miércoles, julio 12, 2006

Tirar la esponja


Tengo un amigo curador. No tiene que ver con medicina ni con sanar ningún tipo de dolencia física, sino que se trata de un profesional del arte.

Abrí los ojos a este mundo gracias a algunos cursos que tomé en la universidad y, desde entonces, me he fascinado por los temas curatoriales.

Aunque de seguro pecaré de imprecisa, en buen chileno, un curador es el conservador o encargado de un museo o una muestra específica de arte, pero además es una persona que puede diagnosticar tendencias o resignificar una obra modificando el contexto en que ésta se presenta, orientando la relación que existe entre el arte, la obra y el público espectador. Asimismo, puede mantener o modificar los lenguajes existentes, o bien, crear nuevos mensajes artísticos.

En definitiva, para mí el trabajo de los curadores tiene que ver con sabiduría, pero también con magia. Es una vocación y, como la mayoría de las vocaciones, es un trabajo que suele no ser debidamente reconocido.

He tenido la oportunidad de conversar con importantes curadores nacionales y extranjeros, pero lo que más me llena de orgullo es saber que uno de estos personajes, a quien realmente admiro, es mi amigo personal.

Prefiero omitir su nombre aquí para evitarle problemas y, aunque no suelo citar textos de otros, me pareció especialmente significativo uno de sus últimos escritos, por lo que he decidido, con su autorización, compartir parte de este material… Cuando lo leí, más que tirar la esponja, me dieron ganas de gritar.

Él argumenta que la mayoría de los chilenos piensan que no somos habitantes de un país subdesarrollado, sólo porque gozamos de ciertos elementos de estatus primermundistas:

"Para muchos connacionales ser del tercer mundo es algo que existe única y exclusivamente por no estar inscrito bajo los cánones del primer mundo. Nada más. Es una identidad impuesta por los poderosos. No es una condición per se.

Digo todo esto porque me estoy aburriendo de seguir weviando con cosas que no resultan. De buscar financiamiento para restaurar pinturas del siglo XVIII y cachar que a nadie le importa financiar algo que no implique tener a las socilité degustando unos canapecitos.

Estoy aburrido que se llueva el museo donde trabajo. Estoy más aburrido aún de que a nadie le importe nada y que seamos los de siempre los que cargamos con la parte más fea del asunto: mantener funcionando los espacios que estos mismos socialité ocupan para lucirse cuando hay un evento.

El discurso cultural chileno no es María Gracia Subercaseaux, las galerías de Alonso de Córdoba, la pintura de Cienfuegos colgada en el living, los libros importados de Anagrama, las cafeterías del Forestal y los actores de las teleseries.

Eso es mentira. No existe. O al menos no existe en el mundo que no es ABC1.

No quiero vivir en la copia de París como quería Vicuña Mackenna, quiero vivir en un país que tenga claras sus carencias y no se agrandé construyendo Centros Culturales Monstruosos con fines netamente políticos, mientras el resto, la inmensa minoría de historiadores del arte, antropólogos, artistas visuales, bibliotecarios estamos con el agua al cuello en nuestros respectivos quehaceres.

Porque, mal pagados y todo, tratamos de remar en un país en que todo importa una raja y donde la militancia concertacionista es casi el único pase válido para los fondos estatales.

Basta ya de las migajas del FONDART y pongámonos las pilas con una institucionalidad cultural que asegure la continuidad de los proyectos en este pequeño rincón del tercer mundo.

Hoy estoy que tiro la esponja..."

21 comentarios:

in.tuyo dijo...

Notable. Me recuerda el post con el que comencé mi blog, hace un año.

G.B. dijo...

Hay oportunidades en que para entender ciertos fenómenos hay que salirse de la dimensión cotidiana y ver las cosas desde una perspectiva o dimensión un poco más lejana, en que las voluntades e intereses personales desaparecen y las dinámicas propias de los sistemas se hacen visibles.

La gran pregunta que está en la base del "Tema Cultural" en Chile es:

¿Chile es un "País" o es otra "Cosa"?.

Los ciudadanos de los países de verdad hablan de "Mi País".
Los chilenos hablamos de "este país".

Después del sueño de construir un "País" que se intentó en los años 1930...73 (educación, justicia, democracia, inteligencia), tratando de hacerlo sobre la plataforma de una estructura colonial-extractiva-depredadora que es como fué estructurado este territorio (incluso desde antes de la conquista española), los dueños de esta colonia nos despertaron con el Golpe Militar que volvió todo a su orden real.

Los dueños de esta "estación extractiva" se aburrieron de que los peones y animales de carga se empeñaran en sentirse personas. A partir del Golpe, los enderezaron y les enseñaron a ser "consumidores" para que se creyeran seres superiores, pero continuaran y mejoraran su rol fundamental de bestias obedientes, y eficientes para el sistema.

Un "país" o sociedad horizontal está compuesto por ciudadanos que de común acuerdo se organizan para tener vidas lo más felices e integrales posibles. Y esto implica también la valoración de la inteligencia, la creatividad, el arte y la cultura en general (la propia y la universal).

En esta "Cosa", la idea es que sus habitantes no piensen mucho, se conformen con "poco" y sigan bien las instrucciones. En una sociedad vertical como la nuestra, de sucesivas relaciones "patrón-inquilino" según quién está arriba y quién está abajo, puede llegar a ser una fantasía absoluta intentar que el sistema se preocupe del bienestar real de sus integrantes (como seres pensantes, sensibles y, en definitiva, humanos).

La reflección entonces no hay que ponerla en si un poder superior (el Estado, el Ministerio, un Gran Padre) desea o no fomentar la cultura y el arte. Primero hay que despertar de la fantasía de que somos ciudadanos de un país, luego de la fantasía de que el "gobierno de los menos peores" que hemos elegido puede hacer algo para encarar el problema, siendo que su misión es mantener el sistema vertical funcionando.

La reflección necesaria es qué hacer para quebrarle la mano a la continuidad histórica de este territorio, y construir un "País". ¿Se podrá hacer desde la voluntad de algunos de sus habitantes?. ... Y eso que ni siquiera he tocado la globalización o el liberalismo....

Por supuesto que los fenómenos se pueden analizar desde dimensiones más íntimas o más universales, y las conclusiones y las líneas de acción pueden ser muy diferentes.....

No tiremos la esponja.

lobix dijo...

No! No tires la esponja. Paciencia.


Gaby

Leandro Bertini dijo...

A ver, creo que estamos muy lejos de ser un pais "desarrollado", podemos tener tecnologia de punta, tratados internacionales, comercio abiertisimos... pero en la base esta vacia, no tenemos identidad cultural, no tenemos respeto por la cultura, nuestra educación es precaria... Por mi pega me toca mucho ir a muestras de arte e inauguraciones, siempre son las mismas personas y los mismos artistas, los mismos canapé, los mismos que va a comer y a salir en las sociales de las revistas... Creo que son muy pocas las personas que he visto realmete interesadas en el arte, personas que dejan sus pulmones peleando peso a peso por dar posibilidades culturales...
Completamente de acuerdo con lo expresado de tu amigo.

Víctor Hugo dijo...

Estoy de acuerdo contigo en varios puntos. Pero creo que estamos cagados. Lamentablemente en Chile no hay escena cultural. Un mal de la dictadura dicen algunos, sí, lo más probable es que así sea. Se ofenden cuando hablan mal de una obra, por otra parte hay espectacularidad de comentarios otras. Es como todo en familia, si no eres un Subercasaux o Lafourcade, por lo menos en literatura, no eres parte de la familia de... No hay espacio para la critica por ejemplo, porque manda el mercado, pero en el lado académico tampoco se puede, ya que están los mismos fósiles de siempre investigando y haciendo clases y llevándose un prestigio que ya no merecen. Cuál es la opción ? Ser gestor cultural ? Puede ser, pero después te dicen vendido porque no optaste ni por lo uno, ni por lo otro. En los medios te censuran, te coartan, te limitan, en el academicismo, comiendo migajas de Doctores que sólo tienen el grado, porque algunos son bien chantas, y hau que decirlo.
Me fui en volá parece...
Saludos,

Víctor Hugo dijo...

Ah, y tenemos un ejemplo en nuestros hermanos argentinos. Puta que tienen identidad por sus cosas y se creen el cuento a mango pues. Tienen una escena notable, hasta las peleas de farándula tienen más estilo que las de acá po. Charly llena el Rex y saca banderas tri, Spinetta le canta a las madres de mayo, Aznar al Baires de Borges, Andrelo dice que no tan Buenos Aires, por poner un ejemplo con la música.

Julio Volenski dijo...

Hola Paloma
Tu post me genera una mezcla de vergüenza (me identifico con la concertación) y de rabia, ya que no está en la lógica democrática que haya exclusiones salvadas por los pitutos. Además, afortunadamente, también me da ganas de trabajar por superar las barreras par el desarrolo cultural y artístico, entre otras. En el fondo, Atinar!!

l'analfabeta dijo...

curadores de espanto.

desde lejos veo a mi país contaminado por una ambición tremenda, ciega y nefasta. hay un pequeño bicho que circula por las venas de los patrios del sur, que es el preocuparse más de lo que hace el vecino, mirar pal láo, imitar lo ajeno y destruir u olvidar (pal caso patatas) lo propio. pero no es sólo un virus chileno;los del norte también sufren este cáncer, pero tienen una desventaja, son más viejos.

CURÁ DE ESPANTO pero con la esponja en la mano.

Mary Rogers dijo...

Chuta, qué dolor. Es demasiado cierto lo que escribe tu amigo. En una época en que estudié publicidad, tuve un profe que era curador y las condiciones de trabajo eran complicadas. El amor por el tema era mucho. La verdad es que a pocos les importa porque siempre, para fines de socialité, vale más la forma que el fondo (aunque aquí parezca una contradicción)
Un abrazo

aLvAliTrOx dijo...

Generalmente las críticas que hacen los artistas sobre la situación en que se encuentran me parecen patéticas: típicos esos que dan la lata con los pocos fondos para tal o cual cosa, y que se quejan por que la sociedad no los reconocen lo suficiente, ya que de ellos depende el devenir cultural del país. Puras huevadas de pendejos engrupidos.

Por eso, comparto plenamente lo que escribe tu amigo: la real precariedad en que muchos hacen silenciosamente su trabajo en pos de cosas por las que nadie da un peso. Por ejemplo, cuánto antropólogo trabaja en el norte en condiciones casi ridículas, rescatando y restaurando nuestra historia. Pero para el establishment cultural, todo lo que no tenga luces no importa.

Daniel dijo...

Mientras el arte y la cultura verdaderas sigan siendo privilegio exclusivo de señoras cuicas que se jactan de viajar a Europa, no tenemos salida como país.
Paloma, junto con Yvette (La Libélula) estamos llamando a los bloggers para ir en ayuda de los damnificados por el temporal en el sur. Más información en mi blog o en el de Yvette. Saludos

Shlomit Baytelman dijo...

Geniales las fotos.

Mi querida Palo.....gracias por tus palabras que me dejaron llena de emociones.

Yo tambien te quiero mucho y es maravilloso poder decirlo a viva voz.

Shlomit

in.tuyo dijo...

Estoy totalmente en desacuerdo con que el arte y la cultura verdaderas son privilegio exclusivo de señoras cuicas. Tampoco creo que en Chile no hay una "escena cultural". La noción misma que expresa Victor Hugo de lo que es cultura, la idea de que estamos "cagados" y de que la cultura es eso que sucede a partir de los municipios y del precario Ministerio, refleja un problema educacional y una aspiracionalidad que a mi modo de ver son el subdesarrollo.

La cultura está en las calles, en la manera en que hablamos los chilenos, en nuestra literatura y música y cine. Es cierto que somos una provincia, una orilla de un territorio que ya es de segunda clase en el mundo mediático. Pero el mundo mediático no es el mundo, la telenovela no es la realidad nacional, Mary Rose no es más prócer de nuestra cultura que Redolés ni las semanas musicales de Frutillar son más "culturales" que un show de los Bunkers en Maipú.

Hablar con desprecio del "papá estado" es un clásico argumento del ámbito neoliberal, que sólo valora las actividades que generan plusvalía, intereses sobre el capital y venta de productos y servicios. Pero a través de la toda la historia humana el arte siempre ha sido una actividad subvencionada de una u otra manera, incluso por la iglesia católica, pues es una activdad tan necesaria como la salud y el transporte. Tiene que ver con expresarnos, comunicarnos, pasarlo bien, discutir y con nuestro lenguaje, intelecto y socialización. Entre otras cosas, el arte es lo que nos diferencia de las hormigas y las abejas.

En esta sociedad cada vez más enferma de consumista, todavía hay gente que se dedica al arte, por suerte. Y gente como G.B, también por suerte, que se dedica a pensar en el asunto y nos provoca reflexión con su claridad. No hay que tirar la esponja, pero tampoco hay que hacer como que todo está bien y sentir que porque fuimos a la ópera y pagamos la entrada estamos favoreciendo el arte. Eso sería tan torpe como creer que porque donamos unos pesos al Hogar de Cristo vamos a mejorar la distribución del ingreso. Hace falta tomarnos el arte como algo distinto que el modelo impuesto por el primer mundo, y en hacerlo Chile tiene algunos grandes exponentes.

Ahora necesitamos, a través de la estructura orgánica que está dispuesta para ello (el gobierno), tomarnos más en serio el tema, hacer que iniciativas como el FONDART y órganos como TVN y la Universidad de Chile no estén sujetos a una lógica del mundo neoliberal ni ejercan un especie de limosna artística, si no que fomenten, gatillen, canalicen y subvencionen esos quehaceres culturales que nada tienen que ver con Rojo ni con la compañía telefónica.

A propósito de Argentina, esta noche toca Spinetta y se que su show genera una convocatoria maravillosa. Por qué si tenemos shows de calidad equivalente, nadie paga entradas de $15 mil pesos por ir a verlos? al parecer el chileno medio no valora el arte que se hace en Chile. Pero en gran parte es porque hay una industria que usa los medios de comunicación para hacernos creer que así es la realidad. Y porque el gobierno y los empresarios chilenos no se creen nuestro propio cuento y no ayudan, no invierten, no subvencionan adecuadamente. Y es una tontera porque a veces el arte incluso puede ser buen negocio. No lo digo desde un terreno de lo fantasioso, si no desde mi lugar como parte de un negocio discográfico, y como un participante activo de esa "escena" que según Victor no existe.

Entre otras cosas, hay que dejar de ver tanta tele y leer tanto diario manipulador, poner los ojos más en la calle, salir a oír nuestra música, nuestro teatro y nuestras artes visuales, conversar más acerca de estos temas. A todo esto: Qué es el arte?

HUINCHITA dijo...

Paloma: llegué a tu blog por un post que pusiste en el blog de mi amigo raimundo encina, y supe que eras periodista y trabajas en el area de salud. Yo acabo de egresar y lo que mas me gusta lejos es el periodismo cientifico y la medicina...donde trabajas, que haces?, sabes donde puedo postular para trabajar en el area que me gusta?...te agradeceria muchisimo tu respuesta ya que eres de las pocas personas que conozco que se dedican al tema.
Muchos saludos...
Camila Sánchez.

Jorge dijo...

El Arte es la emoción hecha forma.
No es del mercado ni de nadie, felizmente la Obra Artistica es independiente hasta de su Autor, cobra vida propia.
Cortazar por ahi habla de las re-caidas,"me caigo y me levanto" y es que tantos que caemos y algunos que nos levantamos que el mercado se nos cuela por ahi, entra por donde renunciamos seguir.
No renuncies!, "pasaran" los apernados de siempre y al final quedarán las obras, los demás pasarán al olvido como las joyas que usaron en la última inauguración.
Un abrazo y ánimo!

gonzalo dijo...

Por favor: no sueñes




Por favor: no sueñes,
no te pienses libre,
no imagines sacapuntas
Y que barcos de hijos nuestros
que te miran con tristeza,
no prepares comida para antes de las ocho,
no esperes por la mañana el desayuno,
no grites de silencio en noches tibias y tuyas.

Por favor: no sueñes,
no amanezcan mojadas al centro de mi cama,
no camines desnuda por el borde de las olas,
no inventes ciudades que aman el mar.

Por favor: no sueñes,
no te mires en mis ojos,
no desciendas del cielo para verme feliz.

No sueñes.
No importa.
Porque tu carne y la mía soñarán por ti.

HUINCHITA dijo...

Colega: te pasate por los datos...eres un encanto!!!
Camila.

corazondesandia dijo...

muy interesante el post, tambien estudié cosas similares, también he sido curador desde lugares donde hace frío o un calor insoportable, en barrios mesquinos y criminales, pero es bueno darse una vuelta por los lugares mencionados para darse cuenta que en santiago el arte tiene mucha relación con el consumo del, el under siempre se reinventa y en eso trabajamos.

sinseso dijo...

que certeras las palabras de tu amigo

veka dijo...

bien latero el blog...
ufale!

Anónimo dijo...

Raedos.

Victor Hugo. Te invito a ser un tipo que con la poca identidad cultural -todo- que tenenos, no te dejes llevar por cabrones "chanta", los argentinos -que tengo buenos conocidos- se la creen pero ya ves estan kgados hasta chuparse su propio "pico". Te invito a creertela pero no siguiendo el mismo patron gaucho cordillerano.

Grax