lunes, febrero 28, 2005

Si no toma vino, ¿A qué vino?

Es divertido cuando un tema se instala en la cotidianeidad y empieza a aparecer desde distintos flancos. Eso fue lo que me sucedió desde el viernes, en que mi vida comenzó a teñirse de color vino tinto.


Ser un experto en vinos se ha puesto muy de moda en Chile durante los últimos años. El tema no me había interesado mayormente y, como no soy una gran bebedora, me limitaba a probar lo que cayera en mi copa. Además, puesto que en mi país hay un gran desarrollo vitivinícola, siento que hasta los vinos más humildes gozan de cierto encanto.

En resumen, éste no era un gran asunto para mí, hasta que tuve una sobredosis informativa en menos de 48 horas.

El viernes por la tarde leí a Orsai y su incomoda pero divertida incapacidad para opinar sobre la calidad de los vinos. Obviamente me sentí identificada y reviví el sentimiento de admiración y odio por los que saben o dicen saber.

En la noche recibimos la visita de Mónica y Diego, mis grandes amigos que se “rejuntaron” y ahora son vecinos del barrio, lo que me puso muy, pero muy feliz y, en cierta forma, fue una noticia embriagadora.

Nos despedimos en la esquina de mi casa y partimos con mi amado caminando por el Centro hacia el cine. Sólo sabía el título de la película que veríamos, que tenía buena crítica y que era una cinta gringa independiente pero con varias nominaciones a los Óscar.

Más allá de la relación entre los personajes, “Entre Copas” (“Sideways”) resultó ser una película sobre el vino. Los protagonistas recorren diversas viñas de California, en Estados Unidos, llenan sus copas docenas de veces, mueven el vino, lo miran a contraluz, lo miran de lado, meten sus narices en las copas para sentir el aroma de los elementos más curiosos, lo beben y enjuagan sus paladares, para finalmente tragarlo. Salí del cine psicosomáticamente borracha y sintiéndome una experta en cepas, mostos y cavas, sin saber en realidad nada de nada.

El sábado, junto a mi amiga Piti fuimos invitadas por El Tren del Vino, para escribir un artículo que aparecerá en abril en una revista donde hace algún tiempo publico una columna sobre panormas.

Fue un día intenso que partió a las 7:45 en el Hotel Galerías. Horas más tarde, tras abordar uno de los vagones en la Estación de San Fernando, probamos exquisitas variedades de vinos y quesos a bordo de una locomotora a carbón, visitamos el Museo de Colchagua, almorzamos en el Hotel de Santa Cruz y visitamos un viñedo orgánico que fue un dejavu al filme de la noche anterior.

Me gustan las relaciones que se establecen en este tipo de tour, porque uno se ve obligado a hacerse un poco amigo de gente, que en otras circunstancias nunca hubiese conocido. Es una especie de viaje de estudios, pero muchos, muchos años después.

Volvimos a Santiago pasadas las 9 de la noche y en el mismo punto que sirvió de inicio a la aventura nos despedimos de nuestros compañeros de viaje.

Más tarde nos esperaban en la casa del Tuco y la Carola en Peñalolén, donde comeríamos un rico asado.

- Paloma, ¿Qué quieres tomar? – me preguntó el anfitrión.
- Vino, por favor- dije.

Cuando lo sirvió intenté disimular mis ganas de batir el vino, mirarlo a contraluz, mirarlo de lado, meter mi nariz en la copa y sentir en el licor el aroma a variados frutos silvestres.

Sólo mentalmente hice todo eso, para luego pasearlo en mi paladar y sentir el gusto del vino, que tenía sólo eso… gusto a vino. Entonces recordé, que más allá de la sobrecarga informativa, es un tema del que aún no sé nada, o casi nada. ¡Salud!

7 comentarios:

katinita dijo...

Hola Palomi,

Para variar tu historia una la camina contigo, y viaja embragiada por el film y las palabras del autor aquél del vino... Y luego pasa por Colchagua y juega a ser estudiante de último año pero con más cancha y por un día... Y entonces llegas donde los amigos y pides vino e imaginas cepas.. Hasta a mí me ´dieron ganas de beber.. Gracias por el cuento... ¿qué film era?...

Gracias por tus coment. Me encantó que a otro le pasara lo mismo que a mí. Es raro eso...
Besos
k

Agneshka dijo...

adoro el vino, y sin ser experta logro distinguir entre algunas cepas y los sabores definitivamente.
me encantó el recorrido vinicola.
viva el vino, tenemos mucha suerte de tenerlo. habría que organizar un movimiento pro-Bako

Chiquilis dijo...

Es gracioso... tu fuiste bombardeada de información sobre el vino y yo lo único que quería era un rico carmener en mi copa.

Roberto dijo...

Y tú, con tus coincidencias, casualidades, serendipities...
Leo tu título y quedo con la sensación del deja vu. Es que venía del blog de Claudia. La cosa es que ahora quiero una buena copa de vino, agitarlo, olerlo, sentirlo, mirarlo, ver cómo sus piernas gotean y saborearlo lentamente. Después, seguir mirando por la ventana un par de minutos, y volver al Mac, a terminar la pauta para el viernes.
Salud.

Petra dijo...

Me declaro incompetente en tema de vino, no me agrada mucho (una ofensa a mi chilenidad), el pinot noir tal vez. Qué bonito eso del tren del vino... me dieron ganas de abordarlo.

Cariños. P.

daniel greve dijo...

Qué divertido...la verdad es que cuando ví la película recién caí en cuenta de lo -a veces- ridículo que se ve uno con esto de los metalenguajes, de las palabras raras, los descriptores...y es que, aunque soy periodista, llevo cinco años escribiendo sobre vinos y gastronomía. Todo parece simple y mundano, normal, parte de la vida y el trabajo, hasta que ves que a otros les complica hasta el alma. Si para mí los taninos, la maloláctica o los polifenoles son una herramienta, para otros son una muralla. Y claro, cuando ví lo tuyo y el feedback en tu blog, me di cuenta más aún de eso todavía. Por eso es bueno que existan blogs como el tuyo, que lo ven desde la experiencia novedosa, u otros, que lo ven desde la cotidianeidad. Una apasionada, claro. Te invito a que le eches un vistazo a mi blog, que, como verás, se centra en la gastronomía y los vinos. Made in Chile. Un gran abrazo. d.
http://greve.blogspirit.com/

altamira dijo...

Hola Paloma, la verdad es que el "mouse" me llevó a recorrer los blog de vinos y bueno el buscador me dejo en tu blog.

Aun no decido comenzar con el mío (el blog), pero me veta es el vino, la viticultura y enología.

Veo el "vino" por adentro y leer tus palabras me hace recordar lo lejano que aún estamos de llegar a la gente como queremos.

En fin el vino es un 5% de alcohol y un 95% de magia, el alcohol lo pone la uva y el otro 95% quienes te quieren vender el vino...

Suerte en el próximo viaje....