miércoles, mayo 26, 2004

El "Efecto Justo"

Aunque varios de ustedes se lo perdieron, la sala que acogió la última sesión de Conversaciones en el MAC estaba llena. Pude que haya sido por una mejora en la difusión de los encuentros, por el interés que despertaron los invitados o por comentarios positivos "de boca en boca".

En lo personal, aunque iba con muchas expectativas, a los pocos minutos de iniciarse la conversación estaba algo desmotivada, pues me di cuenta de que el tema central (Arte y Curatoría) no resultaba esta vez lo suficientemente fuerte como para impulsar una sesión
de calidad homogénea, sin caer en un mero resumen o repetición de ideas tratadas en las oportunidades anteriores. Sin embargo, mi primera impresión fue absolutamente errada, pues había desestimado el "Efecto Justo".

Aquí me permitiré hacer un paréntesis de esos largos, que en definitiva son parte de mi estilo: Hablo del "Efecto Justo" inspirándome en una interesante columna del crítico Pedro Labowitz que leí en el último número de la revista chilena "Arte al Límite". Cabe señalar que, tras leer y analizar periodística, literaria y estéticamente dos fascículos anteriores de este proyecto editorial, la revista se había convertido en las últimas semanas en una obsesión personal, porque la encontraba muy mala, más por un tema de descuido que por aspectos fundamentales. Se veía que estaban invirtiendo muchos recursos y no podía creer que se desaprovechara de forma tan brutal un nicho fabuloso. En fin.

El jueves de la semana pasada me llevé una gran sorpresa. Decidí darle una segunda oportunidad a la revista y compré el nuevo número. Aunque aún falta mejorar algunos detalles, me encontré con un producto de buena calidad: temas atractivos, textos editorialmente cuidados, una estética tipográfica congruente y buenas fotos, todos aspectos deficientes en las ediciones anteriores.

Dentro de los interesantes temas que menciono, uno de los que más llamó mi atención fue el del "Efecto Mateo". Allí Labowitz señalaba lo siguiente: En uno de sus libros, Robert K. Merton, basándose en el versículo 13 del capítulo 19 del Evangelio de San Mateo ("... porque a cualquiera que tiene, le será dado, y tendrá más; pero al que no tiene, aún lo que tiene le será quitado"), bautizó con el nombre de "Efecto Mateo" el hecho de que los investigadores científicos eminentes cosechan más aplausos que otros investigadores menos conocidos, por contribuciones equivalentes. Asimismo, quienes han publicado anteriormente sus investigaciones, consiguen con mayor facilidad que revistas científicas de primer orden publiquen sus trabajos. El columnista de "Arte al Límite" propone que lo mismo sucede en el ámbito del arte con los concursos, las exposiciones y las ayudantías en los espacios universitarios, donde alguien reconocido tendrá muchas más oportunidades que un talentoso novato.

El tema me pareció muy interesante, pues creo se puede aplicar a muchas otras áreas como el periodismo, la política, el diseño, la arquitectura, etcétera. Hasta aquí el largo paréntesis.

Aunque no he estudiado su carrera a cabalidad, en el caso de Justo Pastor Mellado -crítico de arte y curador de importantes exposiciones tanto en Chile como en el extranjero- sin duda se ha producido la cara favorable del "Efecto Mateo". No por nada era uno de los platos fuertes de Conversaciones en el MAC y lo será también en el Coloquio Internacional de Arte y Política, que la próxima semana realizarán en forma conjunta la Universidad de Chile y la Universidad Arcis. En esa oportunidad, será uno de los expositores que abordarán el tema "Arte, mercancía y espectáculo", aspecto que también será discutido por los expertos Eduardo Sabrovsky, Federico Galende, Pablo Chiuminatto y Sergio Rojas.

Entiendo entonces que el "Efecto Mateo" es, en el fondo, un merecido reconocimiento a la trayectoria de un personaje talentoso. Fue precisamente eso lo que primó en la última sesión de Conversaciones en el MAC: talento. Si partimos del supuesto que Mellado es un crítico de arte, cumple a cabalidad lo que se esperaría de alguien que ostenta dicho título. De hecho, abordó con una mirada cuestionadora, analítica y de impronta autoral cada una de las preguntas que realizó tanto la moderadora (Josefina de la Maza, responsable de estos buenísimos espacios de conversación) como los presentes. Pueden imaginar que siendo fiel a mi estilo realicé dos preguntas, que por cierto fueron muy bien aceptadas.

Al comienzo del encuentro se abordados temas que ya habían sido profundamente analizados en las sesiones anteriores, como la inexistencia en Chile de un sistema curatorial articulado -hecho que tiene su explicación en la falta de infraestructura museal- y la visión que tiene Mellado sobre las diferencias entre una "curatoría de servicio" y una "curatoría de infraestructura". Posteriormente, se habló de aspectos polémicos que me parecieron por lejos mucho más interesantes. A saber: el curador como un ente desafiado a resolver las problemáticas de comunicación en las instituciones de arte contemporáneo; la relación entre curatoría y galerismo; una encarnizada crítica a la próxima implementación del "Centro Internacional de la Cultura" (proyecto que forma parte de las conmemoraciones del bicentenario), puesto que se trataría de una idea sin claridad conceptual y cuyo origen es oscuro, con fuertes intereses económicos de sujetos más oscuros aún, y, para finalizar, Mellado afirmó que desde principios del Siglo XX, el sistema de cultura imperante en Chile, ha sido montado para impedir a propósito el desarrollo de las artes visuales y de la musealidad, motivo por el cual no existen de forma articulada los sistemas de curatoría, ni los espacios que permitan el desarrollo de centros de historia del arte. ¿Qué tal?

Como verán, hasta este punto aún no he mencionado al artista de la sesión: Arturo Duclos. Siendo un personaje que en su carrera también ha sido beneficiado por el "Efecto Mateo", en esta oportunidad pasó a un completo segundo plano frente al "Efecto Justo", que definitivamente se robó el encuentro.

Es más, nadie (excepto yo) recordó que Francisco Brugnoli había prometido revelar en esa sesión el especio que acogería a las colecciones del MAC durante la temporada de restauración de su edificio.

¡Adivinaron! Me acerqué a él y luego de presentarme le pregunté por la promesa impaga. Me contó que le habían ofrecido un espacio en la Quinta Normal, pero que estaba muy complicado, porque el lugar propuesto también está en muy malas condiciones. Elevo una plegaria pro MAC, porque esta institución también se merece el lado positivo del efecto.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Más que referirme directamente al Efecto Mateo comentado anteriormente, creo que es esencial que en Chile pongamos sobre la mesa la Demagogia de la que estamos siendo victimas los ciudadanos chilenos que, nos damos cuenta que estos proyectos desbasados, hibridos, y faltos de autenticidad sólo se realizan como un tapa bocas a todos quienes nos preocupamos por el desarrollo cultural de nuestro país, creo que es mucho más sensato contribuir al desarrollo de los museos Dibam a generar un centro cultural? archivo? que es? Necesitamos seriedad, no propuestas populistas como las que estamos acostumbrados a ver despúes del golpe militar. Y no digo esto con un afán digamoslo de alguna forma, "derechista", critico esto porque precisamente el gobierno por el que votamos muchos chilenos, no ha sido en el ámbito cultural una propuesta distinta, es cierto que se realizan nuevas ideas pero terminan siendo trabadas por la burocracia institucional que inunda y emana desde los mas altos poderes del estado. De todas formas exigo que alzemos la voz y hagamos sentri nuestro malestar, por nuevamente engañar a personas mas ingenuas que seguramente se deleitaran con el nuevo proyecto, porque no conocen la verdadera realidad de los museos en Chile. Esta bien que se realizen estos proyectos, pero debemos priorizar.

Holacomovai dijo...

Hola, estoy tratando de averiguar cual es la editorial de arte al limite, me puedes ayudar? gracias

Paloma dijo...

La revista está relacionada con la Galería de Ana María Matthei (http://www.galeriamatthei.cl) creo que ahí podrías pedir más datos... Saludos
Paloma

gonzalo dijo...

Ese día fuiste nuestros ojos. Creo que está cerca de la sencia de ser periodista.