miércoles, agosto 31, 2005

Del Blog a la TV

Miren lo que inventó ahora Hernán Casciari, no se lo pueden perder… Este tipo es increíble… Y lo que hizo es sin duda un hito mediático. Casciari es alguien que ha sabido hacer de los blogs su trabajo y hacerlo muy bien...
Su última jugada: Klikowsky, un blog que se convirtió en serie de televisión y una serie de televisión que se convirtió en blog.

También recomiendo visitar:

http://orsai.bitacoras.com/ (El Blog de Casciari)
http://www.klikowsky.com/ (el blog de su personaje Klikowsky)
http://mujergorda.bitacoras.com/ (Su primera blogonovela)
http://orsai.bitacoras.com/quien.php (¿Quién es Casciari)

Bueno... y mi blog www.baytex.net/paloma, mucho más modesto que el de Hernán, pero mío.

martes, agosto 30, 2005

Monobongo otra vez

Una de mis bandas favoritas, porque son mis amigos y porque su música es muy entretenida. Se trata de Monobongo y se presentan este viernes 2 de septiembre a las 21 horas en la Sala SCD del Barrio Bellavista (Santa filomena 110).

Recomiendo verlos en vivo porque despliegan una energía maravillosa. Su estilo es difícil de describir, porque mezclan muchas cosas. Según ellos mismos definen: “reúne una fusión de estilos ágiles y movidos, pasando desde una sonoridad afro-reggae, hasta combinar con la electrónica-pop y el rock”.

Los precios no son caros: general $2.000 y estudiantes $1.000.

¿Cómo los conocí? Flash back… Mayo de 2004… pub Cabeza de Chancho (Manuel Montt 1060)… Estaba con Marsiel, Paulo y Esteban. Pedimos la cuenta y nos disponíamos a partir cuando “ellos” se tomaron el escenario. Cinco tipos con overoles blancos. Eran los Monobongo, con su energía, ritmo y buena onda. Imposible no bailar.

Después nos seguimos encontrando en distintas partes, aunque desde el verano que no los veo y está será una buena noche para el reencuentro. Monobongos... allá voy.

Sobre el Aconcagua

Días de locos, pero locos felices. Eso fue nuestro viaje a Argentina. Es lindo encontrarse con amigos tan queridos, esos que dan ganas de abrazar hasta que no quede piel, hasta que no queden besos, ni ojos, ni historias por contar.

Hace una semana, el lunes 22 comenzamos el día caminando por Corrientes. Completé mi colección de Kevin Johansen y almorzamos una pizza insuperable en Guerrín, una picada que descubrí el 2002 cuando fui a Buenos Aires con mi hermano Felipe.

Por la tarde volvimos a Florida y tuvimos una clásica visita a la Plaza de Mayo. Después tomamos un café en el London y probamos el Submarino y el Chocolate con Churros del Café Tortoni.

En la noche la cena de despedida fue en Gardelito, donde estuvimos con Lidia, Matías, Pollo, Diego, Mauricio y Nicolás. Un buen bife y como broche de oro un flan mixto –con crema y dulce de leche- aunque ya no podía comer más.

El martes el viento y la lluvia vinieron de día y salimos con paraguas a comprar alfajores y otros engañitos para traer de regalo. Almorzamos una rica pasta rellena que nos preparó Lidia y partimos al aeropuerto.

Fue por lejos el peor despegue de mi vida, en medio de una tormenta de aquellas, lo único que escuchaba era a Esteban que me decía “tranquilita, tranquilita”. Pero el piloto quiso compensarnos y, al cruzar la cordillera, hizo un planeo lateral a unos 200 metros de la cumbre del Aconcagua, justo al atardecer. De esas imágenes que quedan en la retina por años. La belleza en su máxima expresión.

Más allá de los paseos y la comida, más allá incluso del Aconcagua, fue la gente, fueron los amigos quienes hicieron de éste un viaje inolvidable. Un viaje que quisiera siempre repetir. Gracias.

domingo, agosto 21, 2005

Truenos argentinos

Noche de tormenta en Buenos Aires. Parece que en Argentina todo es más que en mi país. Más en distintos sentidos, pero más al fin. Está lloviendo y es como una película, porque no es común en Chile ver rayos tan luminosos, ni oir los estruendos de los truenos porteños. Lo bueno es que la lluvia también ha sido sabia, dejándonos claros en nuestras horas de paseos.

Sigue el telegrama. Sábado. Mientras Esteban miraba libros usados en Plaza Italia, yo aproveché la mañana para recorrer un poco de Palermo Soho, con sus tienditas de diseño y otros cachureos muy entretenidos. Al medio día partimos a City Bell la casa de Poli y Sara, los padres de Diego, que nos esperaban con un asado espectacular. También aprovechamos de conocer la catedral de La Plata, aunque no alcanzamos a verla por dentro. Por la noche fuimos con Lidia y su amiga Mónica a ver "El matrimonio de Anita y Mirko", una obra de teatro comunitario que hace cinco años montan los vecinos del barrio de Barracas. Muy entretenida. Tratan a los espectadores como si fueran los invitados de la boda.

Domingo. Fuimos a conocer la Feria de Mataderos. Realmente vale la pena. Hay puestos de artesanía, venden choripan y la gente baila como los gauchos y tango. Compramos chalitas para mí y licores artesanales, más otros detallitos. Almorzamos tarde en un lugar increible que se llama Carlitos, donde venden los mejores panqueques de Buenos Aires. A ratos siento que no me va a entrar más comida en el cuerpo (aunque recién me comí una media luna con queso crema... soy un chanchito). Después fuimos a ver la muestra de Xul Solar en el Malba y cerramos en la casa de Matías donde estuvimos con Dan, Vivi y sus hermosos hijos.

Ahora, sintiendo que mi cuerpo va a hacer explotar el pantalón y los truenos gritando allá afuera... parto a dormir, a tomar fuerzas para aprovechar al máximo el día de mañana, que tendrá "Elisa Cartonera", caminata por Corrientes, comida con amigos y mucho más. Buenas noches Buenos Aires

viernes, agosto 19, 2005

Blogeando en Buenos Aires

Siiii !!!! estamos en Buenos Aires. Telegrama. Llegamos anoche. Buen clima. Aterrizaje perfecto. Estamos en casa de nuestra queridísima Lidia en el barrio del 11. Ella bella como siempre, con su pelo más largo. Llegué sobreexcitada, me lo hablé todo y dormí poco. Hoy en la mañana partimos a museos (Bellas Artes y Malba) que estaban cerrados, abrían a las 12. Taxi al microcentro. Caminamos por Florida. Vi zapatos y discos. Compré dos de Johansen (sí, sé que soy un poco obsesa) y el último de Presuntos Implicados (Postales). Esteban vio libros y más libros. Compró un disco de electrotango. Almorzamos con Matías, alias "Foca electrotrónica", o algo así, porque anda en onda rave. Esteban, milanesa. Matías, colita (es una carne). Yo, sorrentinos con crema y nueces. Volvimos a Florida. Yo compré zapatos, Esteban libros. Taxi a Museo de Bellas Artes. Hicimos una visita guiada con audífonos. Bella, épica y agotadora. Taxi al 11. Supermercado y Lidia's. Ahora aquí, escribiendo, revisando el correo y esperando para conocer la casa del gordo, mi querido "primo"-foca. Lo escucho tocando su saxo al otro lado del teléfono, en una hora más lo veré en vivo al querido Matías, en su mítico reducto... Lidia me está contando cosas sobre ese lugar que no puedo repetir aquí... Nuestra noche terminará en la Rondinella. Por fin Esteban conocerá este restaurant que tanto me gustó. Deje sus recomendaciones y calle sus encargos.

viernes, agosto 12, 2005

Cumbieras Intelectuales


El jueves en la noche fui a conocer a Kevin Johansen… Noooo, no fue una cita a solas ni mucho menos, era la entrevista que Cecilia Rovaretti le hizo en el marco del ciclo de conversaciones de Tobacco & Friends. Qué puedo decir. Me encantó. El tipo es inteligente, “tincudo” y cero divo.


Un par de preguntas y un par de canciones, esa fue la dinámica. El lugar estaba lleno de fans y lleno de humo. Yo, ahí, convirtiéndome en fan y ahumándome.


Dentro de las muchas cosas que dijo, Kevin confesó que sí le gustan las “cumbieras intelectuales”, así que… ¡A leer chiquillas!


Hoy estuve escuchando música en su sitio web y, aunque son todas muy entretenidas, esta canción fue la que más me gustó… como dirían los argentinos… “Romántica mal”, es decir muy requete romántica… escúchala AQUÍ.

Para los fans de verdad, Kevin viene a presentarse en Chile el 9 de septiembre...

lunes, agosto 08, 2005

La joya mercedaria

Para los que se queden en Santiago, para los que vengan a la capital este fin de semana largo o para los que tienen ganas de hacer algo entretenido alguno de los otros fines de semana de agosto, existe un panorama que para mí resulta imperdible: aprovechar las visitas guiadas que todos los sábado a las 12 del día están realizando en el Museo La Merced. Hace algún tiempo escribí aquí sobre este mágico lugar y lo bien desarrolladas que están dichas visitas. Después, esa experiencia dio pie a una nota que escribí en febrero para una revista sobre mi ciudad...

“Además de los objetos que dan cuenta de la llegada de la orden de los mercedarios a América, ese lugar tiene una de las colecciones de arte pascuense más ricas que existe en Chile - dijo el profesor Enrique Solanich en una de sus clases – queda cerca de su casa señorita Baytelman, debería visitarlo”, acotó. Pero en esa época, 1999, el Museo La Merced se encontraba cerrado por restauración de sus dependencias.

De cualquier modo le hice caso y fui varias veces hasta la esquina de las calles Mac Iver y Merced. A través de los barrotes veía parte del jardín; un espacio digno de cuento renacentista. Tras los muros imaginaba las valiosas piezas arrumbadas. Esculturas sacras de piedra volcánica y maderas nativas casi extintas llenándose de polvo.

- ¿Dónde? – pregunté.
- En la Cafetería del Museo La Merced – dijo mi amiga Cristina al otro lado del teléfono.

Entonces supe que éste había reabierto sus puertas a fines de 2003 y que estaba invitada allí a tomar un café el sábado siguiente a las 11 de la mañana.

Tras la conversación de rigor en una de las mesitas dispuestas junto al maravilloso jardín, entramos al museo. Me llevé una grata sorpresa. La restauración fue hecha con pulcritud y cuidado en los requerimientos técnicos y funcionales, la circulación de los visitantes y la conservación del material exhibido, así como la continuidad estética en que son presentados los objetos, lo que permite apreciar de buena manera cada pieza, cada obra.

El recorrido se divide en siete espacios. En el primero se encuentra una pequeña parte de la famosa colección Rapa Nui de la que tanto había oído hablar. Las demás habitaciones permiten un recorrido por la historia de la orden religiosa, desde su formación -pasando por el encuentro de los dos mundos- hasta las manifestaciones del catolicismo en América, la mayoría producto del mestizaje artístico que surgió de la unión de ambas culturas.

Además de lo llamativas y bellas que resultan algunas piezas, cada sala posee un trabajo de que rescata la estructura original del recinto, reconstruido luego el terremoto de 1730, a la vez que juega con elementos de arquitectura y diseño modernos; para cada una de ellas también se dispuso iluminación especial y música acorde con la muestra exhibida.

Llevé a Cristina a la Basílica de La Merced, colindante al museo, para mostrarle el púlpito, ya que se trata de una de las piezas coloniales más importantes de Chile. Tallado con figuras alegóricas de los evangelistas (el águila, el toro, el ángel y el león) la obra del Siglo XVIII se atribuye al artista Jorge Lanz. Otra joya más del valioso tesoro mercedario.

www.museolamerced.cl
Visitas guiadas a cargo de licenciados en Historia del Arte.
Valores: $1000 adultos, $500 pesos estudiantes y adulto mayor, niños gratis.

sábado, agosto 06, 2005

Nunca más

martes, agosto 02, 2005

Y se quemó…

Por años me llamó la atención esta propiedad ubicada en Av. Grecia con Bustamante. Creo que la curiosidad se prendía por el contraste y por el mito.

El contraste entre este palacio señorial y su decadente estado de conservación, y un barrio que no tiene nada de lujoso ni palaciego. La casona estaba sola en medio de un paisaje urbano que le era cada vez más ajeno. Sola, alimentando el mito: “esa es la Casona Mujica, un lugar embrujado”, “penan”, “se escuchan cadenas y gritos ahogados”…

La casona fue construida en 1915 para la familia Mujica y no se conoce ningún hecho funesto que haya ocurrido allí, pero los dueños aburridos de su abandono decidieron ponerla en remate con un precio mínimo de 148 millones de pesos.

El día fijado fue el miércoles 27 de agosto y el remate cerró en 300 millones (US$ 500.000). Cinco días más tarde, en la madrugada del 2 de agosto de 2005, la casa se quemó casi por completo.

Un amigo está seguro que el suceso es parte de la maldición del lugar. A mí me parece un hecho bastante curioso, sobre todo pensando en cómo se puede aprovechar el terreno de la construcción que tenía seguros comprometidos y no era patrimonial. Cada cuál puede pensar lo que quiera. Fantasmas o negocio, sólo ellos saben.

lunes, agosto 01, 2005

Kultural

Este fin de semana estuvo marcado por panoramas en torno al Barrio Lastarria. Fui a ver la película “Vera Drake” a El Biógrafo; comí pollo con salsa de avellanas en el restaurant “Gato Pardo” y descubrí la exposición del poeta y artista catalán Joan Brossa que se presenta en el Museo de Artes Visuales (MAVI) en la Plaza Mulato Gil de Castro, pero sin duda, lo más excepcional ocurrió en el Teatro La Comedia. ¡Qué disfrute! ¡Qué risa! ¡Qué emoción!

Hace tiempo que no aplaudía con tantas ganas una obra como me ocurrió el viernes por la noche con “La Okupación” (con K) de la compañía Ictus. Es de verdad muy emocionante presenciar el gran oficio de este grupo de actores, cuyo colectivo se cuenta entre las compañías de más larga trayectoria a nivel latinoamericano. Las actuaciones también son espectaculares, dignas de un reparto como este: Nissim Sharim (quien también dirige), Roberto Poblete, María Elena Duvauchelle, Paula Sharim y José Secall.

Estrenada a mediados de julio, la obra muestra a un grupo de profesores que decide realizar una toma en el colegio donde trabajan, para oponerse a la privatización del establecimiento. La trama está cruzada por otras historias de personajes reales y ficticios como Galileo, el Quijote, los nazis y una de las hijas de Marx, todo para hablar de la opresión y de los abusos de poder, un tema que viene preocupando a la compañía hace algún tiempo.

Es maravilloso como uno se involucra con la historia, por eso me pareció tan cierta una frase que dijo Sharim al ser entrevistado por Álvaro Escobar en la Radio Cooperativa: “… al igual que los sueños, el buen teatro no es nunca mentira”.

P.D. También imperdibles las visitas guiadas del Museo La Merced (Mac Iver con Merced), que se llevarán a cabo todos los sábados de agosto a las 12:00. Yo fui a una visita guiada hace un año y puedo decir que es una experiencia espectacular. Además cuesta sólo $1000 (general) y $500 (estudiantes y tercera edad).