martes, noviembre 27, 2007

Google, luego existo

“Me escribe y asegura que se llama así, pero no le creo nada al tipo ese y se lo dije, virtualemnte, a la cara: mira, todo lo que me cuentas me suena a mentira, además, te googlié y no encontré nada, es decir, si conozco a alguien que trabaja en un ámbito moderno y tecnológico, como tú, que tiene entre 15 y 45 años, como tú, y lo googleo y resulta que google no lo conoce, entonces esa persona no existe. Así de simple, no existe”.

Francisco, que estaba en el living leyendo, dejó su libro y nos miró preocupado. “¿Qué pasa Pancho, acaso tú nunca te has googleado?”, preguntó Daniela. “No, nunca”, respondió mientras corría al computador para teclear su nombre con desesperación. “FRAN-CIS-CO E-CHE-VE-RRÍA… A mira, tengo un official website… lástima que no soy yo”.

Entonces le dimos instrucciones sobre poner su nombre entre comillas, buscar sólo en Chile, o incluir su segundo apellido, pero no hubo caso. Descubrimos que nuestro amigo no existía y ahí, delante de nuestros ojos, José Francisco Echeverría Edwards se desvaneció.

* Un regalo para que nuestro querido Pancho vuelva a existir: Pancho Echeverría, Francisco Echeverría, Echeverría Francisco, Echeverría Edwards, José Francisco Echeverría… Todas las combinaciones para enmendar el daño hecho a su espíritu que, creemos, sigue en algún lugar de la red. Escúchanos Google te rogamos. Amén.

15 comentarios:

Mikel Tripulante dijo...

Vaya, una historia concisa, buena, intrigante, y adaptada a las cualidades existenciales de nuestros tiempos...

Vengo siguiendo tu blog desde hace algún tiempo, pero creo que este es mi primer comentario...

Saludos...
Atte. Mikel

:: CLauD!o :: dijo...

yo creo lo mismo ... si no está en Google, no existe! ... claro, si no se da la coincidencia de nombre, habrá que mirarse al espejo, para confirmar nuestra propia existencia. digo yo.

Paloma dijo...

Lo más divertido de todo es que primero Pancho puso su nombre y la conexión de internet se cayó. Después, cuando me mandó su foto, decía: "quiero aparecer en google y ser el único". Finalmente, cuando puse el texto en blogger y pinché "publicar" apareció un mensaje que decía "lo sentimos, pero no es posible llevar a cabo su solicitud", entonces nos imaginamos que en realidad el mensaje era "lo sentimos, pero no es posible llevar a cabo su solicitud porque Pancho no existe".
Jajaja

Lautaro Ferrada Q. dijo...

Ja ja ja, ta`muy wena la anécdota. La verdad es que casi todos los "Inmigrantes Digitales" no existen en Google y buena parte de los nativos también.
Aquí se habla del "Mundo Digital"
http://docs.google.com/Doc?id=ddttrkpp_29c595pr

Saludos

Lautaro Ferrada Q. dijo...

Ah! pero... y el libro... ¿Cuál es el libro?

Paloma dijo...

Uyyy... la verdad no me fijé cual era el libro. Podemos inventar algo con fines literarios, quieres proponer? Jajajaja.

Saludos
Paloma

Lautaro Ferrada Q. dijo...

¡¡Te pillé chanchito Paloma!!
Acabo de comprobar que el libro no existe, que todo es un provocativo invento tuyo... googlié el texto íntegro que citaste del libro en cuestión y no apareció nada, nada de nada... Conclusión categórica y final: "EL LIBRO NO EXISTE" ja ja ja ja...

Any´s dijo...

yo tampoco estoy google......


= soy felizzz

bso

Anónimo dijo...

NO SE LIMITEN .......SI NO EXISTE EN EL GOOGLE....CLARAMENTE SE EXISTE....PALOMA ANTES DE TU BLOG QUE FUISTE.....LA NO EXISTENCIA MISMA CREO QUE ES TAN ASI.....
EN QUE MUNDO VIVES
COMENTARIOS ESPERO

navasal@gmail.com

Paloma dijo...

Hola Navasal...
Antes de Google e Internet era persona... ahora soy una persona virtual, jajaja.
Estimado, el post es más bien un chiste y una reflexión sobre cómo Google e Internet han cobrado tanta importancia en la vida de muchos... Tengo amigos valiosísimos que ni siquiera tienen teléfono celular, menos tienen mail... Y son personas y existen y vaya que es importante su existencia, para el mundo y para mí.
Muchísimas gracias por venir a comentar y a debatir.
La anécdota es real (aunque claramente Pancho no se desvaneció, ese sólo un recurso literario)... Lautaro comprendió absolútamente el humor de la historia. Puntos para ti amigo mío.

Rodrigo dijo...

saludos.
existo, aunque no use celular, existo, al menos eso debería decir tu agenda de google.
jejejeje...
existo aunque un poco arremolinado en este tiempo de fin de año.
abrazo cariñoso

Bárbara dijo...

Que fuerte que el par�metro de la existencia sea aparecer o no en google. Yo me googli� y efectivamente aparezco, por una pega poco digna de productora de fotos que alguna vez tuve, pero en fin. Aunque exista, el indicador de mi existencia no es el que yo quisiera.
Un abrazo, y vuelvo a leerte!

Anónimo dijo...

"me escribe que se llama así, pero no le creo nada: lo googlié y no encontré nada"

jeje

me googlié y encontré, además de Yo, varios pablo trincado; un experto en 3D, un médico en españa, un director de marketing, un ajedrecista, etc.

Así puedo decir: creo que estás confundida, el que conociste era otro pablo, yo soy el dentista que vive en china, googleame.

jeje.

saludos.-

Anónimo dijo...

Paloma navasal nuevamente.....creo me fui en analisis profundo sin retorno........muy bien tu aclaracion......
En todo caso tu blog lo encontre
CON LOS OJOS EN EL GOOGLE
Qe estes muy bien , Gracias

navasal@gmail.com

Fran dijo...

Uh, yo sí lo he hecho. Y SALGO!
PD: a principios de enero voy a exponer mis fotos en la Municipalidad de Provi... te mandaré invitació a tu mail.

Saludos