lunes, noviembre 29, 2004

Se busca...

Se busca una niñita pecosa, alegre y consentida. Le gusta contar historias, jugar a la Abeja Maya y ver monitos en la televisión. Aquí está.

Hoy la regresión fue definitivamente rotunda y radical. Tenía pensado escribir algo sobre el afiche de la Bienal de Arquitectura que por estos días se desarrolla en la Estación Mapocho, porque encontré genial como logra ser una muestra de Pop Art Chileno en el más fuerte sentido del concepto, pero el concepto me llevó mucho, pero mucho más allá.

Recordé otra Bienal una que –si la memoria no me falla- se llevó a cabo hace 20 años. Yo tenía sólo ocho y mi mamá estaba muy involucrada en todas las actividades que por esa época realizaba el Colegio de Arquitectos.

Siempre las Bienales contemplan alguna actividad para los niños. En una oportunidad, por ejemplo pintamos con tiza sobre el suelo en la vereda que está en el frontis del Museo Nacional de Bellas Artes; todavía conservo fotos de una mención honrosa que gané a los cuatro. Fue toda mi familia, mi nana, una profesora y mi abuelo Beny, más orgulloso que pato de silabario.

Esa vez, en 1984, los organizadores quisieron hacer algo diferente. Con técnica libre había que realizar una obra sobre “La Plaza de mi Barrio”. Yo estaba en “Barrio Bellavista”, una tienda de decoración que mi mamá (la Myri) tenía en ese sector, justo en la esquina donde actualmente se encuentra el restaurante “Il Siciliano”. Ella me sentó en la mesa donde estaba la caja y me pasó materiales para plasmar mi composición. Hice un colage que recuerdo hasta el día de hoy. Era sobre la Plaza Camilo Mori y quedó realmente bello. Incluso la Myri le sacó una fotocopia. Por supuesto que en esa época las había sólo en blanco y negro.

Muy contenta puse mi obra en un sobre y mi mamá se encargó de hacerla llegar a los organizadores del concurso que, como dije, ese año tenían pensado hacer algo muy, pero muy distinto.

Aunque yo no lo sabía, para entonces las paredes del Museo se estaban cayendo a pedazos. El plan era juntar fondos para la restauración y buscaron una forma impactante de mostrar el inminente deterioro: empapelaron una de las salas con los trabajos que cientos de niños habíamos enviado y luego descararon buena parte de los muros. Mi plaza quedó rasgada por la mitad.

Como no teníamos ninguna información sobre el resultado del concurso, mi mamá me llevó al Museo para ver las obras expuestas. Mis gritos cruzaron todas las salas. Recuerdo mi cara contra el piso de madera húmedo. Lloraba desconsoladamente por tan grande injusticia. Un crimen.

Creo que ese es el momento justo en que mi carrera como artista plástica se vio abruptamente truncada para siempre. Fue entonces cuando comencé a criticar para bien o para mal todo tipo de propuestas de vanguardia, sin conocimientos sólidos, por cierto, pero sí con mucha, pero mucha convicción.

P.D. Apareció otro niño. Este es mateo de nacimiento, tiene los ojos claros y su pelo rubio y redondo como un casco de astronauta. Le gusta coleccionar monedas de todos los países del mundo y dibujar. Se llama Gonzalo Yávar y escuchó mis prédicas secretas a todos los dioses implorando por saber de su paradero. Debo confesar que lo perseguía en segundo básico para agarrarlo a besos y todavía tenemos un par de cuentas pendientes. Gonza, por favor espero que dejes un nuevo comentario indicando un email o alguna forma para ubicarte. ¡Te extraño hace más de una década! Para el encuentro de los 10 años del colegio todavía falta contactar al Nico Ferraro, Álvaro Cahn, Alejandro Tirado y otros más. ¡Necesito nueva ayuda de los cielos!

P.D. 2 Como sé que mi humilde bitácora es reconocida por buscadores como Google y la leen unos cuantos incautos, aprovecho aquí de poner un anuncio de mi querida amiga Lidia, que en su casa en Buenos Aires arrienda un cuarto para extranjeros que visiten la hermana República Argentina. Su texto dice así:

"Rent a room in Argentina (Buenos Aires)
One person accommodation in a family house; breakfast, broadband internet connection, cable TV, laundry, kitchen. Five minutes to heart of the City, near to the universitys and many town attractions. Mrs. Lidia. (54-11)15-4986-8810 tea_marzo@yahoo.com.ar"

4 comentarios:

Roberto dijo...

Bueno, así ha pasado con grandes obras de arte de la humanidad. Hasta los Budas gigantes, de más de 50 metros, fueron condenadas y destruidas por la ignorancia.
Tal vez el mundo perdió una artista, pero ganó una blogger.
Y la Paloma vuela, libre.

Cainista dijo...

Que criminales! me dio penita leer tu post.
Trate de escribirte un comment ayer... pero para variar blogspot se ensaña conmigo.
Me recordaste la historia de El Principito, cuando el aviador no podia dibujar un cordero, porque de niño los grandes le habian cortado una promisoria carrera de dibujante.
Pero sabes.... nunca es tarde para empezar ;-)

Chandler Santiaguino dijo...

Me dio una pena negra que hayan destruido tu obra, pero por otro lado, alcanzó a ser reconocida y exhibida en público. Yo sólo escribo y presento cuentos y cosas, y no hay reconocimiento alguno que llene mi espíritu de seudo-escritor ni que al menos pague mi karma de haberme preocupado por escribir. Intento hacerme un pequeño espacio en este mundo y me resulta increíblemente difícil. Por lo mismo tengo el blog, que en algo ayuda a no sentirme lo suficientemente frustrado como para desaparecer.
Salu2.
Un abrazo.

GuiLLe dijo...

.. lo lamento, lo lamento...


Eso por ahora...