lunes, julio 07, 2008

Simplemente soy

Ella se sienta frente a mí con cara de nada, de soy nadie y de nada me pasa. Abre la cartera y saca un cosmetiquero de flores, tan de flores, tan normal, tan de tantas mujeres en tantas partes. Allí, en el movimiento del vagón del metro, se convierte en equilibrista, manejando el pulso con el delineador y el pequeño espejo mostrándole como mantener el perfecto camino sobre su párpado izquierdo. Se pinta el otro ojo y añade la sombra, luego base para toda la cara, máscara de pestañas, rubor y labial.

Me mira y sonríe, es otra mujer, tiene cara de todo, de que todo pasa, de que ya salió de la cama y es un ser social.

Le sonrío de vuelta y vuelvo a pensar que yo no puedo hacer ese arte de equilibrio precario y perfecto mientras todo se mueve, yo no puedo cambiar mi ser en sólo unos minutos, yo no puedo ser nadie y ser todo después.

Yo simplemente soy yo.

4 comentarios:

Marcelo Munch dijo...

Se debe ser un universo entero y poderoso para decir "yo soy".
Se debe tener una entereza absoluta para confesar la no certeza.

Gracias, me iluminaste el día.

Saludos

jorgelopez dijo...

Pero en el fondo ella sigue teniendo un cosmetiquero como el de todas..

Josemiguel dijo...

a mi me parece que el cosmetiquero no tiene importancia. sin embargo el saludo con la mirada en un mar de gente consumida por la ciudad y sumida en inquietudes que enceguesen las posibiliades de tomar conciencia que "somos", más que "estamos".

Mas alla de las palabras dijo...

Que agradable volver a leerte...llegaste al comienzo...al origen de lo que somos...solo eso...ser..