miércoles, enero 05, 2011

La belleza de lo simple

Estoy entrando nuevamente en una etapa de dormir poco. No es bueno, pero es difícil conciliar el sueño cuando tu vida se llena de estímulos fantásticos, nuevos conocimientos, nuevas alegrías y nuevas formas de entender el entorno.

Estoy consumiendo información de forma frenética. No noticias. Siempre me ha abrumado lo estrictamente actual y la prensa en mi país es más repetición que creación y profundidad.

Estoy consumiendo información, imágenes, ideas. Identificando problemas, necesidades y pensando en articular modelos para mi trabajo y para mi vida.

Entonces, en medio de la infoxicación, de forma paradójica aparecen señales que nos hablan de la importancia de lo simple. O de lo que parece simple. De la belleza de la síntesis de asuntos complejos.

Para graficar el sentimiento, quiero compartir con ustedes tres videos. Dos descubrimientos y uno más antiguo que hablan precisamente de esta simplicidad en lo complejo: cómo aprender a estar solo, qué pasa cuando llueve en un lugar donde nunca llueve y la belleza de lo repetidamente cotidiano.

La importancia de la síntesis, de aprender, de pensar, de crear y de soñar.







2 comentarios:

gonzalo dijo...

a veces, la belleza tiene un sentido.

ever dijo...

siempre solemos buscar la belleza en un ser humano, y casi siempre se deja a un lado la belleza de lo natural, de lo que nos rodea siempre, muy fascinante los videos....