sábado, agosto 08, 2009

Qué es peor

“No sé qué es peor: Estar en una discoteque, que el DJ ponga una canción, que todo el mundo grite woooo y que tú no la conozcas… O estar en una discoteque, que el DJ ponga una canción, gritas a todo dar woooo y notas que eres la única que está gritando” fue la reflexión de mi amiga Bárbara, mientras esperábamos cerrar la noche bailando algún tema notable.

También comentamos sobre un tipo que bailaba como profesor de gimnasio, otro que se contorneaba cual vedetto y gurpos de amigos que al parecer pertenecían a la “generación Yingo”, algo que escapa a nuestro entendimiento pues 1) a la hora que transmiten el programa estamos trabajando, 2) estamos un poco viejas y 3) ninguna de las dos tiene televisión.

El lugar: “Mito Urbano”, una discoteque de Bellavista. El motivo: celebrar el cumpleaños de @jlriffo. La música: de todo un poco. La gente: un poco de todo.

Como siempre uso expresiones anticuadas, no quiero hacer una excepción, por lo que declaro que “dejé los pies en la pista de baile”, observé, recorrí el lugar de punta a cabo, tomé mucha agua y, por ende, visité el baño en varias ocasiones, lugar propicio para hacer anotaciones etnográficas sobre las mujeres y sus distintas formas de reafirmar su imagen frente al espejo.

“Esta polera hace milagros”, le decía una chica a su amiga. “¿Por qué?”, la interrogué. Me explicó que el drapeado de la prenda disimulaba los “rollos”, rollos que claramente sólo existían en su imaginación anoréxica. Minutos antes había entrado al “VIP”, señalando que necesitaba conocer todo el lugar y así tener material para escribir un artículo. Como el viejo cuento dio resultado, sentí la responsabilidad de figurar de reportera incluso en el baño. Las amigas eran estudiantes de dietética y párvulos, jamás habían oído hablar de mi blog, pero estaban felices de ser entrevistadas, por lo que me explicaron exaustivamente las razones que las llevaban a ser clientas frecuentes del lugar: “No es muy rasca, ni muy cuico, no ponen ni mucho reguetón, ni mucho tecno y el ambiente es muy bueno”.

Las dejé felices mirándose al espejo, y volví al segundo piso del local, donde se supone hay mucha “Very Important Person”, guapos y guapas bailando solos, en un corredor-balcón, esperando ser vistos o admirados por el “perraje” que disfruta en grande en la plata baja. Un garzón me explicó que los que tenían acceso eran los “amigos de la casa”, pero noté que también valía ser extranjero. Hablé casi con puros chicos. Un tipo que tenía una onda entre Elvis y Cowboy, me contó que era cordobés y que trabajaba hace cuatro años en Chile como modelo y en promociones, su amigo uruguayo hacía lo mismo y había una pareja de neozelandeses que estaban viajando y aprendiendo español, por cierto, sin mucho éxito. Más allá, uno que parecía futbolista argentino, resultó ser el cajero de un local de sushi del Alto Las Condes y el cuadro lo cerraban dos amigos brasileños que registraban todo en video con su cámara de fotos y que se empeñaron durante un buen rato en explicarme por qué el ambiente de la noche paulista era tan distinto.

Después de mirar mucho, recorrer el lugar, subir y bajar, volví donde mi amiga Bárbara quien esperaba sentada una canción que la hiciera cerrar la noche diciendo woooo. Pero fui yo la que gritó wooo, cuando comenzó a sonar “Corazón”… “Yo no sé que me pasa cuando estoy con vos…”.

“Pero cómo, ¿no la conoces? Es una de mis canciones favoritas”, le dije. "No, no la conozco y acabo de darme cuenta de que tienes un lado muy guachaca", respondió Bárbara al descubrir mi debilidad por la cumbia, que después de “Los Auténticos Decadentes”, siguió con “Que nadie se entere” de “La Noche”.

Todos tenemos derecho a tener nuestro "Lado B", ¿o no? Y el mío no es precisamente VIP, es cumbianchero.


8 comentarios:

Patricio Rodríguez dijo...

Creo que final, lo peor es que alguien te discrimine por tus gustos o tus ideas :-(

Uthanien dijo...

Es herejía no conocer a los auténticos decadentes, y mas aun no conocer la canción "Corazón" xD

Por cierto, el video... gran produccion xDDD

Saludos

Uthanien

PeTuNia dijo...

Concuerdo con Patricio y Uthanien!!!!

A estas alturas, y por varias de las cosas que relatas, mi tipo de carrete preferido es, sin duda, juntarse en casa de algún amig@, ya sea un grupo grande o pequeño,conversar, bailar, reírse, sin tener que preocuparse por sentirse VIP o darse cuenta de que tu polera "no hace milagros"... porque mis rollos no son precisamente imaginarios... jajajaja...

Saludos!!!


Loreto.

Mac. dijo...

Sos GRANDE PALOMA, por excelencia comunicativa... Espero conocerte pronto en persona!!!

Un gran Abrazo!!!

Mac.

Mara Izquierdo dijo...

Hace tiempo, con unas amigas nos juntamos a tomar algo... a las 3 de la mañana, decidimos que el carrete no podía terminar allí, y nos fuimos a bailar a cualquier lado.

En mitad de la pista, nuestros "woooo" se hicieron frecuentes cuando comenzaron a lanzar una tras otra, canciones de teleseries del recuerdo.

Cuando salimos una de mis amigas dijo, molesta: "Una cosa es Adrenalina, ok, pero otra muy distinta es Rojo y Mieeeeeel po'"

Aun me pregunto sobre el trasfondo de esa declaración.

Saludos!
Ma.Iz.

Paloma dijo...

Chicos, gracias a todos por sus comentarios.
Pato, definitivamente discriminar es una práctica espantosa.
Uthanien, qué divertido es ver videos antiguos que eran top en su momento, no?
Loreto, mis rollos no son imaginarios tampoco, jeje.
Mac... en persona? Pero si soy sólo virtual, jeje.
Mara, buenísima historia y gran complemento, gracias!

Paloma

José Luis Riffo M. dijo...

Me acabo de enterar de que mi cumple sirvió de inspiración para una de tus publicaciones. Para bien o para mal, me alegro que así haya sido y por supuesto, sigo agradeciendo que hayas estado presente. Besos y espero que vaya todo bien en tu nueva vida.
JL

Wilfredo Jordan dijo...

Excelente post, Paloma! Completamente de acuerdo! Un saludo