miércoles, junio 28, 2006

El trueque es fecundo

"Te cambio alojamiento por historias de viaje", le dije.

Eso fue hace 12 años cuando el ornitólogo quebecuá Jacques Sirois buscaba un lugar para acampar en Algarrobo.

Mientras realizábamos la tradicional caminata desde el centro al Canelo-Canelillo junto a un grupo de amigos, vimos pasar varias veces al gringo en una bicicleta y, finalmente, lo encontramos descansando cerca de la Isla de los Pingüinos.

Nos contó que venía recorriendo Chile de sur a norte, siguiendo el camino de unas aves para estudiar su comportamiento migratorio y que quería acampar en alguna playa para retomar su viaje al día siguiente.

Le expliqué que no había ningún camping por ahí cerca y que en la casa tenía una pieza desocupada.

Recordé cuando era niña, tocaban el timbre y pedían intercambiar plantas por ropa. "… pero el alojamiento no es gratis, quiero que te quedes, pero a cambio deberás hablarnos de tu vida en Canadá, de los pájaros y de tu recorrido por Chile".

Él estuvo de acuerdo.

Sirois resultó ser un tipo encantador, muy simpático y que tenía historias para quedarse por meses en Algarrobo, pero fue sólo esa noche, cuando mezclando inglés, francés y español, nos habló de la casa que compartía con un amigo… que quedaba junto a un lago… donde el continente se pierde en el norte.

Nos contó de pájaros y de los feroces osos que habitaban el lugar, de cómo cada cierto tiempo visitaban las ciudades sembrando el terror de los habitantes, de esas personas que constituían uno de los grupos humanos con más alto índice de depresión del mundo, por las pocas horas de luz que tenían durante el invierno. Y nos contó mil cosas más de sus viajes y recuerdos, hasta que llegó la hora de dormir.

A la mañana siguiente, muy temprano nos despedimos de él y lo vimos alejarse en su bicicleta. Como mi vida es una teleserie pobre, lo volví a encontrar una semana más tarde en una feria temática en la Estación Mapocho. Conversamos por algunos minutos, nos despedimos con un fuerte abrazo y nunca más lo volví a ver.

Siempre añoro esta historia y la saco del sombrero para todo el que ponga su oído en mí. En eso estaba hace un par de semanas, cuando pensé que con la maravillosa herramienta (Internet) tal vez podría rastrear el destino de este hombre. Y así lo hice.

Encontré muy poca información, hasta que finalmente, tratando de unir los seis grados, le escribí a Susan Eros del Canadian Wildlife Service de Canadá, suponiendo que podía tener alguna pista para contactar a Sirois.

Hoy en mi correo encontré un email de ella donde veo que amablemente hizo la gestión, dice que logró contactarlo y que él la autorizó para que me diera sus datos.

Ahora estoy a poco de volver a contactar a este hombre. La pregunta es qué le puedo ofrecer ahora por sus historias… tal vez le gusten las mías, tal vez prefiera plantas o ropa. Sea como sea, sigo confiando en que el trueque es fecundo.

21 comentarios:

:: ritalin :: dijo...

Wow. Cualquier cosa en trueque por una conversación con alguien así, debe quedar como poco. Ese tipo si que tiene una teleserie de full producción, jeje.

Any dijo...

es lindo en contrarnos con gente ke te deja algo en la vida una historia ,un libro , finalmente la vida esta hecha de recuerdo un bso

Daniel dijo...

Creo que historias de tu vida, me imagino que ese debe ser un buen trueque. Saludos

Loredana dijo...

usted no me aprovecha amiga.
yo vivo en el Québec y hablo el francés y soy materia dispuesta.

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Buen trueque!!!


Es interesantísimo nutrirse de las cosas "interesantes" de la vida del resto. Me acuerdo cuando nos conocimos... ¡¡¡me tapaste a preguntas sobre mi!!! JA


Un abrazo

///// dijo...

Dile que entre a mi blog.

Samuel Salgado dijo...

baldosas

Alvaro y sus desvaríos dijo...

llegué por casualidad por acá, y me gustó mucho tu blog. creo que tienes muchas, pero muchas historias que contar
ha sido realmente un gusto leerte

nos leemos ¡¡

Anónimo dijo...

nada que ver con el tema, pero
ocupe una foto de tu pagina para definir "divino anticristo" en wikipedia.
Si quieres que la saque, solo mailme.

Carlosco85@hotmail.com

PD: se que primero se pregunta y luego la ocupo, es solo que es un poco tarde , y manana tal vez no tendre ganas de hacerlo.

Agneshka dijo...

El trueque es un gran sistema económico.

Ahora, historia por historia me parece de lo más justo.

Shlomit Baytelman dijo...

Paloma ,mi querida Palomita................No tengo palabras para trasmitir la emoción que me produjo tu relato..................................!Vivan los trueques!

Te quiero mucho.

Shlomit.

Carlo dijo...

el hombre siguiendo la huella de las aves mientras deja a su paso un halo de historias "migratorias"...
beso...

Sin Azúcar dijo...

Que entrete. A m[i me encanta conocer gente y escuchar historias...es que cada persona es un universo distinto y ahí está la maravilla.

Te recomiendo una película-documental maravillosa sobre la migación de las aves: 'Winged Migration'...una verdadera obra de arte!!!!

Seguramente ya sabes, pero porsiaca... hay guías de teléfono en internet donde puede ubicar a tu amigo....pero parece que ya tienes su email.

Yo he conocido gente de las formas más inexplicables, y con muchos de ellos aún mantengo una linda amistad.

Loredana dijo...

bueno amiga, usted nunca me dijo si le interesaba en el contacto con este québécoise.
si le soy de ayuda, dígame.

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Hola: Tu blog ha sido seleccionado para los destacados de esta semana.-

Pablo dijo...

Interesante lo de contar historias y lo que mencionaste en el post anterior sobre los seis grados de separación. Justo hace algunos meses leí un libro llamado "Six degrees" de un sociólogo gringo que muestra las aplicaciones del concepto al análisis social. Fascinante.

Yo hice ahora un intento de juntar las dos cosas: contar una historia y unir elementos que parecen estar a 6 o más grados de distancia entre sí, a propósito del mundial de fútbol.

Saludos, Pablo.

Negro Astorga dijo...

Oye .. pero que buena historia... te pasaste... se deguro fué una noche increible... los temas fasinantes... felicitaciones... re bueno el post...
saludos


Negro Astorga

l'analfabeta dijo...

p a l o m a
qué linda introducción a una historia que creo empieza y como la vida y el mundo, el pañuelo, los grados y todo junto y revuelto, las cosas cuando son, son, y no hay más tutía...fluyen.

besukito desde el verano.

Beatriz Valenzuela dijo...

palomaaaaaaaa: tengo una historia muy parecida con un navegante solitario que llegò al puerto de Valparaiso en un velero. Leì una nota en el Diario y partimos con mi amigo Peter a visitarlo... ya te contarè la historia en mi blog, pues me contò una historia que me sirve para momentos dificiles... ya nos vemos para pintar las mascaras, he estado superocupada, pero ya me estoy organizando. saludos

Zaratustra dijo...

Aca tambien tenemos osos, algunos manejan y la mayoria usa corbata...

marmitt dijo...

Conheci Jacques numa viagem à Antárctica em dezembro de 2007. É realmente uma pessoa muito interessante