lunes, abril 06, 2009

Mi propia maratón


MDS 2009
Cargado originalmente por nostok
Me estoy cambiando a un nuevo departamento, es lindo, mira al cerro San Cristóbal, tiene algo de ruido, pero estoy a media cuadra de una estación del metro. Es antiguo, pequeño, pero está impecable.

Todo lo que necesito para mi primera casa sola está ahí. Siempre he compartido por amor, por familia o las dos cosas. Ahora toca estar un rato sola, para recibir, visitar, pero también ser visitada.

Sin duda, todo esto es como una maratón cada día. Decidir, comprar, arreglar, llevar y traer cosas. ¡Agotador! Y, como soy algo obsesiva, todo los días pienso en algo que me falta hacer.

El sábado por la noche, después de una ardua pelea conmigo misma, me autoconvencí de no hacer nada el domingo. “Paloma, suficiente. El mundo no se va a acabar porque te falta una olla, zanahorias o mesa de comedor”.

Así me dormí a la medianoche, decidida a abordar por 12 horas una merecida cura de sueño. Pero NO.


A las 8am sentí en el parque frente a mi casa una prueba de sonido de un grupo que iba desde el heavy metal hasta música ochentera, centrada en clásicos tipo Rocky y Top Gun.

No entendía nada, era como si la banda estuviera ensayando a los pies de mi cama. “Meee… maaaa… uno, dos, tres probando”. A los pocos minutos afloró la VDM (vieja de mie…) que llevo dentro y decidí llamar a los pacos (carabineros de Chile). Pero como soy conciente y no marqué a emergencias, sino a informaciones, domingo de madrugada… no me atendieron.

Decidí incorporar a la banda en mi sueño, hasta las 10am, hora en que comenzaron a tocar ‘de verdad’, es decir con el doble de decibeles. Me asomé a la ventana y sólo entonces entendí que todo esto era parte de la Maratón de Santiago.

Como entre ‘maratonistas’ nos entendemos, decidí parar la mala onda, prepararme un rico café y seguir limpiando y ordenando, en mi propia carrera para el departamento ferpecto.

10 comentarios:

lecaros dijo...

jaja pobre. Yo pasé en bicicleta por ahí en la mañana, y nos preguntamos cómo habrían amanecido de contentos los vecinos a causa de la maratón :)

saludos

Gina (Ninoschka) dijo...


jajajajaaa.... qué risa me dió leerte... me imaginé completamente toda tu historia. Faltó poco para que hicieras correr al grupo musical de esquina a esquina en tu habitación para que sonara estereo la cosa.
Todo comienzo viene acompanado de nuevas experiencias. Deseo que vivas feliz en tu nuevo hogar y que las nuevas vibras te abracen al llegar.
Bss y cuídate mucho.

marcelo dijo...

Menos mal que es una vez al año esa maratón... me recordó a los sabados de época de colegio que solo quería dormir y mi madre empezaba tempranito (como nunca)a hacer aseo con la radio aurora a todo volúmen.

Matt dijo...

Durmiendo a las 8 de la madrugada??? Así ninguna Cenicienta logra dejar su casa reluciente!
Te tengo una buena noticia. Tu casa al menos esta 100% free of chometz ;-)

Esteban Salinero dijo...

city sounds!!
e. (from esater island)

Paloma dijo...

Muchas gracias por su comentario Mr. E. Espero que tenga unos días magníficos en Isla de Pascua.
P.

mirantra dijo...

El otro día hubo un acto de semana santa en plena plaza italia, de mi departamento se escuchaba todo... y yo que había decidido quedarme en stgo a descansar...

Saludos

Paloma dijo...

Hola Mirantra, también lo escuché!

Eduardo dijo...

Esas son las desventajas de vivir en zonas transitadas, pero al menos así tienes más contacto con la gente y con lo que pasa con ella.
Hoy subiendo por la escaleras del metro el Golf iba una mujer con lentes negros, mp 3 y una gran maleta. Le pregunté si la ayudaba a subirla, ella siguió subiendo la maleta y las dos veces que le hablé me sentí un fantasma andante intentando contactarme con un ser viviente. Miré alrededor y habian tres entes más con lentes oscuros y mp3 en sus oidos a las 11 am.
Yo prefiero el ruido de la gente, el hablarle y el escucharle, al menos así soy un fantasma feliz.

Antonella Cuevas Zambrano dijo...

No se como llegué hasta aquí pero me encantó leer tus experiencias...yo vivo en lo que llaman periferia (San Bernardo) y gracias a Dios no me pasa eso, a excepción de unos choferes que guardan sus micros en frente de mi casa y ya llevo 22 años con el cuento que echan a andar el motor a las cinco de la mañana..ya me acostumbré..así es no más...
un gusto pasar por aquí