quienes lo conocen sabrán que merece un post aparte. Por ahora basta con decir que me inventó a mí o por lo menos, la mitad de mí… lo que ya es bastante.

Besos para mis escorpiones adorados.

lunes, octubre 24, 2005

Camuflaje




Es esa capacidad de adaptarse a las cosas, de sobreponerse a las situaciones, de ser uno y ser todos al mismo tiempo. Camuflarse, sobrevivir, entretenerse con distintas personas y situaciones. Tengo ese don, casi siempre caigo parada donde me pongan, empatizo, hablo, busco historias en común. Tal vez por eso me gusta tanto disfrazarme. Incluso a veces me he identificado con Zelig, de Woody Allen. La diferencia, es que siempre busco la forma para ser yo misma en el nuevo entorno, aunque traiga puesta otras plumas.




Lo que no me ha resultado nunca es ser mala, aunque ponga cara de pérfida, malévola, truculenta y despiadada, creo que no me resulta. Nunca logro disfrazar mi esencia y, en el fondo, eso me gusta.

Hace un par de semanas fui a una fiesta temática, los gangsters marcaban la pauta. Puse esa cara, mi mejor cara de mala, pero creo que nuevamente no me resulto ¿o sí?… Pero en todo caso lo pasé muy bien. De huasa a gangster en menos de un mes… Sí, puede que esté un poco loca… ¡Un psiquiatra on the rocks por favor!

martes, octubre 18, 2005

Insisto

Soy absolutamente escéptica con respecto al éxito del Plan Transantiago, el cual pretende modernizar el transporte público de la capital de Chile. No quiero ser pájaro de mal agüero, pero esto no va a funcionar.

¿Saben por qué? Es muy simple, porque la gente que está dirigiendo todos estos proyectos jamás ha andado en micro, no sabe cómo es esto de cruzar toda la ciudad en las horas punta, de pie, afirmado de un fierro, apretado entre personas que nunca viste en tu vida…

Ya estamos con los primeros problemas… de muchos, porque van a ser muchos… Al atraso en la implementación del plan, ahora se suman los imprevistos: ayer en el Diario La Nación me encontré con una noticia que grafica una de estas situaciones. Yo ando en micro casi todos los días, y la verdad es que ya no sé si reírme o llorar… Creo que voy a optar por reírme, es más… ya me estoy muriendo de la risa.


Lunes 17 de octubre de 2005
Bus-oruga del Transantiago se atascó en paso bajo
nivel

Agencias
Un bus-oruga del Transantiago quedó atascado en un paso bajo nivel en avenida Américo Vespucio y San Martín, comuna de Quilicura, sector norte de Santiago. La máquina, de mayor altura que la permitida por el pequeño túnel, debió ser remolcada por un camión que pasaba por el lugar, apoyado por personas que abordaron el bus para hacer el contrapeso necesario para liberar el vehículo. Según el chofer, el percance se debió al mal estado de la vía. La fase de transición del nuevo plan de transporte público comienza este sábado. Para el miércoles está anunciado un paro de las micros amarillas.
Con una visión muy optimista, Leo Prieto publicó un post sobre este tema en mayo. El proyecto en papel se ve liiiindoooo (“En Transantiago la vieja y querida micrito, ahora será bus; el micrero, conductor, y los pasajeros, clientes” JA JA JA)… Pero insisto, yo no creo que funcione y, de paso, me sigo riendo, aunque en el fondo estoy un poco, sólo un poco indignada (Espero equivocarme).

Ya sé lo que voy a hacer: Me voy a quejar con el micrero. Sólo él y yo sabemos de qué se trata esto.

martes, octubre 11, 2005

El Secreto del Torres


Para los que viven en mi ciudad o estén de visita y quieran conocer un lugar con historia y con mucha onda, les presento la Confitería Torres. Aquí lo que escribí sobre este sitio para una revista de panoramas hace algunos meses. La cava aún no ha sido inaugurada oficialmente, así que el texto continúa vigente.




El Secreto del Torres

Mientras mis amigos conversan animadamente, me pregunto a dónde conducirá la escalera ubicada en una esquina de la Confitería Torres. Barajo alternativas: oficinas, más baños, un túnel hacia el Palacio de La Moneda. Ninguna de mis ideas resulta convincente, pero es fácil echar a volar la imaginación en un lugar que entre sus paredes guarda un siglo de historia.

Dirigida por el cocinero José Domingo Torres, la confitería abrió sus puertas en 1879 justo en la esquina de Ahumada con Huérfanos, trasladándose más tarde a su actual ubicación en el Palacio Iñiguez, en la Alameda casi al llegar a la calle Dieciocho.

Al poco andar el lugar se transformó en punto de reunión de políticos e intelectuales, siendo un referente del circuito bohemio capitalino durante décadas. Lentamente, los gloriosos años del Torres comenzaron a decaer. Nuevos espacios y la expansión de la ciudad, llevaron a su habitual clientela a abandonar la confitería, hasta que el año 2002 sus dueños decidieron ponerla en venta.

El ingeniero comercial Claudio Soto y su esposa Patrizia Misseroni, acordaron entonces dejar sus respectivos trabajos y hacer suyo el desafío del rescate, abordándolo desde una mirada tanto patrimonial como culinaria. Desecharon la posibilidad de imprimir en él aires de modernidad y optaron por destacar su espíritu clásico, pero mejorándolo aún más. Esa fue la premisa que los condujo en la decoración al momento de elegir la vajilla, las fotos que destacan en los muros, las sillas del sector de la cafetería y las baldosas del piso, entre la infinidad de detalles que pueblan el Torres.

Dejo la mesa y camino hacia la barra donde está Patrizia y le pregunto sobre el subterráneo.

- Es la Cava del Bicentenario – me dice en forma entusiasta – acompáñame, te la voy a mostrar.

Bajamos la misteriosa escalera hasta un espacio donde se ajustan los últimos detalles del proyecto que forma parte de las actividades con que se celebrarán los 200 años de la República. Patrizia me cuenta que para el Centenario, durante el gobierno de Emiliano Figueroa, en la Confitería Torres se realizó un evento similar que congregó a diplomáticos, intelectuales y la alta sociedad de la época.

El acto inaugural de la nueva cava se realizará en los próximos meses emulando aquella reunión y, durante la ceremonia, se guardarán los mejores vinos de las principales viñas chilenas para ser abiertos el 2010.

Me puse contenta por ella, por el proyecto y por la posibilidad de descubrir el mejor secreto del restaurant donde se dice que nacieron el Barros Luco, el Barros Jarpa y el Cola de Mono. Un lugar que, sin duda, merece seguir haciendo historia.

Confitería Torres
www.confiteriatorres.cl
Alameda 1570, Santiago
Tel. 688 0751

sábado, octubre 08, 2005

El gusto de contar

Siempre he sentido que las historias cobran vida y se gozan cuando son contadas. A veces, incluso más intensamente que cuando se viven. Las alegrías son más contentas, los viajes se vuelven lugares, las situaciones se visten de magia y la pena es más triste. Disfruto las cosas cuando las cuento, cuando las vuelvo palabras, aventuras, relato. Lo no contado, a veces no existe. Necesito un oído, un espacio al otro lado del teléfono, unos ojos que escuchen, que dejen entrar las letras... así construyo, así vivo. Hoy estoy hablando conmigo y también es rico escucharme.

viernes, octubre 07, 2005

Silencio




Pausa. La calle no me llama. Estoy adentro, muy adentro.

miércoles, septiembre 28, 2005

Mozambique en mi cumpleaños


Mozambique es un país que está en el sureste de África y que fue colonia de Portugal hasta 1975. Allí viven unos 18 millones de personas y la esperanza de vida al nacer no supera los 40 años. En ésta, una de las 10 naciones más pobres del mundo, vive el Padre Roberto Guzmán (Kwenda). Es misionero. (Up date: sí el Padre Guzmán es chileno).

Cuando era chica siempre tuve la fantasía de ser misionera en África. Ahora no sé si sería capaz de concretar algo así, pero admiro profundamente a la gente que tiene el valor y la oportunidad de hacerlo.

Hace algunos días leí una carta que Padre Guzmán escribió el año 2003 contando de la situación en Mozambique y, más precisamente, de la realidad de Maringwe, poblado donde él vive. Encontré un email y decidí escribirle.

Hoy recibí un maravilloso regalo de cumpleaños: la respuesta del padre Guzmán desde Mozambique. También me mandó la carta que cada cierto tiempo envía a sus amigos y conocidos para contar sobre lo que pasa por esos lados. El último envío tiene mucho de magia y trozos de la belleza ancestral de los pueblos, belleza que se mezcla con la pobreza más brutal. Aquí dejo dos extractos de sus sobrecogedores relatos, en que cuenta experiencias que tuvo al visitar localidades cercanas, y una ventana por si quieren asomarse a conocer más sobre los amigos chilenos de Mozambique: www.mozambique.cl

“… Pasada la medianoche me desperté con cantos y melodías nunca escuchadas, hermosísimas. Algo así debe haber oído Ulises en medio del mar, y creo que no estoy exagerando. Con los ojos cerrados y en duermevela escuchaba los cantos acompañados de rítmicos pasos de danzas a pie descalzo sobre la tierra y a corta distancia de la machessa donde yo descansaba. Seguían y seguían; era la repetición de sólo tres palabras en un juego melódico de diversas tonalidades y en una escala musical distinta a la nuestra… Después de largo rato me atreví a abrir los ojos y sigilosamente indagar, siempre con un temor a romper la magia del momento. Estaba la noche clarísima de Luna y la escena me apareció fantástica: unas doce mujeres viejas, adultas, jóvenes y niñas danzando en un circulo que abrían y cerraban hacia atrás y adelante dando vuelta al ritmo de ágiles y complicados pasos con energía incansable y al canto como de viento que juega y que lo envolvía todo en una magia mística. Era el mismísimo ritmo de la Luna. No había edades, había comunión. Eran las brujas cantando, un aquelarre bellísimo de la fuerza femenina… Era como si supieran y se transmitieran riendo entre ellas el misterio de la vida. Como que el tiempo no pasara y lo supieran todo. Expresaban la alegría del conocer sin palabras y de una conspiración creativa y creadora en esa canción siempre la misma y siempre cambiante… Esas mujeres cantaban y danzaban pasada la medianoche después de haber estado en el campo trabajando, recogiendo, cortando y cargando leña, en el río lavando ropa y llevando bidones y cántaros de agua a la casa distante, después de cocinar y hacerse cargo de niños sanos y enfermos… la mayoría de ellas no es que no sepan, sino es que no se pueden siquiera imaginar lo que es un teléfono, ni pensar siquiera que pueda existir algo así… y de comunicación ellas sí que saben. Algo que a nosotros se nos está olvidando…”

“… Me encontraba en Maeka alentando y apoyando la excavación del pozo de agua que nos fue prohibido por el gobierno el año pasado, con amenazas de cárcel y hasta de muerte. El agua no se puede prohibir. Este año no se atreverían a hacer lo mismo. Pero los campesinos tenían miedo y estaba yo ahí para respaldarlos y hacer frente juntos a lo que viniera. Comenzábamos la jornada cada día temprano haciendo juntos la oración de la mañana y terminábamos a la puesta de sol con la oración vespertina y la bendición sobre cada uno de los que había trabajado. Vinieron acercándose los vecinos a mirar incrédulos, y fueron finalmente más de 30 los hombres que ayudaron en turnos de a 4 en la excavación del pozo que tiene más de 10 mts. de profundidad y hoy abundante agua. No puedo negar que yo también sentía miedo, y cuando el jefe local partió a denunciarnos a las autoridades estábamos todos a la expectativa y no paraba yo de pasearme y rezar un rosario tras otro. Fue un gran retiro para mí. Las autoridades dijeron “déjenlos, ...a ver si van a encontrar agua..!”. El buen suceso que tuvimos alentó también a un hombre de una aldea cercana a comenzar a cavar su propio pozo en casa. La buena noticia fue expandiéndose por las comunidades. Estamos muy contentos. La noche antes de venirme a Beira llegaron dos cartas de las comunidades de Nzangwe y de Nyakalinde contando que ya habían cavado sus pozos y necesitaban ayuda en cemento para los trabajos de asegurarlos con anillas y ladrillos. Considerando que hay 3 pozos más en excavación, me veo absolutamente sobrepasado de trabajo con mi única bicicleta como medio de transporte. Faltan manos en Mozambique…”

jueves, septiembre 22, 2005

Loréa


Hoy me llegó esta invitación de la GALERÍA METROPOLITANA y la encontré muy divertida.

En esta oportunidad están presentando L'ORÉA, de los artistas Cristóbal Allende, Claudia Lee, Nicolás Miranda y Paula Terc, muestra que desarrolla un concepto-imagen que consiste en contrastar la idea de una marca de un producto del capitalismo, con una palabra en “coa” (jerga, slang o lunfardo), ámbito en el cual “loréa” significa la acción de mirar de reojo, a “la mala”, de “sapear”.

Los creadores de “L'ORÉA” intentan reutilizar variados sistemas operativos establecidos -de los medios de comunicación, la publicidad, y el diseño, entre otros- para así manipular imágenes, materiales y acciones mediante estrategias de camuflaje, creando situaciones de farsa que posteriormente debieran ser consumidas en el mercado.

Ahora pregunto… Y usted ¿Qué loréa? Por mi parte he estado loreando, buscando y mirando las nuevas aplicaciones de Google, como el Google Print, el Google Earth y el Google Talk. También decidí buscar a Dios en el Google Search y descubrí que “Dios está en todas partes”.

Loréa
Inauguración: viernes 23 de septiembre, 19:30 hrs. (Cierre: 7 de octubre)

Dirección: Félix Mendelssohn 2941 / Pedro Aguirre Cerda – Santiago / (56-2) 5630506 / En micro: 343 – 361 – 366 / En auto: Autopista Central hacia el sur – salida Riquelme a la costa / www.galmet.org

martes, septiembre 20, 2005

Simon Wiesenthal (1908 – 2005)



Sólo quiero hacer un homenaje a éste y todos los héroes que luchan por esclarecer los crímenes contra la humanidad.

Este es un homenaje a los valientes, a quienes tienen sueños y los siguen, aunque eso les tome la vida entera.


Hoy murió Simon Wiesenthal, un hombre que tras pasar cuatro años en distintos campos de concentración, al ser puesto en libertad, se dedicó a rastrear genocidas logrando llevar ante la justicia a más de 1.100 criminales de guerra nazis.

En un mundo donde quedan pocos idealistas, me pongo triste cuando uno muere, pero también estoy agradecida por todo lo que hizo.

Me cuesta encontrarle sentido a las guerras, a que los pueblos hagan que sus hombres se maten entre sí. Quiero un mundo unido, donde las palabras y el amor sean más fuertes que las armas.

jueves, septiembre 15, 2005

Lista pa’ la Cueca

Me bajó la chilenidad... Este fin de semana se celebran las fiestas patrias de Chile y yo decidí vestirme como una “china”. Así les dicen a las huasas del campo.

La verdad es que no soy muy buena para bailar cueca, pero ya tengo mi falda floreada, el delantal blanco, las trenzas y el pañuelo, así que poco me falta.

Y es que me gustan las empanadas, los asados, el choripán, las cazuelas, los porotos con riendas, las humitas, los trompos y los volantines... Ahora sólo es cosa de encontrar una buena fonda y partir con mi huaso lindo a mover el esqueleto.

Llegó el dieciocho compadre
Así que estoy payando
Con mi traje de huasa
Ya nos vamos preparando

Pucha que se ve fino
Este traje de china
Vamos a celebrar con vino
Que estoy tan re mina

El buen asado ya está listo
Anticuchos y choripán
Bailemos cueca insisto
No importa el qué dirán

Este es un huaso prestado
el mío está en la casa
preparando otro asado
pa' su querida huasa

Me voy despidiendo
Nos vemos en las fondas
Celebrando y comiendo
Zapatedo y con harta onda

¡¡¡Viva Chile, mierda!!!

lunes, septiembre 12, 2005

Consumista y reclamona (mi lado B)


Lo reconozco... Me gusta reclamar. Contra la compañía de teléfonos, los grandes almacenes, en la feria o por alguna situación en que considere que estoy siendo mal atendida, engañada o pasada a llevar. Hay gente que hace spinning, otros apuestan en el casino... yo reclamo.

Hoy fue una tarde de consumismo frustrado, que terminé con un alegato más absurdo aún.

Comencé cruzando todo Santiago para mirar unos zapatos que había visto y resultó que al ponérmelos no me gustaron. Para no quedarme con las ganas, fui a una multitienda y me probé toda la colección primavera verano de la sección calzado. Nada era para mí. Seguí con los jeans, donde terminé considerando seriamente la posibilidad de comprar un modelo a la cadera “enchulado” (¡Qué horrible término de moda!) con unas flores bordadas y un cinturón color rosa que le quedaría muy bien a las “chiquillas” de la calle Esmeralda.

Entonces vino la cordura, asumí que ya no tengo 15 años ni pretendo cambiar de rubro, y pasé al departamento de señoras. Allí me probé unos sweters muy finos en todos los colores y tallas. Aunque uno me venía bastante bien, me convencí de que no lo necesitaba.

Una vez en la calle, y decidida tomar el rumbo hacia mi casa, el olor irresistible de la comida chatarra me hizo cambiar la ruta hacia un Mac Donalds. Promoción especial: un combo Big Mac a precio de sándwich chico. Me senté dispuesta a llenar mi cuerpo de culpa y calorías, pero al abrir la caja en lugar de la especialidad de la casa encontré una suerte de canapé. Muy enojada le hablé a los dependientes sobre los estándares internacionales, las franquicias y lo que significa pertenecer a una gran cadena. Me cambiaron la hamburguesa por una de verdad y me la comí rápido y sin placer. Le pedí a unos argentinos de la mesa de al lado si podían mostrarme sus Big Macs y descubrí que me habían dado un pedido equivocado y no era que estuvieran pasando gato por liebre a sus clientes.

Con el consumismo y el reclamo frustrado, en la micro compré unas calcomanías y un llavero de Mickey para mi sobrina Valentína. Seguro que si sube otro vendedor sigo comprando. Los productos venían en perfectas condiciones. Nada que decir. Bueno, bonito y a un precio módico... Precio de micro.

sábado, septiembre 10, 2005

Vida académico-docente


En forma reciente he sido invitada a formar parte del Instituto de Altos Estudios Patafísicos y Sicotrónicos (IAEPASI) donde dictaré una cátedra-artefacto sobre Pensamiento Lúdico. Allí expondré mis principales teorías sobre el pensamiento positivo aplicado a lo cotidiano.

Estoy muy honrada con la oportunidad que se me da ya que en el artefacto compartiré aulas con los destacados profesores Piti G., Soledad P., Felipe S., Joan B. (PhD), Harry P., Engelbert S., y Esteban S.

Espero contar con alumnos participativos que puedan complementar mi quehacer enseñándome sobre su visión en torno a la Patafísica y la Sicotronia aplicada al pensamiento positivo cotidiano.

Se despide afectuosamente
Prof. Paloma B.

Visiten:
http://rayuelomatic.blogspot.com

lunes, septiembre 05, 2005

Tren del Vino

Al regresar de un encuentro de juventudes en Venezuela, Silvia y Lizardo pasaron por el aeropuerto de Santiago. Mientras esperaban en una sala de tránsito vieron que en una pantalla estaban transmitiendo un documental sobre el Tren del Vino. Allí aparecía una mujer tomando una copa... era yo.

Hace algunos meses fui invitada a hacer ese recorrido en uno de los vagones que surca el Valle de Colchagua. El objetivo era escribir una nota sobre el tema para una revista de panoramas. Justo ese día estaban filmando un material para ser exhibido en el aeropuerto de Santiago. Yo había olvidado ese detalle de glamour, pero no la entretenida experiencia que tuvimos con la Piti, quien me acompañó en calidad de fotógrafa. Aquí está la historia:


Bienvenidos al Tren

El aire entra por la ventana impregnando el coche con el olor del carbón mineral que alimenta a la antigua locomotora de 1913. Señoras y señores, aquí parte el viaje del Tren del Vino, que recorre parte de el ramal San Fernando-Pichilemu, uno de los más antiguos de nuestro país.

El tramo, que comenzó a levantarse en 1872 y que alcanzó los 119 kilómetros llegando hasta Pichilemu, cruza parajes de gran belleza donde se mezclan cultivos de maíz y trigo con parronales.

Si bien el servicio fue suspendido en 1989, la Corporación del Tren del Vino restauró parte de la ruta para que la locomotora realizara el tramo entre las ciudades de San Fernando y Santa Cruz. A treinta kilómetros por hora, los noventa minutos que dura el recorrido se transforman en un viaje en el tiempo, donde el vino es el protagonista indiscutido.

Aunque es posible hacer sólo esta parte del circuito, también existe un plan completo que parte desde Santiago e incluye el almuerzo y una visita al Museo de Colchagua y a una viña de la zona, lo que además del caudal informativo, permite sentir en parte la profunda esencia del mundo vitivinícola chileno.

¡Todos a bordo!

Los vagones del Tren del Vino son coches alemanes de primera clase que datan de principios del Siglo XX y fueron restaurados a la usanza de la época gracias a la ayuda de la Asociación Chilena de Conservación del Patrimonio Ferroviario. Una vez a bordo es posible disfrutar del bello paisaje, sino que además se realiza una degustación de vinos y un cóctel, en el que abundan quesos, empanadas de pino y pasteles.

La voz de Carmen Madrid, guía del tren, acompaña la ruta. Ella introduce a los visitantes en las características del entorno y la historia del Valle de Colchagua, mientras un folclorista de la zona avanza por los corros cantando tonadas al vaivén de la locomotora.

Al escuchar la proximidad del tren, un grupo de baile se prepara para recibir a los pasajeros con un pié de cueca. La música suena fuerte, los turistas sacan fotos y la Estación de Santa Cruz muestra su fachada amarilla, tan reluciente que parece saca de un “Spaghetti Western”.

El plan continúa con una visita al Museo de Colchagua donde hay diversas colecciones que van desde fósiles e implementos precolombinos, hasta carruaje y maquinaria agrícola, pasando por arte cuzqueño, documentos históricos y armas de distintas épocas.

Acompañado por buenos vinos y música, el almuerzo en el Hotel Santa Cruz Plaza es un corto pero merecido descanso que termina junto a la última cucharada del postre. El recorrido sigue rumbo a alguna de las viñas asociadas a la corporación Viu Manent, MontGras, Bisquertt o Viñedos Orgánicos Emiliana (VOE), donde han logrado desarrollar interesantes cepas a partir del manejo orgánico de sus cultivos. Esa es nuestra última parada que, entre animales, flores y barricas, muestra el cierre de un paseo redondo que gira en torno al vino y su profundo encanto.

jueves, septiembre 01, 2005

Divagando on Liu


Con Liu
Originally uploaded by palomabay.
Estoy con mi amiga Liu mostrándole como posteo. Ella es amiga mía desde el colegio. Es directora de fotografía y en pocos días más parte a Italia a dirigir su corto que salió premiado en un concurso organizado por el hijo del mismísimo Roberto Rosselinni. En realidad quería contar sobre su capacidad de escribir mirando la pantalla, sin mirar el teclado. Además usa tooodos los dedos. ¡Increible! Le saqué una foto mientras lo hacía, pero no le gustó y como es prentenciosa quería salir guapa, porque es muy guapa... Dice que no la pele más, así que bueno, la cosa es que decidimos sacarnos una foto de femmes fatales... No sé si se dice así, pero eso es lo que somos. Ahora estamos escuchando a Kevin (Johansen... obvio... somos unas cumbiancheras intelectuales). Comimos mis tallarines con salsa y seguramente estoy delirando porque me intoxique con algo. Lo que me preocupa es cuando deliro sola y sin haber comido nada.

miércoles, agosto 31, 2005

Del Blog a la TV

Miren lo que inventó ahora Hernán Casciari, no se lo pueden perder… Este tipo es increíble… Y lo que hizo es sin duda un hito mediático. Casciari es alguien que ha sabido hacer de los blogs su trabajo y hacerlo muy bien...
Su última jugada: Klikowsky, un blog que se convirtió en serie de televisión y una serie de televisión que se convirtió en blog.

También recomiendo visitar:

http://orsai.bitacoras.com/ (El Blog de Casciari)
http://www.klikowsky.com/ (el blog de su personaje Klikowsky)
http://mujergorda.bitacoras.com/ (Su primera blogonovela)
http://orsai.bitacoras.com/quien.php (¿Quién es Casciari)

Bueno... y mi blog www.baytex.net/paloma, mucho más modesto que el de Hernán, pero mío.

martes, agosto 30, 2005

Monobongo otra vez

Una de mis bandas favoritas, porque son mis amigos y porque su música es muy entretenida. Se trata de Monobongo y se presentan este viernes 2 de septiembre a las 21 horas en la Sala SCD del Barrio Bellavista (Santa filomena 110).

Recomiendo verlos en vivo porque despliegan una energía maravillosa. Su estilo es difícil de describir, porque mezclan muchas cosas. Según ellos mismos definen: “reúne una fusión de estilos ágiles y movidos, pasando desde una sonoridad afro-reggae, hasta combinar con la electrónica-pop y el rock”.

Los precios no son caros: general $2.000 y estudiantes $1.000.

¿Cómo los conocí? Flash back… Mayo de 2004… pub Cabeza de Chancho (Manuel Montt 1060)… Estaba con Marsiel, Paulo y Esteban. Pedimos la cuenta y nos disponíamos a partir cuando “ellos” se tomaron el escenario. Cinco tipos con overoles blancos. Eran los Monobongo, con su energía, ritmo y buena onda. Imposible no bailar.

Después nos seguimos encontrando en distintas partes, aunque desde el verano que no los veo y está será una buena noche para el reencuentro. Monobongos... allá voy.

Sobre el Aconcagua

Días de locos, pero locos felices. Eso fue nuestro viaje a Argentina. Es lindo encontrarse con amigos tan queridos, esos que dan ganas de abrazar hasta que no quede piel, hasta que no queden besos, ni ojos, ni historias por contar.

Hace una semana, el lunes 22 comenzamos el día caminando por Corrientes. Completé mi colección de Kevin Johansen y almorzamos una pizza insuperable en Guerrín, una picada que descubrí el 2002 cuando fui a Buenos Aires con mi hermano Felipe.

Por la tarde volvimos a Florida y tuvimos una clásica visita a la Plaza de Mayo. Después tomamos un café en el London y probamos el Submarino y el Chocolate con Churros del Café Tortoni.

En la noche la cena de despedida fue en Gardelito, donde estuvimos con Lidia, Matías, Pollo, Diego, Mauricio y Nicolás. Un buen bife y como broche de oro un flan mixto –con crema y dulce de leche- aunque ya no podía comer más.

El martes el viento y la lluvia vinieron de día y salimos con paraguas a comprar alfajores y otros engañitos para traer de regalo. Almorzamos una rica pasta rellena que nos preparó Lidia y partimos al aeropuerto.

Fue por lejos el peor despegue de mi vida, en medio de una tormenta de aquellas, lo único que escuchaba era a Esteban que me decía “tranquilita, tranquilita”. Pero el piloto quiso compensarnos y, al cruzar la cordillera, hizo un planeo lateral a unos 200 metros de la cumbre del Aconcagua, justo al atardecer. De esas imágenes que quedan en la retina por años. La belleza en su máxima expresión.

Más allá de los paseos y la comida, más allá incluso del Aconcagua, fue la gente, fueron los amigos quienes hicieron de éste un viaje inolvidable. Un viaje que quisiera siempre repetir. Gracias.

domingo, agosto 21, 2005

Truenos argentinos

Noche de tormenta en Buenos Aires. Parece que en Argentina todo es más que en mi país. Más en distintos sentidos, pero más al fin. Está lloviendo y es como una película, porque no es común en Chile ver rayos tan luminosos, ni oir los estruendos de los truenos porteños. Lo bueno es que la lluvia también ha sido sabia, dejándonos claros en nuestras horas de paseos.

Sigue el telegrama. Sábado. Mientras Esteban miraba libros usados en Plaza Italia, yo aproveché la mañana para recorrer un poco de Palermo Soho, con sus tienditas de diseño y otros cachureos muy entretenidos. Al medio día partimos a City Bell la casa de Poli y Sara, los padres de Diego, que nos esperaban con un asado espectacular. También aprovechamos de conocer la catedral de La Plata, aunque no alcanzamos a verla por dentro. Por la noche fuimos con Lidia y su amiga Mónica a ver "El matrimonio de Anita y Mirko", una obra de teatro comunitario que hace cinco años montan los vecinos del barrio de Barracas. Muy entretenida. Tratan a los espectadores como si fueran los invitados de la boda.

Domingo. Fuimos a conocer la Feria de Mataderos. Realmente vale la pena. Hay puestos de artesanía, venden choripan y la gente baila como los gauchos y tango. Compramos chalitas para mí y licores artesanales, más otros detallitos. Almorzamos tarde en un lugar increible que se llama Carlitos, donde venden los mejores panqueques de Buenos Aires. A ratos siento que no me va a entrar más comida en el cuerpo (aunque recién me comí una media luna con queso crema... soy un chanchito). Después fuimos a ver la muestra de Xul Solar en el Malba y cerramos en la casa de Matías donde estuvimos con Dan, Vivi y sus hermosos hijos.

Ahora, sintiendo que mi cuerpo va a hacer explotar el pantalón y los truenos gritando allá afuera... parto a dormir, a tomar fuerzas para aprovechar al máximo el día de mañana, que tendrá "Elisa Cartonera", caminata por Corrientes, comida con amigos y mucho más. Buenas noches Buenos Aires

viernes, agosto 19, 2005

Blogeando en Buenos Aires

Siiii !!!! estamos en Buenos Aires. Telegrama. Llegamos anoche. Buen clima. Aterrizaje perfecto. Estamos en casa de nuestra queridísima Lidia en el barrio del 11. Ella bella como siempre, con su pelo más largo. Llegué sobreexcitada, me lo hablé todo y dormí poco. Hoy en la mañana partimos a museos (Bellas Artes y Malba) que estaban cerrados, abrían a las 12. Taxi al microcentro. Caminamos por Florida. Vi zapatos y discos. Compré dos de Johansen (sí, sé que soy un poco obsesa) y el último de Presuntos Implicados (Postales). Esteban vio libros y más libros. Compró un disco de electrotango. Almorzamos con Matías, alias "Foca electrotrónica", o algo así, porque anda en onda rave. Esteban, milanesa. Matías, colita (es una carne). Yo, sorrentinos con crema y nueces. Volvimos a Florida. Yo compré zapatos, Esteban libros. Taxi a Museo de Bellas Artes. Hicimos una visita guiada con audífonos. Bella, épica y agotadora. Taxi al 11. Supermercado y Lidia's. Ahora aquí, escribiendo, revisando el correo y esperando para conocer la casa del gordo, mi querido "primo"-foca. Lo escucho tocando su saxo al otro lado del teléfono, en una hora más lo veré en vivo al querido Matías, en su mítico reducto... Lidia me está contando cosas sobre ese lugar que no puedo repetir aquí... Nuestra noche terminará en la Rondinella. Por fin Esteban conocerá este restaurant que tanto me gustó. Deje sus recomendaciones y calle sus encargos.

viernes, agosto 12, 2005

Cumbieras Intelectuales


El jueves en la noche fui a conocer a Kevin Johansen… Noooo, no fue una cita a solas ni mucho menos, era la entrevista que Cecilia Rovaretti le hizo en el marco del ciclo de conversaciones de Tobacco & Friends. Qué puedo decir. Me encantó. El tipo es inteligente, “tincudo” y cero divo.


Un par de preguntas y un par de canciones, esa fue la dinámica. El lugar estaba lleno de fans y lleno de humo. Yo, ahí, convirtiéndome en fan y ahumándome.


Dentro de las muchas cosas que dijo, Kevin confesó que sí le gustan las “cumbieras intelectuales”, así que… ¡A leer chiquillas!


Hoy estuve escuchando música en su sitio web y, aunque son todas muy entretenidas, esta canción fue la que más me gustó… como dirían los argentinos… “Romántica mal”, es decir muy requete romántica… escúchala AQUÍ.

Para los fans de verdad, Kevin viene a presentarse en Chile el 9 de septiembre...

lunes, agosto 08, 2005

La joya mercedaria

Para los que se queden en Santiago, para los que vengan a la capital este fin de semana largo o para los que tienen ganas de hacer algo entretenido alguno de los otros fines de semana de agosto, existe un panorama que para mí resulta imperdible: aprovechar las visitas guiadas que todos los sábado a las 12 del día están realizando en el Museo La Merced. Hace algún tiempo escribí aquí sobre este mágico lugar y lo bien desarrolladas que están dichas visitas. Después, esa experiencia dio pie a una nota que escribí en febrero para una revista sobre mi ciudad...

“Además de los objetos que dan cuenta de la llegada de la orden de los mercedarios a América, ese lugar tiene una de las colecciones de arte pascuense más ricas que existe en Chile - dijo el profesor Enrique Solanich en una de sus clases – queda cerca de su casa señorita Baytelman, debería visitarlo”, acotó. Pero en esa época, 1999, el Museo La Merced se encontraba cerrado por restauración de sus dependencias.

De cualquier modo le hice caso y fui varias veces hasta la esquina de las calles Mac Iver y Merced. A través de los barrotes veía parte del jardín; un espacio digno de cuento renacentista. Tras los muros imaginaba las valiosas piezas arrumbadas. Esculturas sacras de piedra volcánica y maderas nativas casi extintas llenándose de polvo.

- ¿Dónde? – pregunté.
- En la Cafetería del Museo La Merced – dijo mi amiga Cristina al otro lado del teléfono.

Entonces supe que éste había reabierto sus puertas a fines de 2003 y que estaba invitada allí a tomar un café el sábado siguiente a las 11 de la mañana.

Tras la conversación de rigor en una de las mesitas dispuestas junto al maravilloso jardín, entramos al museo. Me llevé una grata sorpresa. La restauración fue hecha con pulcritud y cuidado en los requerimientos técnicos y funcionales, la circulación de los visitantes y la conservación del material exhibido, así como la continuidad estética en que son presentados los objetos, lo que permite apreciar de buena manera cada pieza, cada obra.

El recorrido se divide en siete espacios. En el primero se encuentra una pequeña parte de la famosa colección Rapa Nui de la que tanto había oído hablar. Las demás habitaciones permiten un recorrido por la historia de la orden religiosa, desde su formación -pasando por el encuentro de los dos mundos- hasta las manifestaciones del catolicismo en América, la mayoría producto del mestizaje artístico que surgió de la unión de ambas culturas.

Además de lo llamativas y bellas que resultan algunas piezas, cada sala posee un trabajo de que rescata la estructura original del recinto, reconstruido luego el terremoto de 1730, a la vez que juega con elementos de arquitectura y diseño modernos; para cada una de ellas también se dispuso iluminación especial y música acorde con la muestra exhibida.

Llevé a Cristina a la Basílica de La Merced, colindante al museo, para mostrarle el púlpito, ya que se trata de una de las piezas coloniales más importantes de Chile. Tallado con figuras alegóricas de los evangelistas (el águila, el toro, el ángel y el león) la obra del Siglo XVIII se atribuye al artista Jorge Lanz. Otra joya más del valioso tesoro mercedario.

www.museolamerced.cl
Visitas guiadas a cargo de licenciados en Historia del Arte.
Valores: $1000 adultos, $500 pesos estudiantes y adulto mayor, niños gratis.

sábado, agosto 06, 2005

Nunca más

martes, agosto 02, 2005

Y se quemó…

Por años me llamó la atención esta propiedad ubicada en Av. Grecia con Bustamante. Creo que la curiosidad se prendía por el contraste y por el mito.

El contraste entre este palacio señorial y su decadente estado de conservación, y un barrio que no tiene nada de lujoso ni palaciego. La casona estaba sola en medio de un paisaje urbano que le era cada vez más ajeno. Sola, alimentando el mito: “esa es la Casona Mujica, un lugar embrujado”, “penan”, “se escuchan cadenas y gritos ahogados”…

La casona fue construida en 1915 para la familia Mujica y no se conoce ningún hecho funesto que haya ocurrido allí, pero los dueños aburridos de su abandono decidieron ponerla en remate con un precio mínimo de 148 millones de pesos.

El día fijado fue el miércoles 27 de agosto y el remate cerró en 300 millones (US$ 500.000). Cinco días más tarde, en la madrugada del 2 de agosto de 2005, la casa se quemó casi por completo.

Un amigo está seguro que el suceso es parte de la maldición del lugar. A mí me parece un hecho bastante curioso, sobre todo pensando en cómo se puede aprovechar el terreno de la construcción que tenía seguros comprometidos y no era patrimonial. Cada cuál puede pensar lo que quiera. Fantasmas o negocio, sólo ellos saben.

lunes, agosto 01, 2005

Kultural

Este fin de semana estuvo marcado por panoramas en torno al Barrio Lastarria. Fui a ver la película “Vera Drake” a El Biógrafo; comí pollo con salsa de avellanas en el restaurant “Gato Pardo” y descubrí la exposición del poeta y artista catalán Joan Brossa que se presenta en el Museo de Artes Visuales (MAVI) en la Plaza Mulato Gil de Castro, pero sin duda, lo más excepcional ocurrió en el Teatro La Comedia. ¡Qué disfrute! ¡Qué risa! ¡Qué emoción!

Hace tiempo que no aplaudía con tantas ganas una obra como me ocurrió el viernes por la noche con “La Okupación” (con K) de la compañía Ictus. Es de verdad muy emocionante presenciar el gran oficio de este grupo de actores, cuyo colectivo se cuenta entre las compañías de más larga trayectoria a nivel latinoamericano. Las actuaciones también son espectaculares, dignas de un reparto como este: Nissim Sharim (quien también dirige), Roberto Poblete, María Elena Duvauchelle, Paula Sharim y José Secall.

Estrenada a mediados de julio, la obra muestra a un grupo de profesores que decide realizar una toma en el colegio donde trabajan, para oponerse a la privatización del establecimiento. La trama está cruzada por otras historias de personajes reales y ficticios como Galileo, el Quijote, los nazis y una de las hijas de Marx, todo para hablar de la opresión y de los abusos de poder, un tema que viene preocupando a la compañía hace algún tiempo.

Es maravilloso como uno se involucra con la historia, por eso me pareció tan cierta una frase que dijo Sharim al ser entrevistado por Álvaro Escobar en la Radio Cooperativa: “… al igual que los sueños, el buen teatro no es nunca mentira”.

P.D. También imperdibles las visitas guiadas del Museo La Merced (Mac Iver con Merced), que se llevarán a cabo todos los sábados de agosto a las 12:00. Yo fui a una visita guiada hace un año y puedo decir que es una experiencia espectacular. Además cuesta sólo $1000 (general) y $500 (estudiantes y tercera edad).

martes, julio 26, 2005

Una gruta en la ciudad

Esta fue la segunda entrega que escribí en enero de 2005 para la revista de panoramas de la que hablé anteriormente. Mis trabajos aparecían en la sección “Mirada Urbana”. Así es como veo mi ciudad.

Siempre trato de cambiar la ruta cuando camino por el centro de Santiago. Descubrir nuevos lugares, detenerme y mirar. El último hallazgo fue una caverna. Sí, como leen, una caverna en medio de la ciudad.

Llegué cruzando la Plaza Benjamín Vicuña Mackenna, ubicada en la intersección de la Alameda Bernardo O’Higgins y Miraflores, a un costado de la Biblioteca Nacional. Allí, en la ladera poniente del Cerro Santa Lucía, como si fuera un trozo de tiempo petrificado de la época de la Conquista o de la Colonia, existe un refugio que alberga al Centro de Exposición de Arte Indígena, espacio muy visitado por turistas, pero poco conocido por los habitantes de la capital.

La caverna que ocupa el centro artesanal es casi tan antigua como la urbanización del cerro. Sin embargo, recién a principios de los ‘90 un grupo de artesanos, respaldado por la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI), propuso dar un nuevo destino al lugar que hasta ese momento se utilizaba como depósito de basura.

Tras cuatro años de gestión, el 25 de septiembre de 1996 se inauguró este centro, que cuenta con 12 locales donde es posible encontrar artesanía mapuche, rapa nui y aymara.

Entre telares, vasijas y joyas, Juanita Queupumil, una de las locatarias, me explica que al principio el espacio no estaba del todo cerrado, por lo que su habilitación significó completar el muro exterior de la gruta. En el piso, las baldosas también fueron dispuestas respetando patrones geométricos típicos de los dibujos decorativos mapuches, lo que contribuye al aspecto sobrecogedor e integral del lugar.

¿Qué venden? La oferta es variada y muy interesante. Tejidos en lana de oveja y alpaca, objetos de greda, joyas de plata, máscaras, fuentes y utensilios de madera de raulí, flautas y ocarinas. En los puestos rapa nui tienen reproducciones de moais, collares y variados objetos de miro tahito (madera) y maea (piedra volcánica), elementos propios de Isla de Pascua.

Fresco en verano y agradable en invierno, el centro efectivamente ofrece una muestra de alto nivel de nuestros pueblos originarios y no aquellas mezclas de productos importados y en serie que exhiben en muchas ferias que se dicen artesanales.

Con todo, este es un espacio ideal para hacer un alto en el centro y librarse del calor y el ruido. Casi un viaje en el tiempo, que también permite apreciar objetos propios de los pueblos indígenas, uno de los aspectos más ricos y profundos de nuestra cultura.

Centro de Exposición de Arte Indígena
Av. Libertador Bernardo O’Higgins 499
Teléfono: 632 3668
Horarios: Lunes a sábado 10:00 a 19:00 (verano), 10:00 a 18:00 (desde abril)
Entrada liberada

sábado, julio 23, 2005

“EPIC”: El Futuro es Hoy

“Es el mejor de los tiempos. Es el peor de los tiempos. Todos participan, todos colaboran... La prensa, tal como se la conoce, ha dejado de existir”

Varias veces he dicho que me abruma el avasallador surgimiento y desarrollo de los blogs, el avance que tiene el mundo de Internet e Internet en el mundo. En una obra cercana a la ciencia ficción encontré la respuesta a varias de mis preguntas y vi el futuro. Porque el futuro, señoras y señores, es HOY.

Se trata de “EPIC 2015”, un documental de ficción creado por los estadounidenses Robin Sloan y Matt Tompson, del centro de estudios mediales The Poynter Institute (Florida, EE.UU.). Con 10 minutos de duración y “ambientada” en 2015, la película flash hace un estudio retrospectivo sobre los medios de comunicación desde el surgimiento de Internet, hasta ese año, cuando el panorama mediático tal como lo conocemos ha cambiado radicalmente: El New York Times ha cerrado su versión web, Google y Amazon se han fusionado y… Tienen que verlo.

No sé qué será de mí en una década más, pero la teoría de EPIC me pareció estremecedoramente real. De hecho, creo que me gustaría trabajar por y para ellos, como creadora y filtradora de contenidos.

Leí un artículo en Poyter, donde Thomposn cuenta que la primera versión, “EPIC 2014” fue publicada en noviembre de 2004. Explica que la idea del fantástico relato del supuesto Museum of Media History (Museo de Historia de los Medios), comenzó a gestarse mientras conversaban en un bar de Miami sobre un discurso de Martin Nisenholtz (CEO de New York Times Digital) sobre el futuro de los medios.

Así surgió esta obra que toma como elementos de análisis el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, así como la forma en que los usamos para comprar, ver televisión, relacionarnos con otras personas e informarnos.

Thompson cuenta que pensaron en un juego de rol online, donde la participación colectiva va alterando las características del juego e incluso sus reglas. “¿Qué pasaría si fuera posible aplicar ese modelo al periodismo?”, se preguntaron. “¿Qué pasaría si la gente pudiera crear y afectar las noticias simplemente leyendo, mirando o escuchándolas?”.

Me encantaría seguir hablando del fascinante y, por momentos aterrador, panorama que presenta EPIC para analizar cuál será el rol de los periodistas en un mundo con millones de fuentes que dan a conocer lo que saben, creen y sienten directamente en el web. Pero creo, que este es el momento para que la audiencia intervenga el contenido. Quiero escuchar a los ingenieros, diseñadores, filósofos, publicistas, artistas, bloggers. Quiero descifrar lo indescifrable en la voz de todos, en las palabras que dan vida al Libro Universal. A nuestra Biblioteca de Babel.

Más datos:

- EPIC es la sigla de Evolving Personalized Information Construct (Construcción de Información Personalizada en Evolución). Es decir, el sistema por el que el creciente caos informativo de los medios sería filtrado, ordenado y luego distribuido.

- A diferencia de la versión 2014, en la actualización 2015 los autores incluyen temas relacionados con el iPod y los podcast.

- No he encontrado bloggers chilenos escribiendo sobre este tema, pero destacados periodistas argentinos han aventurado diversos análisis sobre EPIC.

- Con música original de Aaron McLeran y con el relato de Matt Thompson, el audio y la música de la película son muy agradables, pero está en ingles. Aquí es posible leer una versión traducida del texto de EPIC 2015 y aquí está la versión 2014 con subtítulos, aunque no siempre corre bien.

martes, julio 19, 2005

Revisitando la Plaza de Armas

En diciembre de 2004 comencé a escribir una serie de artículos para una revista de panoramas que, actualmente, está en proceso de reorientación. Como no quiero que estos escritos se pierdan en el tiempo, he decidido compartirlos a través de mi blog. Qué mejor lugar para exponer esta “Mirada Urbana”.

Estoy en el Museo Histórico Nacional realmente impresionada con Ulk, el gran danés del ex Presidente Arturo Alessandri Palma. Está embalsamado pero me mira como si en cualquier momento fuera a ladrar.

Es, sin duda, uno de los elementos más curiosos de esta antigua construcción sobre la Plaza de Armas, que fue edificada para acoger al Palacio de la Real Audiencia. También resultan llamativos un par de cuadros del pintor inglés Thomas Somerscales; salitre auténtico y billetes de los bancos de Melipilla, Caupolicán, Ñuble y del Banco del Pobre.

Casi termino el recorrido cuando veo a una pareja de extranjeros acompañados por un guía. Les pregunto si me puedo unir y comienzo a escuchar las interesantes explicaciones del joven que trabaja los fines de semana como voluntario.

Luego de un rato me pongo a conversar con ellos. John Coker y su esposa Virginia viven en San Francisco, EE.UU., y él habla muy bien español, pues su madre era mexicana. Quieren conocer más de la Plaza de Armas y me ofrezco a ayudarlos.

Visitamos el bello Museo Postal y Telegráfico reinaugurado a la entrada del Correo y en la esquina de Monjitas con Puente, les muestro el reflejo de la Catedral en la fachada del Edificio Plaza de Armas, lo que se ha convertido en una recurrente imagen turística de Santiago. Abajo comienza la “Pequeña Lima”, con sus restaurantes y centros de llamadas, punto de reunión para cientos de peruanos que inmigraron a nuestro país en busca de mejores oportunidades.

Luego pasamos fuera del Restaurant Marco Polo, donde un grupo de turistas daneses disfruta sus platos de pescados y mariscos. En la explanada hay gente jugando ajedrez, cesantes, predicadores, magos, fotógrafos, pintores y un peluquero, que por mil pesos ofrece “arreglar los desastres que han dejado otros”. John dice que no necesita este peculiar “servicio a la comunidad”. Yo tampoco.

En Ahumada con Compañía entramos a la “esquina de la suerte”, el lugar donde más se juega en Chile. Ubicada allí hace unos 40 años, esta agencia de lotería ha entregado varios de los premios históricos. A mis nuevos amigos les llama la atención como las personas miran en las vidrieras buscando sus números favoritos, realizan algunas cábalas y luego pagan el boleto con los ojos llenos de sueños.

Terminamos en el Portal Fernández Concha. Se acerca la hora de almuerzo y decidimos entrar al “Ex Bahamondes”, fuente de soda que hace dos décadas fue la primera en ofrecer hot dogs de 30 centímetros. Pedimos unas cervezas bien heladas y brindamos por esta nueva amistad que me permitió revisitar el eje de Santiago, un hito urbano de fuertes contrastes, que tiene tanto de conocido y tanto por descubrir.

martes, julio 12, 2005

Último concierto

Silvia y Lizardo todavía están en Chile y mañana miércoles ofrecerán su último concierto en “El Sindicato”, un lugar que ha sabido mantener vivo el espíritu de Peña de los ’80, por lo que sin duda vale la pena conocerlo.

El recital es a las 21:00 horas y me imagino que cobrarán una entrada que no superará los $2000 pesos.

Pero antes de eso, a las 19:30 iré al Museo de Arte Contemporáneo (Metro Quinta Normal) a presenciar la conferencia sobre arte y ciencia: “El cerebro del Chamán: investigación neurobiológica e instalaciones bio-electrónicas”. Me tinca muchísimo.

Todo está en el Barrio Yungay, a pasos del Barrio Brasil, sectores donde se han instalado diversos bares y cafeterías que vale la pena conocer. Esto último lo dejo para mis amigos de tiro largo, porque yo, señores, tengo horario “de matinal”.

El Sindicato: Mipú 424 (entre Compañía y Catedral), Barrio Yungay, Metro Quinta Normal.

lunes, julio 11, 2005

Con cariño para Francisco

Como muchos domingos, me quedé dormida pensando, proponiéndome ser mejor persona, trabajar más y gozar cada minuto de la vida. Así y todo comencé mi lunes, como cada lunes, con bastante sueño, pero con ánimo. Entonces llamó Carla para contarnos que Francisco había muerto el sábado por la tarde.

Conocí a Francisco en abril del año pasado cuando postuló, como varios otros estudiantes de periodismo, interesado en hacer su práctica profesional a mi cargo. Francisco fue uno de los mejores y trabajó con profesionalismo y entusiasmo durante seis meses haciendo, desde su casa o desde la universidad, las notas que yo le encargaba.

Todavía lo recuerdo entrando a mi oficina, acompañándome, revisando sus artículos juntos. Para mí era un niño, lindo y trasparente, con un gran futuro profesional. Lo veía en sus ojos, en las ganas que ponía en cada cosa, en su interés por aprender. No sé si fui su mejor profesora, creo que él me enseñó mucho más a mí, por sus sueños, por su idealismo. También lo veía triste cuando tenían paros en su universidad, porque creo que le gustaba mucho ir a clases y compartir esa amistad pura y sólida que tenía con Carla.

Hoy hablé con ella. Me contó que Francisco salió a caminar el sábado por la tarde, que le dio un aneurisma cerebral y nunca más volvió. Yo tampoco lo veré más entrar a mi oficina, aunque recuerdo nítidamente su tímido saludo, sus ojos bien abiertos, sus historias y su luz.

No pude ir a su funeral esta tarde. Aunque habíamos perdido el contacto en los últimos meses, el dolor es fuerte. El recuerdo también. La pena es más profunda cuando pienso en todo lo que tenía por vivir, pero también siento algo de consuelo, por cómo era, por la pasión que ponía en su vida, por haberlo conocido.

Francisco Bustos tenía 23 años, estudiaba periodismo en la Universidad de Santiago y le apasionaba el periodismo científico. Un joven sacrificado y estudioso, con mucha garra. Seguramente hubiese sido un grande en estas lides. Para mí siempre lo será.

Mis sentidas condolencias para su familia y sus amigos. Para Francisco, mi cariño y admiración. Siempre te recordaré.

viernes, julio 08, 2005

Terror en Babel

El senador Fernando Flores escribió en su blog sobre personas y medios de comunicación que relatan el atentado de Londres a través de bitácoras online. En El Mercurio de hoy viernes también hay una nota al respecto.

Lo cierto es que cada día me sorprendo más con la revolución informativa que traen consigo los blogs. La posibilidad de conocer diversas realidades y visiones sobre las cosas es abrumadora.

Estoy pensando mucho en Borges, en la Biblioteca de Babel, en el libro universal. En alguna parte de todo esto debe estar la respuesta para detener el terror.

¿Por dónde comenzamos la búsqueda?

martes, julio 05, 2005

Si se la sabe… Cante

No lo puedo evitar… soy muy buena “pa’ meter la cuchara” (opinar en conversaciones ajenas o diálogos en que no se ha sido invitado). En el fondo tengo espíritu de cubano en Miami. De esos que conversan con todo el mundo y opinan de todas las cosas. Pero, al parecer, no soy la única.

Sentada en la micro rumbo a un taller para periodistas. A mi lado un hombre mayor, uno de esos jubilados que parecen extras de comerciales para la tercera edad, con sombrero alón y todo. Atrás, una abuela y su nieta de ocho años. La mujer acurruca a la niña y le canta una canción de cuna. “Arru ru mi niña, arru ru mi amor, duérmete muñeca de mi corazón”. El anciano se da vuelta y la corrige: “… duérmete pedazo de mi corazón”. “Ay sí, tiene razón”, dice la viejita y sigue cantando. El hombre complacido dibuja una sonrisa en su rostro, como si la meta del día estuviera cumplida.

Lo mío es más descarado y peor, porque la meta no se cumple nunca. Lo más raro de todo es que mi particular mala memoria desaparece cuando se trata de conversaciones de otros.

En la sección de verduras del supermercado dos reponedores comentan lo guapa que es una chica, una de las cajeras que según escucho se viste siempre de rosado.

- Es igualita a una de las actrices de la novela
- ¿De cuál novela?
- Esa que sale en “Brujas”, la… Antonela algo…

“Ríos”, le digo yo, “Antonela Ríos”. Así es este espíritu loco que me tocó. Ellos me dan las gracias por mi respuesta. Hay quienes se ríen y otros que se enojan, los menos, por suerte. Ejemplos tengo muchos más, como cuando la gente conversa en la fila del banco o en el metro y están tratando de acordarse de un nombre de un libro o una película y yo les completo la frase. Incluso a veces les pido más antecedentes.

- Disculpe que me meta, pero ¿usted habla de esa en que Harrison Ford es un arqueólogo? - pregunto.
- Sí, esa misma.
- Se llama Indiana Jones, pero hay tres partes, usted seguramente vio la del Arca…

Mejor ni explico cómo gozo cuando en la televisión dan programas con concursos del tipo de “Si se la sabe… Cante” o “Quién quiere ser millonario”, lo raro es que siempre los participantes cantan o contestan mucho antes que yo… Entonces comprendo aliviada que no soy la única… Existen peores.

lunes, junio 27, 2005

Es verdad

Esteban no pudo creerlo cuando leyó la noticia en “El Mercurio”, pero yo se lo confirmé: frente al Mercado Central se instala un hombre a vender leche de burra ¡y anda con los animales!

- ¿Por qué no me contaste? – preguntó abriendo los ojos muy grandes.
- Porque no creí que te interesara. Veo tantas cosas extrañas, que no pensé que fuera algo fuera de lo común.

Y efectivamente los había visto varias veces, al hombre y sus dos burras, mientras camino desde el otro lado del Río Mapocho rumbo a casa. Sin ir más lejos, el otro día se pusieron junto a mí para cruzar en la luz verde y un par de mujeres se acercaron a comprar.

- ¿Cuánto les doy caseritas?- preguntó el “lechero” a sus clientas.
- Yo quiero un vasito corto para tomar acá no ma’ y a mi hermana dele medio litro pa’ llevar a la casa- respondió una de ellas.

El hombre, obediente, llenó un vaso y echó algunas medidas dentro de una bolsa transparente que anudó con cuidado.

Como mis conocimientos lácteos son bastante restringidos, hice una de esas preguntas estúpidas y retóricas (como cuando voy a un restaurant o a una pastelería y pregunto a al garzón o la dependienta si es rica tal o cual torta, sabiendo que siempre su respuesta va a ser afirmativa). Pues bien, pregunté a las clientas si era rica la leche de burra. Pero la respuesta vino del “lechero”.

- Muy rica caserita ¿nunca la ha probado? Es rica en vitaminas y minerales- me dijo insistiéndome en que probara “un dedito” en un pequeño vaso que tenía.

Aunque el hombre estuvo lejos de convencerme, seguía intentándolo cuando llegó una pareja de carabineros y le dijeron que se fuera, qué estaba prohibido vender leche con esas condiciones de higiene, sacada directamente de las ubres del animal, ahí en medio de la calle. “Pero si mis animales están sanitos, oficial”, reclamaba el hombre. “¿Y usted cómo lo sabe?”, increpaban los policías... “Ya, ya, ya, váyase no más, si no quiere que lo llevemos con burras y todo a la comisaría”.

El “lechero” dio media vuelta y comenzó a alejarse lentamente con sus animales. A esas alturas yo había perdido varios semáforos verde por estar parada mirando, como si fuese invisible.

Empece a cruzar la calle con las demás personas, mientras me reía de la situación, pero hasta que Esteban lo vio en el diario, nunca pensé que era algo fuera de lo común. Parece que algunas cosas que me suceden, no son del todo normales.

lunes, junio 20, 2005

Un año interconectada

Gracias a la sugerencia del Tuco y la paciencia de Felipe, a mediados de 2004 nació este espacio donde, en forma semanal, me propuse plasmar ideas mezcladas con algunas cosas que pasan frente a mis ojos. Desde entonces, con más frecuencia de la habitual, mi vida comenzó a tejerse de coincidencias y cruces hermosos y raros.

Conocí a Roberto Arancibia, quien para mí y muchos otros es el padre de los bloggeros chilenos, y además resultó ser amigo de infancia de mi padre y mis tías. Un comunicador hiperactivo que nos reúne y nos incentiva “sin querer queriendo” a crear a partir de nuestras experiencias. Desde entonces han pasado muchas cosas y me he reencontrado y conocido real y virtualmente a muchas personas.

La retroalimentación que he recibo es un tema aparte. Uno de los hechos que más me conmovió fueron los mensajes de Armando, quien vive en Estados Unidos y, durante sus años en Chile conoció a Bernardo Baytelman, el Beco, mi abuelo paterno. El Beco era un ser mágico y luminoso, que marcó la vida de mucha gente. Murió muy joven, a los cincuenta y tantos en el exilio, en México. Mis recuerdos se confunden en la memoria de los otros, como la de Armando, a quien mi abuelo ayudó durante un incidente antisemita que ocurrió en Santiago hace más 40 años.

También son muchos los que han llegado al blog porque estudiaron en el Latinoamericano de Integración, o tienen alguna afinidad con este colegio que marcó una parte importante de lo que soy y que ha inspirado varios de los escritos que habitan este lugar.

El mundo del blog me llevó a conocer personalmente y tras una cuota preocupante de casualidades a Agnes, quien tiene un parecido onírico con mi madre, lo que supongo se relaciona con sus genes rusos. En lo virtual no puedo dejar de mencionar a Ceci, mi amiga y colega que está en Vancouver, con quien compartimos una forma muy parecida de mirar y contar las cosas, aunque sé que en la vida real ella es mucho más tímida que yo, y en lo profesional, más matea.

Como algo curioso, puedo citar que hace poco me escribió Nibaldo, creador de zurdos.cl, pidiéndome que le explicara cómo les enseñé a mis hermanos a tejer. Asimismo, recibí un comentario de agradecimiento de Rolando Báez, curador del Museo La Merced, con quien nos juntamos a tomar un café y también estamos tejiendo una amistad con lana colorinche de gustos e intereses en común.

El blog tampoco ha estado exento de polémica, como la que viví junto a Roberto, por una señora italiana hija del pintor Ottorino Mancioli, que creyó que estábamos ofendiendo a su padre, cuando la idea era destacar su obra. Caso aparte fue Sara, quien apasionadamente me conminó a escribir sobre temas verdaderamente importantes, como los que le dolían y le duelen a ese Chile que ella conoce desde su vida en Nueva York.

Para seguir con las conexiones, está Ewa Kulak, quien por estos días está en Polonia presentando el libro que compila algunos de sus escritos. Siento por ella una admiración cyber-cultural-literaria, por la bella forma en que transmite la y las culturas que la rodean, más allá de muchas fronteras. Fue muy emocionante cuando destacó mi blog en su sitio web, todo un honor viniendo de esta polaca tan patiperra (traducción: buena para recorrer el mundo). También ha sido increible tener en Chile y en mi casa a su cuñano Lizardo y a la encantadora Silvia.

Además de todo esto, el blog sirvió de vitrina para que me ofrecieran escribir una columna mensual sobre temas principalmente urbanos en el Revista Santiago Entretenido, espacio donde he escrito sobre la Plaza de Armas, la Feria de Artesanía de los Publos Indígenas en el Cerro Santa Lucía, la Confitería Torres, el Tren del Vino, el Museo de La Merced, la Bienal de Sao Paulo en el Mac, el Palacio Cousiño y la Plaza Las Lilas.

No puedo finalizar este desordenado y (para mí) emotivo recuento sin agradecer a ESM, mi más fiel y crítico lector, quién me acompaña en muchos de los relatos antes que sean “papel”, quien comparte mi vida y dentro de mis ojos mira las cosas que veo.