lunes, enero 14, 2008

Se equivocó de casa

Hace algo más de 10 años Patricia Verdugo recibió el Premio Nacional de Periodismo y hace 12 -a mediados de 1995- estaba sentada en el auditorio de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, explicando a decenas de alumnos la importancia del compromiso con los ideales, la defensa de la verdad y la justicia y el valor del trabajo hecho con pasión.

Yo estaba allí, escuchando a la autora de libros tan relevantes como “Quemados vivos”, “Operación Siglo XX” y “Los Zarpazos del Puma”, y -en parte por ello- decidí cambiar mi rumbo, de las leyes al periodismo.

Sin duda, desde el punto de vista del servicio social, mi labor ha sido mínima comparada con las luchas de esta mujer; mi valentía diluida en lo cotidiano y jamás centrada en grandes trances históricos; mi compromiso, escéptico, sello de una generación que creció con la caída de grandes ideales.

Pero si algo apareció en mí esa tarde, fue una admiración profunda por quienes se apasionan por lo que hacen y, por ello, la certeza de que es necesario aplicar esa pasión en todos los ámbitos de la vida: en las pequeñas luchas cotidianas, en la relación con los otros, en el derecho a imaginar mundos mejores y en la posibilidad de sufrir y equivocarse y aprender y comenzar con fuerza una y otra vez.

Hoy me enteré de la muerte de Patricia Verdugo y de inmediato visualicé su imagen y su valentía como el opuesto absoluto de algo que he vivido durante los últimos meses.

En forma sistemática, una persona ha dejado comentarios anónimos muy agresivos en cada cosa que escribo, para llamar la atención generando debates absurdos o atacándome directamente. Comentarios que, también en forma sistemática, he borrado. El sujeto en cuestión dirá que son críticas, que está tratando de enseñarme a ser menos autorreferente, a mostrarme el camino correcto de los temas relevantes en los que debo fijarme como mujer, como periodista o como judía.

Menos autorreferente justo aquí, en este espacio personal donde la idea es precisamente hablar sobre lo que me sucede, sobre cómo veo el mundo, sobre cuáles son las cosas que me gustan y cuáles las cosas que me importan. Quiere que sea menos yo, en este lugar que es mi casa, que no es un sitio informativo sino que es un hogar. Quiere agredir mi esencia, y lo hace, sin dar la cara jamás, moviéndose entre las sombras, al amparo cobarde del anonimato.

No entiendo por qué, si le disgustá tanto lo que digo, está siempre pendiente de mis palabras, siendo uno de los primeros en comentar. Pareciera no tener vida propia y moverse empujado por la envidia de lo que no puede o no se atreve a tener.

Creo que soy una buena persona y que no merezco agresiones gratuitas ni ataques de ningún tipo.Para saciar su apetito, puedo decir que si este individuo quiere dañarme, ya lo hizo, si quiere amedrentarme, también ha avanzado en ello, pero no lo logrará del todo, porque lo conozco.

Su figura es tan reconocible, es la misma de los niños que acosan a sus compañeros en el colegio escribiendo en la pizarra algo que los ofenda y, cuando grandes, hablan de sus compañeros de trabajo a sus espaldas; es la misma figura de los torturadores que se sienten poderosos frente a sus víctimas vendadas; es la figura de los mediocres, de los amargados, de los que, incapaces de sobresalir por sí mismos, vuelcan sus frustraciones en quienes sí tienen capacidad de goce. Son personas que fueron ignoradas o abusadas y que, en lugar de crecer en forma positiva a partir del dolor, alimentan el círculo del maltrato, descargándose en otros, en aquellos que pueden transitar por la vida felices, aquellos que tienen algún talento.

En mi caso, sé que no gozo de un intelecto superior, ni de capacidades como las que tuvo Patricia Verdugo, pero hace mucho valoro como única mi forma de ver el mundo, la disfruto y me gusta compartirla.

Bienvenidos son los amigos, los que imaginan mi voz a medida que leen y se ríen o se emocionan. Bienvenidos también los que están en desacuerdo y vienen dispuestos a exponer sus ideas y críticas con respeto y dando la cara.

Usted, el cobarde, el mediocre, el agresor, el hijo del abuso y la tortura, no es bienvenido en mi casa, así que váyase a otra parte o abra su propio blog para volcar allí su rabia contra el mundo. Pero déjeme decirle que nunca logrará tener un hogar como éste, porque para eso se necesita luz, algo que usted no tiene y que jamás tendrá.

36 comentarios:

Ignace / micronauta dijo...

Está lleno de gente así, alguna más conocida que otra, que aprendió a que el daño fuera parte de su sistema de vida y quizás no sabe vivir de otra forma.

Tu siempre serás bienvenida donde sea que yo llame casa.

Siempre.

Pamela Albarracín dijo...

Palomita
Eres luz.
abrazo grande grande

gonzalo dijo...

un abrazo amiga.

Claudio Merino dijo...

notable post. filo con los trolls paloma.

Marcelo dijo...

Es un lujo poder visitar tu "hogar", un lugar donde podemos recordar a la familia o viejas emociones con tus relatos; o reirnos de esas cosas raras de la vida; saber de alguna campaña o hasta un simple "reclamo".

Sigue así.

Gracias x la bienvenida!

Fran dijo...

Que lata que te molesten con lo lindo que escribes y describes tu mundo!

Afuera malhechores !

Saludos,

Pía Bórquez dijo...

me encanta leerte y te felicito por este post.

cariños

Anónimo dijo...

Yo no te leo siempre, pero sí te tengo en mi blogline. Nunca comento, hasta ahora, porque encuentro terrible que alguien te haya causado tanta angustia por el sólo hecho de expresarte.
Tienes todo mi apoyo y la persona que te hace sentir tan mal, que se vaya a otro lado. Este espacio es libre y el derecho a expresarnos nos lo hemos ganado después de muchas batallas.

Claudia

pepe dijo...

Paloma :
Tu y lo que escribes es un remanso de Blanca Luz Nupcial...recibe toda mi admiracion.

Jose Miguel Gallardo

Any´s dijo...

hola niña como estas ???


que la luz te acompañe

bsooo any

xaulin

Karimchi dijo...

Al tipo mala leche: Ustedes no son bienvenidos en ninguna parte.

Paloma: Por suerte existen "hogares" como el tuyo, acogedores, sencillos y reconfortantes para el espíritu.

Raffo Bertón dijo...

Noble blog como supongo noble a la autora. Paloma, éste es el precio de la verdad, del corazón sincero, y de las puertas abiertas. A animarse, que la luz siempre perturba a los que vivien en oscuridad.

Visitaré tu casa porque he sentido la calidez de tu hogar; también eres bienvenida en la mía.

BERNARDINO dijo...

PALOMA, JUNTO CON SALUDARTE, ME HAGO ECO DE TUS PALABRAS PARA PATRICIA VERDUJO, MUJER DE OVARIOS BIEN PUESTOS............QUIEN YA ESTA DESCANSANDO EN EL REGAZO DE SU PADRE.........

SALUDOS DESDE RANCAGUA.

Jaime Hip Hidalgo dijo...

Hola Paloma, mucho tiempo sin visitar tu pagina, pero solidarizo contigo. Ese tipo... no es persona, de seguro lo define la cobardia, la madre de las miserias. Un abrazo para ti, como mujer, como periodista y como judia.
Al final, no importa.
Visita mi pagina, nacio mi hija

www.jaime-hip-hidalgo.blogspot.com

bernardino dijo...

JUDIOS, PALESTINOS, MAPUCHES, HOMOSEXUALES, LESBIANAS, COMUNISTAS, DERECHISTAS...........
TODOS NOSSOTROS TENEMOS EL DERECHO A NO CONCORDAR CON POSTURAS DE OTROS....INCLUSO PODEMOS OPINAR...PERO CUANDO ESA OPINION SOLO SE TRADUCE EN ATAQUES Y FALACIAS......SE PIERDE TODA VALIDEZ...........SOLO ES UNA INTOLERANCIA CERRADA, QUE OBVIAMENTE NADA APORTA.....¡¡SOLO BASTA RECORDAR NUESTRA HISTORIA RECIENTE COMO PAIS¡¡

UN BESO Y UNA ABRAZO DESDE RANCAGUA.............LA CIUDAD DE LA OTRA PALOMA

Victor Hugo Durán dijo...

Paloma.
No es necesario siquiera destinar parte de tu tiempo a pensar en sujetos de esa calaña.
Y tu vida tiene tanta o más pasión que la que puso nuestra colega Patricia Verdugo en su labor profesional. Los "grandes" ideales no siempre son los más publicitados, o los que concuerdan con la mayoría de la gente... los "grandes" son aquellos que nos muestran que estamos contribuyendo a un mundo mejor. Eso lo hace grande por sí solo... y tú lo estás haciendo...

Un abrazo grandote

VH

MauricioHasbun dijo...

Un abrazo, sigue con tu blog pese a todo, es entretenido, nos hace bien a todos,
mauricio hasbún

Juan Carlos Araya A dijo...

Paloma
Es primera vez que visito tu blog, interesante, me sumo a tu homenaje a P Verdugo, creo que tenemos una deuda con muchos periodistas, algunos ya se nos fueron, me acuerdo de José y Mario Gomez López, Eugenio Lira Massi,Abrahan Santibañez, Hernán Millas, Jorge Yañez, José Carrasco, Marcia Scantlebury, gladys Díaz y tantos otros.
Respecto a los ataques, este mundo de los blogs es así permite a mucha gente expresar en forma libre sus ideas, pero también permite a muchos cobardes, encontrar su nicho para expresar sus mas bajas pasiones, fuerza, adelante.
Saludos
Juan carlos

Pablo Reyes dijo...

Hola Paloma, mucho tiempo que no te leía, pero tu blog sigue siendo tan entretenido como siempre.

Mucho ánimo y suerte.

kany dijo...

Que dolor,que injusticia,que pérdida.
Aun estoy impactada y con rabia...se nos van equivocados y se quedan los incorrectos.

elnicoeneldf dijo...

un beso grande y harta fuerza paloma-hermana...

bernardino dijo...

HOLA DE NUEVO:
HACIENDO CLICK POR AQUI Y CLICK POR ALLA LLEGUE HASTA UNA FOTO DE TU MADRE Y, POR DIOS,......SI LAS ESTRELLAS DEL CIELO BRILLAN SIMILARES EN SU HERMOSURA.......ME ATREVO A DECIR QUE SON JUNTAS "LAS ESTRELLAS DE INTERNET.CL"

UNA BESO Y UN ABRAZO DESDE RANCAGUA...LA CIUDAD DE LA OTRA PALOMA

Lautaro Ferrada Q. dijo...

Escribir y publicar es exponerse. Requiere de una cuota de valor y desinhibición, cierta renuncia a la privacidad, se lucha con sentimientos contradictorios, pero... es tan valioso cuando, pese al costo, alguien se atreve a hablar con voz propia.

No creo que esté lleno de gente como la que describes. Los "mala leche" son siempre minoría, por eso actúan solapados, en el fondo tienen miedo.

La buena vibra que este blog genera, justifica con creces tu esfuerzo y se agradece.

Bárbara dijo...

Me siento afirtunada de poder gozar de tu luz tanto en este blog como en persona. Eres una lucecita tintineante, clara, segura e inspiradora, eres una suerte en la vida de cualquiera....como la Patty Verdugo (todos los que tuvimos el priovilegio de compartir aunque fueran 3 segundos de la vida con ella, lo sabemos), y como tantos otros que te leemos. Lo demás es lo pequeño, y no tienes que bajar la vista para mirarlo....lo toyo son las cosas de más arriba, lucecita
Un abrazo

gieb dijo...

La muerte de Patricia Verdugo viene a recordar que el periodismo en Chile no es más que escribir, comentar, entrevistar y fotografiar a los amigos de los dueños de los medios, o a los amigos de los periodistas de los medios... la mayoría de lo que se hace es difusión y no periodismo ¿no crees?
Lo lamentable es que hay que hacerlo porque hay mil periodistas con ansias de ocupar el lugar del que se pueda sentir frustrado por haber elegido esta carrera.

Saludos a usted

nota: ¿no será mejor no permitir mensajes anónimos? También tuve un psycho jaja

goloviarte dijo...

magnifico blog
te invito a que te unas a mi modesto blog
aquiestatublog.blogspot.com
un blog para puntuar a otros blog y dejar el tuyo,ayudara a que te conozcan un poco mas
perdona por dejarlo en comentarios

Anónimo dijo...

Lamentablemente nuestra sociedad esta llena de estos tipos prepotentes, abusivos que junto a su ignorancia son en si mismo un frajelo tanto para ellos mismos como para nuestra sociedad.
No se como llegue hoy a tu blog, me ha gustaba mucho tu tono y espiritu al escribir. Felicitaciones, asi como abundan los estupidos, también hay luces como tu que brilan e iluminan con sus colores nuestra sociedad. Adelante con tu blog, persevera y no te perturbes por este tipejo, pequeño, amargado, oscuro y violento.
Checho Marambio

CHV dijo...

Un gusto conocerte.

Anónimo dijo...

¡¡¡Soberbio!!!
Así como cuando un violinista deja la tendalá con una interpretación, donde lo aplauden de pie y se escucha un “¡soberbio!”…así como la auto-referencia tiene su lugar, sobretodo si explícitamente se anuncia que esta se practicará aquí, y que debiese ser agradecida como se agradece a un artista que se expone, también la soberbia tiene su lugar, para decir que no está a lugar o bien para decir que no se encuentra mejor adjetivo para describir el lugar en que la soberbia se dio lugar.

Saludos de un desconocido conocido por usted

Lautaro Ferrada Q. dijo...

Yo tengo otra: Léase rápido "Pablito clavó un clavito ¿Qué clavito clavó Pablito" ja ja ja.

Fuera de bromas, buen comentario el último, es muy cierto, la exposición se agradece y si es "soberbia", mejor todavía.

Jorge dijo...

Hola Paloma!!!
tantas miles de noches sin pasar por aqui!
he estado super ocupado y con miles de cosas en mi mente que no me queda tiempo ni para actualizar mi blog personal (solo el de actrices) ni para pasar donde mis amigos bloggeros interesantes...ahora que estoy mas de vacaciones me pondre al día.
Te invito a pasar por mi blog y ver mi primer cortometraje, escrito y dirigido por mi. Es una mezcla entre drama y suspenso...un poco experimental =)

muchos saludos!
http://kinettic.blogspot.com

PD: me decidi finalmente a cambiarme de carrera. mañana me matriculo en comunicacion audivisual. estoy feliz.

ahh pasa al blog de actrices, hay una entrevista que hicimos recientemente a la actriz chamila rodriguez y muchas novedades más.

que estes bien!!

bernardino dijo...

FUERZA VOLODIA.......MUCHACHO DEL SIGLO XX.......

Katina dijo...

Hola Paloma,

Patricia Verdugo estudió Estética en la UC, entró 2 años después que yo, y curiosamente teníamos a la misma compañera de trabajos en grupo (académicos) Ximena U., una diseñadora TOP que era mayor que el resto de la mayor parte de los estudiantes.

(La Ximena tenía cursos en diversos años, en uno, con la Patricia, y en otro, el mismo año, conmigo).

Patricia y yo no coincidíamos mucho en horarios, pero más de una vez nos tomamos las 3 (la Ximea, PV y yo) un café en el Campus Oriente, de ahí lo que sé de ella en términos personales. En esos ratos las conversas eran bastante más lights que sus libros... Freak tener este conocimiento ahora.

Estaba buscando cosas en google y vi algo, en el trozo de google que decía "como mujer, y como judía". Me pareció fuerte la idea, y pinché y vi que eras tú. Vine por tanto a dar acá, después de mucho, pero mucho tiempo.

Leí lo que expones. Y vi que lo de Verdugo, era en parte (no todo, sólo en parte) una especie de gancho-excusa discursiva para tocar otro tema, el del tipo anónimo.

Nunca, evidentemente, leí a este tipo aquí (lo busqué ahora, pero no lo vi, seguro porque borras sus letras). Y me atreví, humildemente, a dejarte estas líneas porque además de solidarizar con la causa, me tomo de lo que dices para exponer que, considero, que lo que expones, si bien te concierne, creo que es más trascendente.

Y aprovehcando la tribuna ya escrita, quisiera exponer (brevemente, -don´t worry, sé que no es mi casa-, aniways, siempre puedes borrar esto si te parece muy largo, o simplemente no te parece que esté aquí), porqué digo eso.

El hecho que exista web, google, los blogs, etc. evidencian un parte de la humanidad que en una sociedad de libre mercado tiende a desaparecer del actuar: la genorosidad inherente a muchos humanos, las ganas de dar.

Y eso, lo tiene gente que pone al servicio de la comunidad en forma amistosa y gratis, esta tecnología, y/o textos para estudiar o música o pelis, etc. para que personas, como tú y yo y otros, podamos leer a otros, como nosotros o no... Y permita lo que no se podía hacer hace 10 años, tener un "hogar" virtual.

Personas que se arrogan el derecho de llegar, entrar, y violentar un espacio ajeno, virtual o no, le hacen muy mal a las personas en particular, y a la comunidad en general, que, al menos en esta área (la ciber), aún tiene la (escasa) generosidad en ámbitos tan importantes como el conocimiento.

Y, estimo, que, -como tú lo haces-, hacer ver lo que hacen (que amedrentan, etc.), exponerlo públicamente, enfrentarlo, (con lo cual sin querer queriendo te ganas la adhesión de muchos, incluyéndome), permite que tu reclamo se haga trascendente, en tanto ya no sólo es tu reclamo, es el de varios. Hay una fuerza entonces que se genera a partir de eso. Y puede ayudar a cambiar las cosas, cualquier cosa.

Y eso -el reclamo colectivo- se generó, aquí, me parece, porque en tus palabras personales, le dices enfática y educadamente, pero muy explicítamente tambipen, a este anónimo (y por extensión a tipos que hacen lo que él -o tipas-) que no es bienvenido aquí (y extrapolando, a lugares como este).

Si bien tengo algunas observaciones con respecto a lo formal, en cuánto a lo pertinente e impertinente para el interés del reclamo (como exponer que el tipo es alguien indigno y que utiliza el mismo modus operandi que los torturadores y no exponer más argumentos), finalmente este es un texto de alguien, y de alguien que usa este espacio para hablar de sí y de lo que piensa y siente...En ese contexto, se entienden tus palabras, por supuesto. Pero sólo me quiero centrar en el reclamo.

Yo considero, por experiencia propia, ajena e histórica, que hacer reclamos, bien hechos, o sea con argumentos, por escrito y en público, permite lograr un colectivi que ahiera a una causa y evidenciar una fuerza. O sea, hacer un reclamo es un primer paso para que las cosas cambien, todas las cosas...

El reclamo entonces, para que tenga más potencia, debe omitir calificacione o juicios personales, y ojalá abundar en argumentos de tipo legal y/o cultural aceptados por el inconciente colectivo. De ese modo se hace más limpio, frío, certero, y por tanto menos subjetivo. Evidenciando así, su carácter colectivo, y no propio solamente.

En este caso, escribir y ahí reclamar para que las personas dejen de tomarse libertades que no tienen con respecto a un prójimo, particularmente a un prójimo desconocido/a.

Por estas razones, para explicitar la trascendencia de exponer el enfrentamiento con quien no es bienvenido, por lo que sea, en el hogar propio, y de lo importante de hacerlo bien y en público de modo de generar un colectivo, -y de poder sumarme a él-, es que me tomé este espacio en tu casa.

A modo personal y de final, me parece excelente que se explicite que si bien el espacio es de acceso público en términos formales, la aceptación en el mismo, es más compleja porque toca fribras que se encuentran fuera de este espacio (fuera de las letras, se imuyen en las emociones). Por ello el dueño de casa, se reserva la posibilidad de permitir o rechazar el ingreso a los participantes. Tanto borrando comments, como explicitando una expulsión, en el texto.

Sorry por lo largo. No supe hacerlo más breve.


Katina

Omar Reyes Osuna dijo...

Paloma, ni siquiera te molestes en leer las tonteras que escriba el imbécil.

Simplemente elimina y elimina hasta que se aburra. Pero no le des en el gusto y no te sientas mal por escribir.

Un abrazo, atrasado, pero abrazo al fin.

Anita dijo...

Muy buen espacio....viajando por la web caí aqui.....al comienzo te creí superficial con eso de "amor ciego".....pero me detuve....y me quedé...

Cariños,

Anita

Tat - oh! dijo...

prescisamente hoy pensaba sobre la figura que tiene la gente que invade el espacio personal de alguna persona que tiene rumbo propio, y que no hace daño alguno, como lo es esta gente carente de capacidad de raciocinio.

y cayendo aquí encontré esa frase perfecta!

"Es la figura de los mediocres, de los que, incapaces de sobresalir por sí mismos, vuelcan sus frustraciones en quienes sí tienen capacidad de goce."

le mando unos amables saludines!