lunes, septiembre 12, 2005

Consumista y reclamona (mi lado B)


Lo reconozco... Me gusta reclamar. Contra la compañía de teléfonos, los grandes almacenes, en la feria o por alguna situación en que considere que estoy siendo mal atendida, engañada o pasada a llevar. Hay gente que hace spinning, otros apuestan en el casino... yo reclamo.

Hoy fue una tarde de consumismo frustrado, que terminé con un alegato más absurdo aún.

Comencé cruzando todo Santiago para mirar unos zapatos que había visto y resultó que al ponérmelos no me gustaron. Para no quedarme con las ganas, fui a una multitienda y me probé toda la colección primavera verano de la sección calzado. Nada era para mí. Seguí con los jeans, donde terminé considerando seriamente la posibilidad de comprar un modelo a la cadera “enchulado” (¡Qué horrible término de moda!) con unas flores bordadas y un cinturón color rosa que le quedaría muy bien a las “chiquillas” de la calle Esmeralda.

Entonces vino la cordura, asumí que ya no tengo 15 años ni pretendo cambiar de rubro, y pasé al departamento de señoras. Allí me probé unos sweters muy finos en todos los colores y tallas. Aunque uno me venía bastante bien, me convencí de que no lo necesitaba.

Una vez en la calle, y decidida tomar el rumbo hacia mi casa, el olor irresistible de la comida chatarra me hizo cambiar la ruta hacia un Mac Donalds. Promoción especial: un combo Big Mac a precio de sándwich chico. Me senté dispuesta a llenar mi cuerpo de culpa y calorías, pero al abrir la caja en lugar de la especialidad de la casa encontré una suerte de canapé. Muy enojada le hablé a los dependientes sobre los estándares internacionales, las franquicias y lo que significa pertenecer a una gran cadena. Me cambiaron la hamburguesa por una de verdad y me la comí rápido y sin placer. Le pedí a unos argentinos de la mesa de al lado si podían mostrarme sus Big Macs y descubrí que me habían dado un pedido equivocado y no era que estuvieran pasando gato por liebre a sus clientes.

Con el consumismo y el reclamo frustrado, en la micro compré unas calcomanías y un llavero de Mickey para mi sobrina Valentína. Seguro que si sube otro vendedor sigo comprando. Los productos venían en perfectas condiciones. Nada que decir. Bueno, bonito y a un precio módico... Precio de micro.

9 comentarios:

Esther Croudo Bitrán dijo...

Genial....francamente bueno.

Jose dijo...

Definitivamente me enamoré de este blog.

Esteban dijo...

Yo la he visto y lo he sufrido. Le mete garra esta damita al asunto de los reclamos. Ha hecho temblar a las grandes tiendas y varias transnacionales, también el asunto doméstico.

Fabrizio dijo...

Paloma:
Ayer descubrí tu blog, llegué por una recomendación que encontré en otro blog. Me encanta tu forma de escribir, sencilla sin pretenciones pero con un perfecto dominio del idioma y la redacción. Me gusta mucho cómo describes hechos cotidianos. A mi tambien me encanta reclamar en México hay un dicho "El que paga manda" y si yo estoy pagando pues me gusta ser atendido como merezco al fin que el dinero me costó sudor y horas en la oficina. Un abrazo.

Romi dijo...

Hola Paloma, me dejaste un post en mi blog. Yo también reclamo, últimamente me lo he pasado reclamando, no lo hago muy bien porque me pongo colorada, me tirita la voz y me dan ganas de llorar, pero estoy ejercitándome para ser una reclamadora de verdad... ayer en el Líder me querían vender una sopa para uno que decía $98, pero en caja marcaba $117. yo sé que son 20 pesos, pero me carga que el Líder me haga las chanchadas del año!!! Menos mal que toda la fila me apoyó, en vez de ponerse a gritarme porque estaba atrásandolos. Al final, cancelé la compra y la sopa quedará para otro día... Te doy un dato? cuando el cajero te diga ¿le puedo quedar debiendo dos pesos? hay que responderle, ¿por qué mejor yo le quedo debiendo tres? De verdad que se descolocan... Ahhh, y todos los posteos son míos, soy una persona bastante real, con celulitis y espinillas!!!
Un beso
Romi

felipe dijo...

querida pecas
el reclamismo no sóno lo es pecado, sino que es necesario y admirable, más aun cuando los increíbles esfuerzos por sacar algo de las reclamaciones parecen inútiles.
lo del consumismo es menos perdonable, pero en fin, pase. lo que es absolutamente DELEZNABLE e IMPERDONABLE es que no sólo pensaras en entrar a un mierdónalds, sino que más encima ¡¡¡lo hiciste!!! .
¡ah, no! ese sí que es un pecado.

einardf dijo...

Paloma, no es para menos, hay veces en que definitivamentes hay que reclamar y hacer valer lo tuyo sin siquiera vacilar; Sin embargo, no hubiese sido suficiente con reirse un poco del asunto tras ser aclarado el mismo y seguir disfrutando de tu comida.

NO te SALIO mas caro el enojo;Por supuesto que se necesita ser tajante de cuando en cuando, ¿Pero para que te enojas tanto?, ¿Que ganas..?

Bien sé y coincido que si tu mismo no te tomas en serio entonces ¿Quién lo hará..?

Pero no obstante, date la gran oportunidad de tomar menos en serio las cosas.

Dispensaras el atrevimiento, pero ¿Por que usualmente suenas solitaria...?.

Sueles hablar de amistades, pero y ¿tú?
¿Como estás...? -[Si molesta con lo de Mcdonald's]-, ¿Que necesitas..? ojala un dia nos dieras a detalle tu esencia, sería grato.

Solo por si fuera necesario aclarar, soy Méxicano y usualmente no gusto de leer Blogs, pues usualmente me parecen insípidos, y por estos lares muy pocos soomos los que solemos poner en nuestros blogs detalles que hagan más calidas nuestras historias.

Por ejemplo,A Fabrizio que "Posteo" aquí le encanto tu sitio, e indirectaamente fuí el responsable de remitirlo hasta aquí.

El es titular de un blog exquisito, deberías visitarlo sabroson.blogspot.com
Todo su sitio es una amalgama de valores,nostalgias, experiencias laborales, personales etc, maravilloso en pocas palabras.

Te recomiendo te des la oportunidad de leerlo, te ayudara a tener una tarde mas "light".

De ante mano, si en algún momento he sido impertinetnte en mis declaraciones te pido una disculpa, de ninguna manera fué mi deseo.

Ah, por cierto, tengo tu misma edad,y ya no veo la vida tan rigida como en otrora, ¡Que alivio!.

Encantado de conocerte, creeme que el gusto ha sido mío, y por aqui andare leyendote asidua y fervientemente, Tal cúal como a Fabrizio.

Que tengas una extraordinaria Tarde, y te puedo pedir un favor, sí..? , anda, vamos, si...?

Regalanos una sonrisa!...

Saludos desde México.

pavivina dijo...

A mí, la verdad me cuesta harto reclamar...siempre me da vergüenza.

Johny Shats S dijo...

Que gracioso, me imagino la cara de los dependientes del Mcdonals cuando le hablabas de las franquicias, el consumidor y esas cosas. Dudo que les de pa tanto. Ese es un error común que todos cometemos, alegar a los empleados de las grandes cadenas por las faltas y pequeños abusos de dichas supra empresas. Ellos son empleados no más y les da más o menos lo mismo. Quizás es un resabio de la época en que los negocios los atendían sus dueños.

Saludos

Johny