lunes, mayo 07, 2007

De Pirque a Canudos

Pertenecer. Esa es la palabra. Cuántos realmente pertenecemos. Cuántos nos sentimos parte de algo: de una familia, de un grupo de amigos, de una religión, de un organismo, de un partido político, de una profesión.

Mis pertenencias son disgregadas. Me cuesta entrar a grupos, pero lo deseo, lo anhelo con envidia de la mala. Me gusta cuando la gente se mueve en conjunto por una causa, como una manada pensante. Pero además de algunos amigos y mi bella familia… No pertenezco ni en lo superficial ni en lo profundo. Me cuesta seguir una moda, tanto como me cuesta abrazar una causa con vehemencia, con esa fuerza de la gente que da la vida por lo que cree. Yo no le he hecho, no lo hago y no sé si lo haré.

Así, a medida que se deja ver, me ha parecido cada vez más hermosa la forma de vida que llevan los habitantes de la Comunidad Ecológica Cristiana de Pirque. Esa es la forma en que los medios han llamado a estas cuatro familias que viven juntas, que cultivan la tierra, venden pan, educan a sus niños y rezan varias veces al día. Me gusta cómo tratan de proteger su consecuencia, me gusta su descontento frente a “el sistema”, me gustan sus ganas de hacer las cosas de una forma distinta desde la espiritualidad y desde el sentimiento.

Hoy en la mañana vi una entrevista que Carolina Urrejola hizo al interior de la comunidad, en forma exclusiva para la señal católica. Pensé en el compadrazgo, en que tal vez había obtenido la oportunidad de entrar por pertenecer a un cierto círculo social, los amigos en común. Pensé en eso por la sensibilidad y cercanía que mostró tanto en la entrevista como en sus opiniones posteriores en el estudio de Canal 13.

¿Es eso periodismo o amistad? Extrañé preguntas más incisivas, extrañé verla más políticamente incorrecta y no evidenciar con tanta claridad lo mucho que le agrada la forma de vida que se lleva al interior del predio. A mí también me conmueve el modo en que ellos pertenecen, pero intentaría abordar el tema desde una objetividad más dura.

No se si por la mala envidia, podría decir, por ejemplo, que al ver la vida de este grupo recordé los primeros días de la peregrinación de Antonio Conselheiro en su viaje hacia Canudos. El protagonista de “La Guerra del Fin del Mundo”, de Mario Vargas Llosa, es un líder espiritual que durante varios años recorre Brasil, de poblado en poblado, formando una especie de misión que busca volver a la esencia del cristianismo. Es cierto que comparten el objetivo central con los personajes de Pirque, pero los seguidores del consejero abrazan desde la violencia su peregrinar religioso, la mayoría es gente pobre, enfermos y bandidos justicieros.

Sea como sea, ambos están fuera del sistema.

Para escribir esta novela, Vargas Llosa se basó en hechos reales de la historia brasileña del siglo XIX, tan reales como la vida del pequeño grupo de habitantes de la comunidad de Pirque.

Esta mañana vi como Roberto Snack, el líder de la agrupación, con respecto al hecho que generó interés en la opinión pública, explicó que el entierro de Jocelyn Rivas en el predio lo realizaron para no pasar por todo el vejamen que hubiera significado una posible autopsia y un rito funerario convencional. Reconoció como un error y una torpeza no haber seguido los pasos que la Ley obliga.

Entonces me pregunto hasta qué punto el pertenecer con consecuencia es posible, hasta qué punto seguir lo que uno cree es aceptable en relación con los parámetros de nuestra sociedad. Dónde están los límites. Qué es lo correcto.

Pienso en algunas palabras: tonto, sinsentido, amar, creer, razonar, valiente.

14 comentarios:

R.M. Contreras Collins dijo...

Buen día Paloma,

He leído tu articulo y me siento identificado con respecto al sentido de pertenencia que uno debe buscar.

Pienso que uno debe tenerlo, ahora considero también que uno pierde el sentido de pertenencia cuando adscribe a una religión o partido político fundamentalmente, ya que, por tener "dogmas" pasan a ser creencias y por ende no se pueden discutir y analizas muy profundamente sus principios y bases.

Respecto a lo de Pirque, desconozco los antecedentes, pero el tema del Sentido de Pertenecía, es interesante de desarrollar.

Un cordial saludo.,
R.M. Contreras Collins.

in.tuyo dijo...

Uf, tu sabes, la palabra pertenecer es tremenda. Cómo pertenecer? Cómo sentirse en casa? Se puede decidir pertenecer? Creo que la vez que mas me he sentido pertenecer fue cuando estaba en el colegio, el mismo que tu. Curiosamente, creo que Carolina también fué al mismo, no? Tu tienes una familia altamente perteneciente, y yo me siento tu amigo con pertenencia también, y se cómo eres de incondicional con la amistad. Si no has tenido que arriesgar la vida por estos perteneceres, es porque las circunstancias no lo han requerido, no porque no puedas. No sabes la suerte que tienes. Hay otras partes del mundo y otros momentos de la historia en que arriesgar la vida es o era cosa de casi cada día -yo viví un poco de eso, muy poco- y no lo quiero para mi ni para la gente que amo. Veo en ti el potencial de la pertenencia y del compromiso. Acaso no cambiarías toda tu vida por un Emilio?

Gracias a ti, por recordarme esta palabra y hacerme reflexionar en torno a ella.

Anónimo dijo...

La autopsia no es un vejamen. Es un procedimiento que se hace con el mismo respeto y entrega con que se trata a un paciente vivo.
Pero se sabe tan poco y en tan mal momento, que entiendo el rechazo que provoca... a mi también me ha tocado estar al otro lado de la puerta.

Sin embargo, a pesar de la pertenecia y la consecuencia, hay errores que no se pueden comenter aunque sean de buena fe. Querámoslo o no, formamos parte de una sociedad con límites. Hemos trabajado para ello y nuestro deber es manejarnos dentro del margen establecido. No podemos aislarnos para vivir en una burbuja y así ignorar lo que está pasando afuera.

Saludos.

Paloma dijo...

Me parece interesante el comentario anónimo. Pero para mí, los comentarios sólo tienen valor cuando tienen nombre.

Me da pena la gente que tiene que comentar desde lo oculto, como si ni siquiera perteneciera a sí misma. Como si sufriera de anonimato, como quien sufre una enfermedad.

Anónimo dijo...

hola paloma,
no estoy de acuerdo con tu afinidad a la "comunidad ecológica". Creo que cuando uno pierde su sentido de individuo en una comunidad,(un grupo de individuos), y se transforma en un grupo homogéneo, visible sólo a través de la cara de un supuesto "líder" o una "idea", se pierde el sentido mas profundo del ser humano, que es la individualidad, y nuestra capacidad de compartirla a través de la comunicación. Creo que el verdadero anonimato es ése, mezclarse en el "grupo", transformarse en un "ideal", y renegar de la responsabilidad como persona única frente a la sociedad.

Puedo entender que una mujer joven quiera tener un parto natural, pero no puedo entender el egoísmo de un grupo de personas que la ven sufrir y enfermar, y por un supuesto "Dios", no pedir ayuda. Mucho menos puedo entender que no permitan a un niño ver el mundo y toda su diversidad, imponiendo una educación cautiva.

Hace unos días me visitó mi padre, que no veía hace algunos meses, comimos, y escuchamos simon and garfunkel, tom waits, john coltrane. Conversamos de los años 70, de que en un mismo momento aparecieran corrientes musicales tan disímiles como simon and garfunkel, motorhead, velvet underground, the doors, miles davis, y a pesar de esto, toda ésa juventud se identifique con una época.

El sábado fui a ver a nicole, y hace unos sábados atrás, terminé esuchando ac/dc en el bar de rene. Esa es la comunidad donde quiero estar, con dios, con el diablo, y con todos los santos¡

disculpa lo extendido del comment, y gracias por el espacio a la discusión.

pablo.

Loredana dijo...

palomilla: se hace cada vez más común el sentimiento de no pertenencia.
no te pasaba en la facultad, con algunos seres por ahí?. como que estuvieron, pero nunca lo estaron.

la misma wea acá.

un beso.

espero que lo de new york haya estado de pelos y quiero que me visites en Lou Lou!!!.

me gustan sus comentarios amiga.

Esteban Salinero dijo...

Hace mucho tiempo sospecho que en este país para llevar una vida alternativa, si a esa comunidad puede llamársele alternativa o de ghetto, como los Cahuala en Chiloé, hay que tener algo más que la intención. Dinero, para ser más exactos, y darse el burgués lujito de incorporarse mediante el contacto educacional, alternativo o de alta alcurnia, a ese "mundillo zen".
Cierta vez comenté a una ex amiga, que hay personajes que llevan esa existencia para justificar su vagancia. Para ser más exactos dije respecto de cierto personaje: "Ese es un vago que se reviste de cierta sensibilidad social para justificar la vida disipada que lleva". "Pertenecía" a cierto movimiento de foros mundiales alternativos. ¿Seguirá "perteneciendo"? Lo último que supe de ese muchacho es que iba metido en un grupo de malabaristas camino de los Balcanes.
"Pertenecer" en medio del nihilismo posmoderno, de la pusilanimidad y la indolencia, es un deseo y una realidad que pocos pueden darse. Estos muchachos de buena familia pueden darse el lujito, después de todo, siempre estará la casa de "mih viejoh" para recibirlos por si las cosas salen mal o bien para reinventarse.
Admiro a quienes pertenecen o anhelan pertenecer. En mi caso, yo me pertenezco a mí mismo y a dos o tres personas más. ¿El resto? es perder el tiempo, puedo asegurarlo.

Mai dijo...

Hola pasé por aqui y me gustó tu blog.

Un saludo,

Mai

La_Keka dijo...

Hola Palomilla!!!!!!
Jajajajajajajaja

Asumir el condoro no más.
Referente a la entrevista de Urrejola me quedo la sensación de liviandad.

Un montón de éxito y prosperidad!!!!!

gonzalo dijo...

vámonos a la montaña poh.

La Marsupial dijo...

Toc toc..
Hola Paloma.. A mi me ha estado dando vueltas el tema en estos días.. Es re fácil meterle carbón a la cosa y tranquilizarnos con que es una opción insana e inviable..
Pero, tb vi la entrevista de la Urrejola y escuché la declaración de Stark... y pucha que le encuentro razón cuando hace alusión a los trámites y burocracia deshumanizada relacionada con el entierro de un ser querido y que es impuesto desde "afuera" Bueno y así como eso... otros detalles..
Me lo sigo cuestionando y creo que mientras sea real que los que ahí están pueden salir cuando quieren y tienen real poder de actuar bajo su propia voluntad, el menú no me parece TAN poco atractivo.. Al menos debe satisfacer el hambre de establecer afectos desde la intimidad, el hambre de pertenencia, de compañía, y de vivir de manera egosintónica con ellos mismos.

Saludos.

Marcylor dijo...

Paloma:

Hasta donde se está viendo, parece que Starck no es más que un chanta, que un día alucina con los alienígenas, después con Dios, después con ...qué?
Y no suena raro que su grupo tenga gente de un determinado sector social?
Paso. No me gustan las manipulaciones, y ya de éstas hay muchas, usando el descontento genuino de las personas con el sistema presente. El mundo nada en chamanes chantas, seudo limpiadores de auras, y como dijo alguien más arriba, varios que justifican vagancias varias e imposibilidad de madurar haciéndose cargo de alguna responsabilidad en el escudo de alguna idea (que además muta de tiempo en tiempo: hoy SILO, mañana alienígenas, pasado ecología, pasado pasado mañana los chakras, luego Dios en persona).
Es un mercado de la fe, tan manejado por el marketing como los comerciales del Líder. Pero sin Sernac.

Anónimo dijo...

La Urrejola se olvidó que es periodista y reaccionó como la mina de colegio de monjas que es. Y como la niñita bien que es; amiga de esa gentuza que entierra a sus muertos sin decirle a nadie depues de dejarla agonisar durante semanas
Antichrist

fernando dijo...

Las personas tienen que poder elegir como vivir de manera libre. Educar también es parte de esta libertad.
La opción escolar actual mueve a llevar cada vez mas lejos se sus familias a los miemros de ella.
Hemos construido la escuela siguiendo la cosmovision de Rousseau. La separacion entre las personas ha sido cuidadosamente diseñada , de manera que está prohibido cruzar ciertos límites sin que ocurra una catastrofe. Nuestro sistema educativo establece estos límites y éstos impactan invariablemente en las relaciones afectivas de las personas y por tanto, a la familia. El distanciamiento se asegura cuando se saca de la fammilia a un pequeño de dos años para ponerlo en una guardería y cuando se separa a la familia de distintas meneras. Las personas empiezan a definir el amor con significado distinto.
La educación en el hogar puede no ser la unica manera de restaurar las relaciones con la educacion y la vida en la edad moderna, es un paso gigantesco en esa dirección. Y, es también el unico que conozco que ofrezca deshacer el modelo de Rousseau y reavivar las relaciones como lo hace la educación en el hogar.
La consrucción de relaciones entre las personas hace comprender eso de que lo esencial es invisible a los ojos
Construir y mantener estas relaciones, es lo que seguramente buscan los que quieren vivir en comunidad. Relaciones interpersonales que son desafiantes, cálidas, impredecibles, maravillosamente gratificantes, siempre cambiantes, riesgosas, demandantes, santificadoras.
Mas que acusar a la comunidad de Pirque, hay que preguntarse que buscan todos aquellos que viven en comunidades. Y nos enojamos, con ellos condenando sus conductas ya que quizas tememos algo en nostros mismos.
Nuestra seguridad en la divinidad que hacemos existir en nuestro corazón y que ellos sienten tener viva y real.
Y el educar a sus propios hijos, en sus propias casas es la manera que ellos esperan aprendan el mundo, con un significado del amor distinto al que pregono Rosseau, quien dejo a sus hijos en un hogar de crianza y pudo escribir el libro Emilio donde enseño como educar a alguien.

Fernando
www.yoaprendo.cl