martes, marzo 03, 2009

La mejor sonrisa

- Pero ¿y la “güena” panty media?
- Tampoco me funcionaba, siempre, siempre tenía frío en las mañanas los primeros días de colegio, porque no te imaginas cómo es cuando se te cuela el viento frío por debajo del jumper hasta llegar directo al calzón y eso pasaba desde el primer día, en marzo. Claro, después en la tarde me moría de calor, pero recuerdo siempre la entrada a clases con ese frío profundo en los muslos.

Ese recuerdo vino porque ya se asoma ese frío de otoño que nos sorprende acostumbrados a las cálidas temperaturas del verano, a las risas calientitas de las vacaciones, entonces viene el choque con las caras largas en la calle, todos con cara de tristeza post descanso, la gente anda triste y melancólica en el centro de la ciudad.

Yo estoy contenta con muchas cosas de mi vida, pero hace rato que vengo sintiendo un frío extraño, una falta de creatividad que se mete bajo mi ropa y me hiela los huesos. A veces escribo cosas en mi twitter, son frases de 140 caracteres o menos y he llegado a concluir que es el blogueo del flojo. Pienso en tantas cosas entretenidas para contar y cuando finalmente llego al computador, algo me entrampa, decenas de mails por revisar, sitios por corregir. Siento que sólo quiero trabajar, comer rico, dormir y querer. En eso se me pasan los días.

Por cosas del destino, hoy terminé yendo a almorzar sola a “El Casero”, compartí mesa con un francés que vive hace 6 meses en Chile, rebuscándoselas, haciendo trabajos chicos por aquí y por allá. Un trotamundos de tomo y lomo, y así, con su vida fascinante y todo, también estaba triste melancólico y me aseguró que hace dos meses que todo le sale mal.

Que raro encontrar toda esta negatividad en un día que está igual de oscuro, tan oscuro como el ánimo que viene después de las vacaciones.

Esto no puede ser, siempre he creído que todo se puede mejorar con una sonrisa grande, así que comenzaré a usar mi mejor sonrisa, hasta que vea que el sol sale en el mundo que me rodea, más allá del frío, más allá del fin del verano.

13 comentarios:

Bárbara dijo...

Definitivamente, soy como al revés de los cristianos: me sufro el verano (con jaquecas y todo) y adoro el invierno, la lluvia, los abrigos, los paraguas y las bufandas, y debo ser de la poca gente que camina feliz por Santiago en estos días.
Por otro lado, tu posteo me hizo recordar una frase que escuché en "19 días y 500 nches", el documental de la vida de Joaquín Sabina. Decía que todas las canciones y poemas y demases creaciones literarias se hacen en tiempos de pena, porque cuando uno está contento con la vida personal (como me imagino que te está pasando ahora), uno no se detiene a escribir, sino que simplemente vive.....así que eso, vive tu momento!

Anónimo dijo...

Que bueno ver que ya estas blogueando de nuevo! Sigue asi! un abrazo...

Daniel dijo...

La verdad no amo mucho estos días, porque me falta energía, me desaniman. Prefiero mil veces los días plenos de sol.
Saludos

gonzalo dijo...

primera vez que un señor anónimo te quiere.

nos vemos soon, ojalá ambos con pantys.

gracia dijo...

Yo también pienso que hay que sonreir aunque no se tengan ganas, como antídoto para tratar los contratiempos que se nos presentan a veces en la vida.

Por aquí, este invierno ha sido demasiado frío. Yo ahora deseando que ya empiecen a calentar los rallitos de sol.

Saludos

Lautaro Ferrada Q. dijo...

Hola Paloma:

Ayer intercambiábamos opiniones con amigos de Comunitarios (Pando y Kentyi), acerca de este rollo de la tremenda cantidad de información disponible en la red. Twitter es una tremenda herramienta, es cierto, pero la necesidad de mantenerse informado, puede llegar a ser adictiva y, en ese sentido, Twitter facilita las cosas.

Entonces, si bien puede ser que sea el posteo del flojo como tú dices, esa herramienta se usa más para recibir información que para darla y, en todos los casos, muy sintética o referencial.

El punto neurálgico del tema de conversación fue: CONSUMO V/S PRODUCCIÓN CULTURAL. O sea, en la medida en que uno se mantiene hiper informado, para lo cual es imprescindible invertir mucho tiempo, paga el costo de oportunidad de restar tiempo a la propia reflexión o producción de posts, ideas nuevas, en fin. El producir poco o no producir, enlentece o estanca el aporte social de "originalidad", que cada persona tiene para entregar y que constituye la riqueza de cada ser humano. Estaríamos frente a un "CONSUMISMO CULTURAL", en la medida en que estemos dejando de "PRODUCIR CULTURA". Por ahí iba el rollo.

Saludos

Anouna dijo...

Primera vez que vengo a tu blog, me llamó la atención lo de las panties por el frio mañanero, fui niña de panties también, y de piernas sudadas por la tarde con el tremendo sol pegando por todos lados. Me encanta el otoño, soy la típica melancolica y Chilena además, ajuste perfecto para sacar unos cuantos poemas, rodear las historias de días frios, de gente macra. Yo soy feliz en otoño no así en invierno, en invierno se me va el animo y las ganas con la lluvia, se me congela la creatividad con el frio, pero en etos dias, tengo la tremenda sonrisa.
Me gustó tu blog, me hiciste sonreir. Saludos

Paloma dijo...

Qué lindo tu comentario Anouna, gracias por venir.

Lorena Viveros dijo...

Palomita...me haz interpretado de manera asombrosa, reconozco tu talento innato en esto de escribir tan entretenidos artículos.... No sabre yo, lo que significaba usar estas ballerinas azules, o Pantys, o media calzón como le llamaban nuestras mamás en esos años de educación básica .... digo educación básica, porque cuando entré a 1° medio, nunca más permití que me sijeran lo que debía ponerme...eso sí que no...!!

Odiaba las pantys, se me caian, y siempre en las fotos me salian mis piernitas como si fueran de elefantes..."arrugdas" por estas famosas ballerinas... Y que decir del regreso a casa, asada de calor, pero con pantys.... y más al invierno, me chantaban cancetas sobre las pantis....Nadie puede!!!
Pero bueno, lo superé y hoy en día a mis 40 y tantos...no uso medias ni en invierno, las odio.

Debo serte franca, yo tampoco gozo de una sonrisa desde que volví de vacaciones...no tengo ganas de sonreir, salgo de mi casa por las mañanas (07:10 am) con cara de pocker, espero el bus con cara de pocker, subo al bus y sigue mi cara de pocker, llego a mi oficina con cara de pocker...¿porqué? simple... porque desde que sales de tu casa, comienza el stress...las bocinas te alteran, las frenadas de los áutos te alteran, el medio te altera... Los seres humanos necesitamos calidad de vida...el viaje al trabajo no es grato, y creo que todo se resolvería si tan solo las empresas pensaran más en su gente, ¿cómo? trabajando desde nuestras propias casas... en mi caso, puedo hacer todo desde mi computador, solo necesito red con mi empresa y el trabajo se haría tan gratamente, sin pasar rabias, sin stress, sin tener que ver otras caras de pocker..Yo sería feliz muy felíz. Sueño con que algún día, ojalá antes de jubile esto pase, porque la calidad de vida sería tan mejorada que sin duda los indices de licencias médicas por stress o depresión bajarían considerablemente... y porque no decir, hasta el dinero te rendiría múcho más... no gastarias en locomoción, ni ropa de trabajo, ni en medicamentos, todo sería mucho más llevadero. Sueños con tener mi "Office Home" donde entre el sol por una ventana, y ahí, junto a un rico café o chocolate calentito en invierno, haga mi trabajo en jeans, polera y pantuflas... no estoy loca, estoy tomando conciencia de lo que realmente como ser humano necesito, lo que nos merecemos y que es lo mejor para nuestro cuerpo y alma....eso se llama "calidad de vida" simplemente calidad de vida. Hay que escuchar la voz de nuestro interior, de nuestro cuerpo, es tan simple...tan importante y así todo, este pais está ha años luz de mejorarnos la calidad de vida... vives para trabajar, y no trabajas para vivir...!! He dicho.
Lorena Viveros

Paloma dijo...

Ay Lore... qué lindo y conmovedor tu comentario-testimonio.
Te mando un beso gigante.
Yo estoy feliiiiz con mi trabajo, aunque no lo hago desde la casa, pero estoy con mil cosas. Cuando esté un poco más relax me encantaría que nos juntemos.
Besos
P.

Leo dijo...

Que colegio es?
Liahona?, o me equivoco
Leo

Juan Fernandez Bascuñan dijo...

Hola Paloma, por otro blog bueno he llegado a este que lo encuentro genial. Dices tantas cosas ciertas de un modo muy entretenido y que se siente como si uno lo estuviera viviendo en el momento.

Con respecto al post, me viene un recuerdo del colegio cuando mi mejor amiga me decía que tenía mucho frio en las mañanas y nos acurrucabamos en el patio compartiendo mi parca, mientras hablábamos acerca de lo que haríamos en el futuro.

Te felicito por tu blog, ya que me recuerda a mi amiga que la extraño mucho.

Paloma dijo...

Gracias Juan, muy lindo tu comentario