miércoles, marzo 21, 2007

¿Dónde está el teniente Bello?


Conocí a Iván y Yanko hace más de una década en una casa donde conversamos con un gran cuadro figurativo-surrealista como telón de fondo. Hasta hoy recuerdo esa pintura por su marcada influencia de Dalí y los delfines espectaculares que mostraba la escena. Desde entonces decidí que me encantaba la obra de Iván Godoy.

Pasó mucho tiempo y lo volví a encontrar junto a Yanko Rosenmann en el jardín de la casa de la Pilo, mi madre. También volví a reencontrarme con la obra de Iván, que en 2003 estaba enfocada en el concepto de la última cena, el pan, el vino, la mesa servida.

Anoche fui al Museo Nacional de Bellas Artes a la inauguración de su muestra más reciente y quedé gratamente sorprendida por la coherencia y la fuerza del trabajo que realizó junto a Yanko.

Se trata de una investigación, de una aventura, de un vuelo arriesgado, emotivo y mágico. Un rescate de la memoria para reivindicar la figura del teniente Alejandro Bello Silva, quien el 9 de marzo de 1914 despegó a bordo de su aeronave para cumplir con la última prueba que le permitiría obtener su título como piloto profesional. Sin embargo, el teniente Bello nunca llegó a su destino en Cartagena y, desde entonces, su apellido se ha usado para referirse a distraídos y extraviados.

Bajé a la sala subterránea del museo. A un lado del espacio encontré una serie maravillosa de 16 cuadros de Iván que simulan pizarrones negros con instrucciones de vuelo, mapas y dibujos de complejas piezas de mecánica aeronáutica. En el medio, 93 retratos de personas desaparecidas o extraviadas y, en la otra mitad, se montó una recreación filmada del último vuelo de Alejandro Bello.

Son cuatro pantallas con grabaciones hechas en un avión biplano desde el casco de piloto (frente), el timón trasero (posterior) y las alas (laterales), lo que permite al espectador sentir que va pilotando y que experimenta “el punto de no retorno” al que llegó Bello antes de convertirse en mito. Como planteó Vicente Huidobro: “los cuatro puntos cardinales son tres: el Norte y el Sur”.

Yanko dice que este es el rescate de una figura patrimonial que se perdió en el cielo desafiando a Newton, “porque no todo lo que sube tiene que bajar”.


Imperdible:
“Bitácora Perdida del Teniente Alejandro Bello Silva”
Museo Nacional de Bellas Artes
Del 21 de marzo al 20 de mayo

14 comentarios:

Tanino dijo...

Jolines! que "Bello" post... ya me imagino al susodicho teniente suspendido en el aire, tratando de bajar a perpetuidad.
quizás fue abducido.
bueh!
un beso
Giuseppe Tanino

Nelson Salinas dijo...

El misterio de este, que perdido encontro refugio el la cultura, en la raiz, el alma y en cada Chileno... Que perdido o distraido se hace llamar teniente bello!!!!

Te felicito....


http://desdoblamientointelectual.blogia.com

Loredana dijo...

yo creo que nunca despegó.
era un terrenal.

Anónimo dijo...

yo creo que si despego, y fue tan lejos que lo perdimos de vista.
T.

in.tuyo dijo...

Perderse de vista. Pasa hasta en las mejores familias. Ir de viaje, perderse, perder. Tan presente en la historia del ser humano, motivo de obras teatrales, musicales, poesía y prosa, ópera, novela y cine. Perdidos en el Espacio, Perdidos en Tokyio. Lost. Romeo y Julieta podría llamarse "perdidos en el tiempo". La sociedad de hoy, tanto estímulo, tanta necesidad artificial, tan fácil perderse, "tan fácil echarlo a perder" como dice la canción de Marcelo. Cada uno de nosotros tiene adentro a un Teniente Bello, todos podemos perder la brújula, creer que el norte era el sur y "que tu corazón, su casa". Para Alejandro Bello Silva ya es tarde. Para algunos de nosotros, quizás aún hay tiempo.

Anónimo dijo...

"creer que el norte era el sur y que tu corazón, su casa"

Se equivocó la Paloma????

gonzalo dijo...

gracias por el viaje a lo desaparecido que nos propones.

La_Keka dijo...

Que buen trabajo, de pura metete visite el sitio y me encanto.
Como siempre mi más sincero agradecimiento por mostrarnos estos panoramas.

Un abrazozote!!!
Saludos.

Shlomit Baytelman dijo...

Palomita, a propósito de desaparecidos, te cuento que volví a la vida bloguera, si puedes difundirlo te lo agradecería......y prometo regar la plantita para que no se seque.

Un gran abrazo mi sobrina querida.

Shlomit.

Anónimo dijo...

hola me como estas ? bso
Any´s ahora en http://puntosiete.blogspot.com/

andreida dijo...

q lindo!

Punto 7 dijo...

gracias por tu visita ha yo nose del teniente bello pero lo ke si se es ke siempre ando perdida por la vida pero siempre en el lugar indicado jijii

AVELINO dijo...

CREO QUE BELLO PASO POR UNA VENTANA COSMICA,ES DECIR,POR UNA PUERTA O PASILLO A UNA DIMENCION DESCONOCIDA.PUEDE SER A LA CUARTA DIMENCION.HAY MUCHOS CASOS DOCUMENTADOS DE PERSONAS A TRAVEZ DE LOS SIGLOS,QUE HAN DESAPARECIDO EN UN ABRIR Y CERRAR DE OJOS INCLUSO A VISTA Y PACIENCIA DE OTRAS PERSONAS.

TODO ES POSIBLE EN ESTE MUNDO AL IGUAL COMO TODO PUEDE SUCEDER.-

Anónimo dijo...

yo se lo que le paso no se perdio
yo lo se y no les dire