lunes, octubre 18, 2004

Se vende este monumento

Bajando por la calle Tarapacá en dirección al poniente, todas las mañanas en el cruce con Santa Rosa, llamaba mi atención una casona roja de aspecto colonial. Es la Casa de los Diez. Eso era todo lo que sabía, hasta que en su fachada vi un gran cartel que dice “Se Vende”.

Me preocupé, porque en mi época universitaria veía como unas cuadras más abajo, en el barrio Ejército, se demolían viviendas de principios del Siglo XX de gran influencia francesa, que daban un estilo inconfundible a la zona. Las botaban para repoblar el centro de Santiago. La renovación urbana me parece una buena iniciativa, pero sólo cuando se practica con criterio, lo que no era el caso.

Comencé a investigar, hice algunas llamadas telefónicas, un poco de navegación y me encontré con datos muy interesantes.

Cabe destacar que pese a la loable labor de un puñado de arquitectos, artistas y otros profesionales, Chile es uno de los países de la región que menos resguardo ha tenido de su patrimonio arquitectónico, hecho del que se salvan unas pocas construcciones que por su valor arquitectónico, histórico o cultural, han sido designadas como monumentos y no pueden sufrir grandes modificaciones estilísticas ni estructurales.

Pues bien, la Casa de los Diez es monumento y no la pueden botar. Averigüé y efectivamente es posible su venta, pues la propiedad pertenece a un privado, también me contaron que cuando se vende un monumento la primera opción de compara la tiene el Estado. ¿Qué ocurre? El Estado no tiene dinero para comprarla, así es que no le interesa. Sigue a la venta.

Asimismo me di cuenta de mi error, esta no es una construcción de la época de la Colonia, sino que fue hecha mucho después (en 1850), corresponde al estilo Neo Colonial y a principios del Siglo XIX fue remodelada.

Un poco de historia. En 1916 un conjunto de intelectuales se autodenominó Grupo X y como Douglas Coupland aún no pensaba en nacer, muchos no entendieron que se referían al símbolo que grafica las incógnitas matemáticas, a la equis, y pensaron que era un número romano, por lo que los llamaron el Grupo de los Diez. Tampoco coincidía con la cantidad de integrantes pues eran 11. Sí, 11 de los más connotados artistas e intelectuales de la época, que encontraron en esa casa su lugar de reunión.

Esta hermandad estaba integrada por Juan Francisco González (pintor, 1853-1933), Manuel Magallanes Moure (poeta, 1878-1924), Julio Bertrand Vidal (arquitecto, 1887-1918), Pedro Prado (arquitecto, 1886-1952), Alberto Ried (1884-1965), Armando Donoso (crítico literario, 1886-1946), Acario Cotapos (1889-1969), Alberto García Guerrero (músico, 1886-1974), Ernesto Guzmán (poeta, 1877-1960), Eduardo Barrios (escritor, 1880-1950) y Augusto D´Almar (escritor, 1880-1950).

Arquitectura. La Casa de los Diez sigue la distribución propia de las construcciones coloniales, con un esquema de tres patios, corredores y un gran portón al centro de la fachada. Durante 1924, Fernando Tupper, arquitecto muy ligado al grupo, proyectó la remodelación de esta antigua casa de su propiedad, para que sirviera de lugar de reunión al colectivo, tarea en la que participaron todos sus integrantes. La torre de 19 metros de altura fue diseñada por el arquitecto alemán Rodolfo Brünning; Alberto Ried esculpió uno a uno los capiteles de diez columnas que rodean el patio románico; Julio Ortiz de Zárate intervino el pórtico y la puerta de cedro y Pedro Prado diseñó en hierro forjado la reja que enfrenta la calle.

Aunque según los entendidos en la materia, la Casa de los Diez no tiene un gran peso desde el punto de vista de la arquitectura, su valor histórico y cultural la llevaron a ser declarada Edificio de Conservación Histórica en 1997, de acuerdo con la Ley General de Urbanismo y Construcciones.

Pues bien, tenemos aquí una magnífica propiedad que continúa a la venta (1110 metros cuadrados en pleno centro de la capital, por la módica suma de $600 millones de pesos o un millón de dólares). Cabe señalar que no cobro comisión por mi labor como comunicadora-corredora de propiedades patrimoniales. Pero si aparece un mecenas, la compra y la convierte en un centro cultural y me nombra directora para que organice las muestras y eventos… No me enojo. ¿Algún interesado?

24 comentarios:

El Señor Templario dijo...

leyendo tu post, ya no me extraña ese mal tan propio de nuestra sociedad en particular, que es el despreciar lo pasado, darle toques insolentes de modernidad, despreciando su historia y significado.
asi ha sido como a lo largo del tiempo de ha ido perdiendo tanto monumento del pasado, por ejemplo en mi comuna existen las ruinas (por mal cuidado) de un palacete del siglo XVII llamado "el castellón" y aun cuando muchos sepamos de su importancia en la cultura de nuestra zona nadie se ha preocupado de cuidarlo, ni el gobierno y menos privados, entonces como tu dices ojala alguien pudiera adquirir este tipo de construcciones y salvarlas de la vorágime implacable de la modernidad

adios

el doc dijo...

Hola... hace un tiempo que ví que la casona estaba en venta y al igual que tu me preocupé. Super buen post, gracias por toda la info!

Ma®ía Pastora dijo...

¡Paloma! Siempre me impresionas con tu amor desinteresado por la cultura. Realmente es una pena que pase esto, no puede ser... te apuesto que si viene la Unesco y dice algo ahí si hay plata, en fin... no sé cuándo vamos a aprender a conservar nuestro patrimonio tan celosamente como pasa, por ejemplo, en Europa.

¡Saludos patrimoniales!

Alvaro Magaña Tabilo dijo...

Es que..., tenemos un complejo tremendo. Una vez un soberbio compañero de estudios dijo algo así como "pero que me muestren las pirámides mapuche"..., yo creo que pasa lo mismo con el "patrimonio", no nos sentimos dueños ni participes de la historia sino es la económica, todo lo "histórico" es desechable una vez que se devalúa. Algo de razón tiene el chascón Villegas (que me cae como patá en la guata pendularmente) cuando dice que somos un país rentista, sacarle grasa al chancho hasta que no sirva más que de cenicero, es cosa de ver la deforestación, la desertificación, la contaminación, es lo mismo, y uno que es sensiule apenas reclama y te ponen un papeleo en la mesa... descorazonador si lo miramos agarrados del árbol para no caernos. Mejor no sigo, necesito fuerzas

amxn dijo...

aqui en argentina pasa lo mismo, o peor... si hay el suficiente dinero, TODO esta a la venta. me gusta tu blog, lo encontre hoy por casualidad...

javier
www.almarpornaranjas.tk

Paloma dijo...

Me dieron otra idea… Convertirla en un restaurant

No sé mucho de gastronomía pero puedo aprender, así que me ofrezco nuevamente para dirigir el boliche…

¿Hay mecenas interesados para este nuevo rubro?

Me sigue gustando más la idea de un centro cultural, pero no hay que desechar ideas creativas.

Alvaro Magaña Tabilo dijo...

mE GUSTA LA IDEA
¿CUANTAS GUATAS HARÍAN FALTA PARA LEVANTAR ALGO ASÍ?

Chandler Santiaguino dijo...

Yo creo que el interés del Gobierno queda evidenciado en el estado en que se encuentra la casona. Es muy contradictorio que sea Monumento y no se hagan nada con ella!! Podrían hacer un centro cultural mapuche o algo así... algo que rescate un poco nuestras raíces entre tanto McDonald's, Starbucks (reconozco ser fan) y contaminación.
Salu2.
Un abrazo.

Roberto dijo...

Paloma, qué buen post. Hace años miro esa casa y algo de la historia sabía, nunca tanto com tú, pero igual algo. Con la casa pueden hacer lo que quieran para conservarla bien: centro cultural, restaurant entre étnico y fusión -se llamaría Paloma, Mapuche Food & Garden, o algo así- je.
Pero a mí lo que más me vuela es sentir que todavía ahí se dan vuelta las conversaciones de ese interesante grupo de escritores, músicos, arquitectos, pintores, poetas. Qué ganas de haber escuchado algo de todo eso.
Ya está dicho, cuando se elija al primer presidente blogger, serás la Ministro de Cultura. Prometido.

Alvaro Magaña Tabilo dijo...

y... entre todos los bloggers juntemos el millon de dolares compramos la casona repartimos las acciones y hacemos el primer centro comunitario de bloggers de cuerpo presente...
O se lo pedimos prestado al gob. y hacemos fiestas fantasmales en que se baile cuecas, kevin johansen, cumbias, trance, y se hable de política, religión, economía, poesía y se tomé café, pisco sour, cerveza, amaretto y whisky

Alvaro Magaña Tabilo dijo...

Oiga Paloma, porqué no puedo incluirte en el Bloglines?... tu blog es de blogspot, pero está en otro servidor... que onda, así no puedo saber si escribes mas que visitandote... esa cosa del rss es un favor a la humanidad mira la cantidad que se van juntando...

LaSoLe dijo...

Pero qué imbécil soy!!!!
Desde el concurso de Patomusa que vengo casi todos los días a ver si hay post nuevo y no veía nada!! resulta que tenía mal guardado tu link en favoritos, por lo tanto cada vez que entraba, veía "familia televisiva"! ya estaba pensando que habías dejado de escribir! recién hoy me dí cuenta del error! que boluuu!

Ahora me voy a tener que poner a leer para atrás!
Después vuelvo!
Besitos!

LaSoLe dijo...

Paloma, acá, en Argentina también suelen pasar éstas cosas, pero lo que me pone bien es que haya gente como vos, con la sensibilidad suficiente como para tratar de hacer algo, que se preocupa y moviliza.
Ojalá todo termine bien. En cuanto a la propuesta de AM, me parece válida, yo te mando un par de pesos argentinos! (aunque me los van a revolear por la cabeza, jejeje).

Besitos!
bye bye

Anónimo dijo...

Buen post.. felicitaciones...
Desde Valdivia, te sigo leyendo...

Andrecom
http://www.andrecom.cl/weblog

Petra dijo...

Ya sé Paloma, una boliche sí, con salas de exposición, un pub-restaurant, un mini café con piernas, un mini sex shop, un patio de comidas, todo con vales sodexho y tarjetas de crédito permitidas... una catedral de la cultura nacional.. grito y plata. En la entrada, una belleza tipo Quenita Larraín entregando un pequeño volante con la historia del lugar, un volante que, a su vez, venga con desprendibles para descuentos en blockbuster, el cine hoyts y McDonald's... (perdona el sarcasmo, me da un poco de vergüenza y rabia el poco aprecio a nuestra historia).

Cariños. P.

Jerry dijo...

WOW!!!....
Osea...
Es que es lo mejor post..
por el echo de expresar algo intimo e investigarlo, contarlo, relatarlo e instruir.
Que alguien me venga a cerrar la boca!!!

Anónimo dijo...

Hola paloma.. mira mi nombres es Sofia Munizaga Ried y soy desendiante de Alberto Ried..es una pena lo k esta ocurriendo con la casa ..y kisas nose alguno de los parientes este interesado en comprarla...nolose pero hay k hacer algo...sofi:ried@hotmail.com

lady_venus dijo...

me sorprendio todo lo que escribiste,
llegue a tu blospot por casualidad, y me parecio fantastico... ojala pudiera tener el millon de dolares, sin pensarlo dos veces hago la compra y claro que me gusta mas la idea de formar un restaurant, pero no olviden que el tambien puede estar empapado de musicos, libros, esculturas... cultura en general... seria un lugar super fusionado... como es posible que el gobierno no pueda preocuparse de esto?, estamos perdiendo todos los patrimonios arquitectonicos de nuestro pais! para conservar esta y otras casonas solo debemos invitarla a nuestra modernidad, quien no lo entiende. creo que nisiquiera los que pueden salvarla las miran!
saludos!

Anónimo dijo...

Cabe señalar que Pedro Prado se destacó por ser uno de los principales creadores del grupo de los Diez. Corregiría lo de arquitecto porque no llegó a titularse de esa profesión, su área mas destacada fue poeta y escritor.

Iñaki dijo...

Paloma:
He llegado aquí por casualidad. Soy de Bilbao, España, y estoy buscando a alguien que pudiera consultar para mí, por razones familiares, un libro de uno de los diez: Alberto Ried. Se llama "El mar trajo mi sangre", y no tengo manera de encontrarlo. Sé que hay un ejemplar en la Biblioteca Nacional de Santiago.
Si me envías tu e-mail, te contaría el asunto.
Iñaki
iuriarte@readysoft.es

Mireya dijo...

Felicitaciones Paloma, por lo que escribes y comentas.
Soy nieta de Manuel Magallanes Moure y tu pena, tu impotencia y más aún, tu vergüenza,ante estos hechos, son también las mías.

María Soledad dijo...

Querida Paloma:
Siempre te recuerdo con mucho cariño y, me encanta comprobar que aunque no nos hemos visto, sigues siendo la misma ... una Paloma que no dejará de volar.
P.D. Por este mismo tema me atreví a citarte en mi blog: http://msdelacerda.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Hola, debo informales para los que no saben que en la calle santa rosa hay propuesto un ensanche por el plan regulador que pasa por sobre la casa y esta se botaria, seguramente por eso esta en venta, por que su estado es bueno... ahora, hay soluciones para no botarla?... averiguen lo que ha pasado con otras obras protegidas como el museo precolombino que no se vino abajo por un ensanche de calle... se podra hacer algo al respecto?

Anónimo dijo...

Hola
No se si este post llegará muy tarde, pero les cuento que somos un grupo de un master de la Uandes y estamos haciendo un proyecto con este casa y el grupo de los diez, queremos darle un nuevo valor a la casona de Sta Rosa, por lo que cualquier ayuda es bienvenida! Ya vamos por un libro, un documental y una intereasnte muestra en la biblioteca nacional para este 2010...necesitamos toda la ayuda posible en difusion...
Cualquier cosa tenemos un grupo en facebook, "los diez al bicentenario", ahi nos pueden escribir, dar ideas, etc.
Que bueno que no somos los únicos preocupados por esta casa patrimonial...
Saludos,
sofia
sofifv@gmail.com