martes, octubre 02, 2007

Quién quiere ser normal

En este mundo globalizado resulta cada vez más difícil cultivar la capacidad de asombro frente a los otros, frente a lo otro, pero en especial, respecto a nosotros mismos.

Nadie detiene su rutina, nadie mira, nadie ve más allá porque todo es normal, porque todo es lo mismo. Cada quien sigue su plan diario de micro, de trabajo, de consumo, de caminar y comprar el pan, de dormir y comenzar otra vez.

Todo es igual hasta que algo o alguien rompe el patrón. Un accidente, un vagabundo que grita, una mujer que es hombre o un hombre que es mujer, alguien muy lindo, alguien muy feo, alguien muy negro, alguien muy blanco, alguien muy bajo, alguien muy alto, alguien muy gordo, alguien muy flaco.

Es el contexto lo que define qué es normal, qué no lo es.

Pensé en todo esto mientras veía la película “Fur: Un retrato imaginario de Diane Arbus”. No es una biografía, sino que a través de una ficción poética la cinta busca exponer las motivaciones que guiaron la obra de esta fotógrafa estadounidense durante la posguerra. Se trata de una de las artistas más importantes del siglo XX, pues mediante su trabajo cuestionó las ideas convencionales sobre belleza y fealdad, utilizando técnicas novedosas y temas radicales.

Su meta no era impactar por impactar sino que, encajada a la fuerza en una normalidad aparente durante toda su vida, Diane buscó descuadrarse retratando lo que realmente la atraía y, para ello, aceptó su gusto por el miedo que la hacía sentir lo desconocido y lo inusual.

Más allá de su apariencia bizarra, se trata de una cinta llena de emoción y simbolismos, que entrega la llave para abrir las múltiples puertas de esta mujer que logró encontrar la belleza en las cosas raras, cuestionando la normalidad y los patrones morales y estéticos de su época, muchos de los cuales aún nos rodean.

Una vez más, me encuentro admirando la valentía de quienes se atreven a ser; una vez más, puedo gritar que yo tampoco soy normal y –llave en mano- me dispongo a abrir las puertas de mis calles, de mis ojos, de mis fantasías.

13 comentarios:

WWW.JUANCARLOS.CL dijo...

Suena interesante. Lo único que me preocupa de las "miradas poéticas" es que, a veces se vuelven tan abstractas que no se entiende un carajo o peor aún, terminan siendo un aburrido bodrio auto indulgente. Pero bueh! habrá que verla para opinar con base.

Cariños.

Mig dijo...

Dan ganas de ver la pelicula... :-)

Saludos

Marcel Pommiez Aqueveque dijo...

Solo pasaba a saludar.....


Un abrazo!

in.tuyo / micronauta dijo...

Dan ganas de seguir siendo anómalo.

Icy dijo...

No hay nada peor que ser "normal".... atroz! Normal es sinónimo de andar dormido, de sobrevivir pobremente sin emocionarse ante el milagro silencioso y humilde de la vida. Esa vida de ir a trabajar, estar con los amigos, de comprar un CD que te gusta, de ir a un recital o dos o más...

En fin, yo prefiero andar de anormal asumida por la vida, aunque el resto se asuste... no hay mejor vida que aquella... VIva la libertad!!!

Y tu, mi querida Paloma, sigue volando alto y mostrándonos las cosas desde otra perspectiva.

Un beso,

Icy

Pamela Albarracín dijo...

Me gusta mucho la fotografía de Diane Arbus, me gusta su historia, su fuerza y su pasión. Pero Fur me pareció malísima, demasiado ambiciosa. Me dejó con una sensación de bueno y...donde quedó la Arbus?
Aunque el director presente esta película como un viaje interior, no me calza con la tremenda Arbus definitivamente.
Cabos sueltos por doquier y la pérdida de una tremenda actriz como la Kidman.
ay había esperado tanto esta película

sole poirot dijo...

amiga, atrasadísimo va un beso de feliz cumple, estaba en madrid, desconectada del mundo conocido, y conectada comigo más que nuca.
te acuerdas que escribí´sobre diane arbus en lanalfabeta?, y toda ella tan íntima expuesta 8sus diarios, agendas, libretas, borradores, dibujos, fotos descartadas, remarcadas...), esa mirada femenina y super auténtica y cautiva que gatilla cositas de mujeres valientes, de guerreras de la vida y del arte.


la admiro tambien, y a ti, por atreverte por creerte... por ser consecuente.

petons!

Jorge dijo...

hola
muchisimas gracias x tus palabras
en el mail...en este momento trato de recibir de todo de comentarios para que asi pueda tomar una decision pronto
todo sirve...

nos seguimos leyendo!!

saludos!!
Jorge
http://actrizchilena.blogspot.com
http://kinettic.blogspot.com


pd: como podria difundir mas mi blog?

Klover dijo...

Hola Paloma!

No es la primera vez que me paso por aquí, pero si la primera que me decido a comentar...

Me ha llamado mucho la atención tu reflexión y en cuento salga de tu espacio me pondré a buscar cositas sobre la fotógrafa...

Un saludo!

Damasco dijo...

hoy te vi y te "promocionaron" en estamos conectados del 13.

Palmoba dijo...

"Es el contexto lo que define qué es normal, qué no lo es."

Que buena frase, todo depende desde donde lo mires...cada vez que vuelvan a decirme que no soy normal...me acordaré de esta frase.

ximena nùñez dijo...

no conocia a la fotografa, muchas gracias, tengo mas cosas para investigar, en cuanto a la pelicula no la he visto, creo que no a llegado aca a valpo, ademas voy a salas de cine que no se si la mostraran,bueno sera para verla en casa arrendda entonces...

por lo demas a todo el mundo le molesta que uno se salga de lo "normal" te pueden rechazar hasta para un trabajo por tener un par de granos o lo que sea...muy basico no

ya no me pasa nada

cariños para ti
q algun dia nos conocimos.

Lautaro Ferrada Q. dijo...

Yo creo que "normal" es una palabra certera, yo prefiero ser "norbien" jajaja.

Hay una frase atribuida a Abraham Lincoln, que reza más o menos así:
"Es mi experiencia, que quien carece de vicios, posee muy pocas virtudes" y otra de tradición oriental que dice: "en aguas claras, no viven peces" Esa es, creo yo, una de las perspectivas que hace tan valiosa la "anormalidad".

No he visto aún la película, pero ¡ya va, ya vaaaa!

Saludos